Opinión
Columna de domingo: "Con la pandemia y el FMI de aliados"
Domingo, 22 de marzo de 2020
Por: Marcelo López Álvarez - @marcelopez2202

La crisis desatada por el COVID-19 alcanza proporciones inimaginables. Obvio que no es ni la primera ni la última pandemia de la historia de la humanidad. Llama la atención las reflexiones de supuestos sesudos analistas calificando a esta epidemia como única, histórica y que cambiará el rumbo de la humanidad.

Bastante poco afectos a los libros de historia parecen ser estos opinólogos del todo. Desde Cromagnon para acá siempre en algún momento una enfermedad, una epidemia, una pandemia cambia el curso de la historia de una región o de la humanidad.

Si es cierto que esta es la primera pandemia que se registra fuertemente en tiempos de redes sociales y de sabihondos casi suicidas que son capaces de llevar a la población a un grado de psicosis inimaginable. Del rumor propagado del boca en boca en los pueblos pasamos al rumor viralizado del whats app pasando por la fake news de twitter y Facebook que a su vez replican los medios con seriedad cero alterando hasta los nervios del más fuerte.

En medio de esta crisis que lleva a un estancamiento durísimo de la economía mundial y de la Argentina ¿Algo puede ser beneficioso? Pues increíblemente sí. Cómo advertíamos una semana atrás la posición argentina ante la renegociación de la deuda se vio de repente fortalecida ante el caos mundial y el pornokirchnerismo (como lo calificó un periodista porteño) que en materia económica esta aplicando Estados Unidos, Alemania y las principales naciones europeas.

La situación es tan complicada que los organismos internacionales y los mercados comienzan a ver con preocupación el nuevo crack europeo. Italia sola esta endeuda en un equivalente al 135% de su PBI, tiene vencimientos este 2020 por 200 mil millones de Euros. Para España y la península itálica los ingresos por turismo equivalen a mas del 10% de su producto bruto.

Alemania ve como su economía comienza a paralizarse y obliga a Merkel a dejar de lado su mano de hierro fiscal, Londres conducida por el impredecible Boris Johnson se resigna a enfrentar en los próximos días una situación similar a la italiana, Brasil tiene destino incierto ante la cuasi locura bolsonarista, Chile con su presidente Piñera perdido en su propia crisis reaccionó tarde y entró en el espiral del COVID-19 sin saber por dónde arrancar el ataque y Estados Unidos depende de los humores de Donald Trump, que prefiere pelearse cara a cara con los periodistas y seguir negando la gravedad de la situación mientras pone a funcionar las 24 horas la imprenta del la FED para fabricar billetes.

En este escenario el viernes la posición Argentina volvió a recibir un espaldarazo del aliado menos pensado, el FMI que en un comunicado de sus equipos técnicos insistió en que "La deuda pública de Argentina, que se situó cerca del 90 por ciento del PIB a fines de 2019, es insostenible"

Y olvidando sus preceptos anteriores en sintonía con el accionar mundial por estos días afirma que superávit primario que se requeriría para reducir el endeudamiento "y las actuales necesidades de financiamiento bruto hacia niveles manejables y consistentes con un crecimiento potencial satisfactorio, no es económica, ni políticamente factible" y pide una reestructuración de la deuda "con una contribución apreciable por parte de los acreedores privados, que reduzca el nivel de deuda y las necesidades de financiamiento bruto hacia niveles consistentes con la capacidad de sostener la deuda de Argentina"

Más adelante el comunicado del Fondo parece escrito por Martín Guzmán más que por los técnicos del organismo ya que propone medidas como "reducciones del valor nominal, extensiones de vencimiento, períodos de gracia y recortes de las tasas de interés, que podrían proporcionar el alivio mínimo requerido en el servicio de la deuda en moneda extranjera que aseguran que relación deuda/PIB caiga con alta probabilidad".

La posición del gobierno argentino en la oferta que haga en las próximas horas se vera fortalecida no solo por la situación mundial donde los países centrales redujeron sus tasas a cero o incluso negativas sino también por este apoyo de los organismos internacionales. Algo de esto seguramente se habló en la video conferencia entre Alberto Fernández, Martín Guzmán y Kristalina Georgieva.

Aunque el escenario parezca algo favorable se sabe también que los famosos mercados pueden ser tan o más feroces que el COVID-19 y la disputa será dura, pero increíblemente una pandemia mundial y el FMI se transformaron en aliados de la Argentina.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario
Más de Opinión
Suarez apretó "off"
Por Luis Ábrego- Entre Paréntesis
Caída libre
Por Marcelo López Álvarez