La danza del espectáculo central
Entrevista con Hugo Luna: "Coreográficamente la vendimia es efecto"
Jueves, 20 de febrero de 2020
Por: Eugenia Cano - en Twitter @EugeCanon

Las horas corren y por estos días el equipo de "Sinfonía Azul para el Vino Nuevo" ensaya y pone a punto el espectáculo que despertará el corazón de un Teatro Griego Frank Romero Day que espera esta cita anual para renacer junto al calor del pueblo. En este entramado de música, actores, escenografía, cajas lumínicas y efectos especiales, la danza cumple un papel fundamental al momento de encender las pasiones de una fiesta cargada de identidad y tradiciones.

El director coreográfico Hugo Luna junto a uno de sus asistentes de bailarines contemporáneos. Foto: Luis Rodríguez. 

Con 16 vendimias nacionales (a los 18 años rindió su primer casting), y por segunda vez a cargo de un área en una central, el joven bailarín y coreógrafo Hugo Luna asume el rol de Director Coreográfico de la puesta que lleva el sello de Golondrina Ruiz. La responsabilidad es grande y lo sabe, aunque toma la posta orgulloso de la herencia recibida (sus padres son bailarines de vendimia), la pasión por la danza y el amor a una fiesta a la que se le adhieren infinidad de significados cuando se es un artista nacido en esta tierra. Acá son todos hijos "de", dice. Los nuevos y los que no. La Vendimia está en el ADN local. 

-¿Qué significa para un bailarín participar de Vendimia?

Huy se me ha puesto la piel de gallina. Uno por ahí no lo dimensiona, porque para nosotros es común que para esta época bailemos. La provincia se para en vendimia. Comparándolo con otras provincias que en enero los artistas dan clases o cursos, acá salís de una vendimia y te metés a otra. Es en ese sentido es una gran fuente de trabajo. Es importante para el artista mendocino ser profeta en su tierra. Es una fuente de laburo y se te mezcla con la tradición. En mi caso también lo he heredado de mi papá y mi mamá que son bailarines desde los 18 años de vendimia. Es un sentido de pertenencia a la provincia. Es la cara visible de tu provincia y de las tradiciones. Y va mezclada de un poco de show porque la vendimia también se va 'aggiornando' a los tiempos, tanto en la parte tecnológica como argumental.

Bailarines contemporáneos de la vendimia central ensayan en el Club Banco de Previsión Social. Foto: Luis Rodríguez. 

Mientras el grupo de bailarines de contemporáneo estira y prepara su cuerpo para comenzar otro ensayo en el Club Banco de Previsión Social, el también Director del Ballet Municipal de Las Heras cuenta que "hemos hecho un lindo ensamble entre contemporáneos, folklóricos, músicos y actores porque ha habido mucho trabajo de silla entre los directores de cada área". Esto se traduce así: el diálogo es dinámico y orgánico entre cada pieza del staff para terminar dando forma a una puesta cuyo argumento tiene de protagonista a un director de orquesta obsesionado por dar con la "nota azul".

Foto: Luis Rodríguez. 

-¿Cuál es la propuesta coreográfica de "Sinfonía Azul para el Vino Nuevo"?

-Dentro de la propuesta coreográfica tenemos una variedad de estilos. Van a encontrar un montón de fusiones, tanto de la parte académica, como la clásica, de jazz, de contemporáneo, folklore tradicional, folklore estilizado, tango escenario, tango tradicional. Contamos una historia y es importante darle al artista los elementos necesarios para que se explote y se explore como artista. Contarle qué está haciendo para transmitir el mensaje que queremos dar.

Esta buena la propuesta. Es dinámica porque mi lenguaje en lo cotidiano lo es. Soy Director del Ballet Municipal de Las Heras y mi lenguaje es rápido, es dinámico. Si es una escena lenta es porque justifica un momento, pero me gustan los efectos de entrada, salida. Al espectador lo vas a tener, no mareado, pero sí sorprendido. Ese es mi objetivo y mi desafío.

Diagramar escénicamente una masa de bailarines en una vendimia central significa un desafío en el que hay que considerar varios aspectos. Hugo Luna habla que "coreográficamente la Vendimia es efecto". Eso es lo que se busca para llegar a emocionar a todo el público. "De qué manera sorprendemos al que está adelante como al que está arriba en los cerros y el que está mirando por la pantalla", cuenta. Todo esto está en su cabeza al momento de trabajar la propuesta y se sonríe el confirmarlo.

Foto: Luis Rodríguez. 

La inclusión: artistas somos todos

Este año, el elenco de más de mil artistas que desplegará durante tres noches el espectáculo escrito y dirigido por Golondrina Ruiz, está conformado también por niños, bailarines adultos, y bailarines y actores con discapacidad (esto último ocurre por primera vez en una vendimia). Después de pasar por una instancia de audiciones, un total 16 bailarines (8 mujeres y 8 hombres) y 14 actores (también entre varones y mujeres) con discapacidad, en calidad de titulares, estarán ofreciendo su arte y talento dentro del desarrollo del espectáculo.

Sobre este tema Hugo Luna pone en valor el trabajo de inclusión que se ha tenido en cuenta para esta vendimia y adelanta el espacio protagónico que tendrán los artistas con discapacidad y los artistas adultos en esta edición:

Hugo Luna, bailarín, coreógrafo y Director del Ballet Municipal de Las Heras. Ahora a cargo de la propuesta de danza de la vendimia central. Foto: Luis Rodríguez.

"Me ha tocado por experiencia propia de compartir escenario y no están definidos los lugares de las personas y no está bueno porque son artistas, como yo y como todos los que están acá. Entonces el lugar y el respeto se lo ganan cuando vos se los das", dice.

Y agrega: "Los escenarios van a ser siempre los mismos, para los chicos con discapacidad y los adultos por un tema de logística, de estructura y de evitar accidentes. Y principalmente para que se destaquen. Ellos van a estar en la pasarela y en el escenario 1. Todo adelante y a la visual de la gente, para que la gente vea que somos artistas integrados y que somos personas antes que todo. Va por ahí como hemos tomado la inclusión. También es un desafío porque no solamente bailan una danza, tienen varias danzas, protagonismo, cambio de vestuario y son tres noches. Las reglas son iguales para todos.

"Y no solamente bailan folklore, también actúan, y tienen la parte urbana que para ellos va a ser nuevo, como bailar un tipo de vallenato o una salsa, cuando están acostumbrados a usar un vestido de paisana o un traje de gaucho. Hemos abierto el abanico, y también para que nosotros como coreógrafos tengamos desafíos y eso lo destaco". 

Un vendimia para recordar

¿Que expectativas hay sobre el resultado final? Luna adelanta: Tengo muchas expectativas. La parte sinfónica se ha mezclado con la coreográfica. Es un desafío, tanto para el oído del folklórico como para el oído de un bailarín contemporáneo y eso está bueno. Digo que va a ser una vendimia para recordar porque así me lo imaginé y así lo creé (en referencia a su área). Y ahora estoy en pleno nacimiento, como si fuera un parto. Estamos ahí. Confío plenamente en los artistas. Confío que van a saber dar el mensaje que hay que transmitirle al público. Musicalmente la vamos a recordar a la fiesta. Coreográficamente también. Y los artistas la van a recordar porque sienten una motivación de bailar, de desafíos nuevos.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario