Tendencia
Tras los industriales, pymes también piden "reperfilar" $400 mil millones con los bancos
Viernes, 14 de febrero de 2020

En línea con las grandes compañías que pidieron un "reperfilamiento" de sus deudas con los bancos, la CAME (Cámara Argentina de la Mediana Empresa), integrada por la Federación Económica de Mendoza, también se sumó al planteo de diferir compromisos financieros que para el sector acumulan $ 400.000 millones.

Luego de "celebrar" la nueva baja de la tasa para créditos a micro y pymes (de 40 al 35%) dispuesta por el Banco Central, el titular de Came, Gerardo Díaz Beltrán señaló que "nos preocupa la supervivencia de las empresas en crisis, que están teniendo que enfrentar intereses de deudas financieras impagables". Y advirtió, crítico con Macri,  que "si no se reperfilan no podrán sobrevivir. La gestión anterior no entendió la importancia de hacerlo y se cerraron gran número de pymes".

El stock de deuda de las pequeñas y medianas empresas con bancos es de $236.663 millones y u$d 2.581 millones, sumando un monto total equivalente a casi $400 mil millones.

Según estimaciones de CAME, las pymes destinan más de $16 mil millones sólo a pagar intereses con bancos, sin incluir multas por moras ni pagos de capital. Para CAME "no es el capital adeudado en sí lo que más dificulta su cumplimiento, sino las tasas altas de las deudas, en un contexto donde pocos negocios dan rentabilidad que permita afrontar semejantes costos".

Eso viene derivando en atrasos permanentes, que incrementan más esos pasivos. "Directamente las empresas no pueden cumplir, como lo registra el salto en las tasas de morosidad, y quedan al borde de la ejecución, que representa la antesala de la quiebra", remarcó Díaz Beltrán.

Según el BCRA, la tasa de morosidad de las empresas se multiplicó por más de 5: era apenas 1,1% hace 18 meses y a noviembre (último dato registrado) llegaba a 5,7%. Es el nivel más alto en 13 años, cuando el organismo empezó a difundir esa ratio en diciembre de 2006, aunque por tamaño de empresas la morosidad pyme es más elevada aún y alcanzó su pico en 15 años.

Frente a esta situación, CAME le solicitó al Banco Central frenar cualquier ejecución que pudieran tomar los bancos contra micro, pequeñas y medianas empresas. Y definir un esquema de reperfilamiento de los pasivos que mantienen con ellos, para darles sustentabilidad y previsibilidad en el contexto económico actual.  


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario