Opinión
Columna de opinión: El giro en U
Domingo, 5 de enero de 2020Por Marcelo López Álvarez.
Por: Marcelo López Álvarez - @marcelopez2202

Recién sobre el fin de la semana que se inicia se cumplirán los primeros 30 días del gobierno de Alberto Fernández, tiempo insuficiente para realizar valoraciones profundas, suficiente para comprender algunos de los fuertes cambios de tendencia en el manejo de la economía y la política.

Por ahora no aparece un plan económico, una hoja de ruta que fije objetivos a cumplir y cómo llegar a ellos, es cierto también que el gobierno anterior jamás lo tuvo. Lo que se ve hasta ahora son medidas, un tanto aisladas pero que forman un paquete en la dirección que graficó el Presidente; "pusimos el freno de mano justo antes de llegar al precipicio y ahora estamos girando en u"

Las decisiones concentradas en los últimos días tienen todas el mismo objetivo; tomar un tiempo (por lo general entre 120 y 180 días) para poder descifrar los galimatías que dejo la anterior gestión en cada área sobre la que se pose la mirada.

Desde el Presidente para abajo la mayoría de los ministros y segundas líneas tienen contactos fluidos con los medios y a diferencia de la gestión anterior no seleccionan por cercanía ideológica o editorial, el propio Fernández es una cabal muestra de ello.

Uno de los que mas tardó en hablar fue Matías Kulfas, dio su primer reportaje ayer, en este caso sí a un medio de cercanía en posicionamiento sobre la política económica. En la nota concedida al colega Javier Lewkowicz el ministro de la Producción ratifica los principales lineamentos conocidos hasta ahora y aporta algunas definiciones del proceso de estabilización de una economía devastada. Define en la entrevista el proceso en dos pasos; "Primero viene la estabilización macroeconómica, la recuperación centrada en los sectores de menores ingresos y el desahogo financiero a las pymes. Luego el plan de desarrollo productivo, industrial y energético con una mirada que priorice la salida exportadora" camino obvio para producir el bien más escaso de la economía y que más necesita, los dólares. Kulfas no escapa a tendencia del 99 por ciento de los políticos argentinos de buscar metáforas y asegura estar en "una economía a lo Mostaza Merlo, paso a paso".

Además del repaso sector por sector y de las primeras medidas de estos 25 días el ministro vuelve a ratificar para donde marchará el modelo de Alberto Fernández una vez concretada la estabilización aspirada; "Argentina tiene que pensar su sistema productivo para evitar las crisis macroeconómicas que provienen del sector externo. La política productiva tiene que tener una fuerte orientación a impulsar las exportaciones, saliendo del extractivismo y generando una industrialización de base nacional, pyme y tecnológica, que permita tener una cadena de proveedores en torno a los recursos naturales y otras actividades. Tenemos que insertar a la Argentina en la agenda 4.0, en donde el mundo avanza a una velocidad enorme. También discutir cómo ponemos en valor la industria de bienes de capital para el sector del petróleo, minería y para el campo.

El proceso que desde el Gobierno definen como de ordenar la economía y, parafraseando al Presidente, ponerla en marcha recién está cargando nafta. Para los funcionarios el proceso arrancó con medidas de urgencia para los sectores más castigados; el plan de tarjeta alimentaria, los microcréditos salen al auxilio de los sectores de la economía marginal que da sustento a millones de argentinos, los bonos y aumentos respectivos a los jubilados de menores ingresos, el aumento salarial por decreto que impactará con importancia en la base de la pirámide salarial, las moratorias para las pymes y micro pymes, los congelamientos de tarifas, el plan de Precios Cuidados, etcétera son todas medidas que buscan poner en el mercado unos 100 mil millones de pesos para comenzar a mover la rueda. Sin embargo, en esa rueda un sector desatendido y fundamental en la base electoral del gobierno genera un nubarrón. El gobierno de Mauricio Macri fue super exitoso en dos aspectos, crear pobres y monotributistas. Los más pobres fueron rápidamente y con razón atendidos por esta nueva gestión, sin embargo, el ejército de monotributistas (muchos de ellos incluso empleados del Estado bajo figuras de locación) no solo no reciben bonos ni aumentos, sino que les queda de regalo una de las últimas medidas de Mauricio Macri de aumentar a partir del 1 de enero un 51 % la alícuota del monotributo. Los reclamos ya se hacen escuchar y la lógica indica que en las próximas horas el Ejecutivo tirará algún centro a ese sector que tuvo un crecimiento descomunal en la gestión de la Alianza PRO-UCR.

Otro de los desafíos para los próximos días de las autoridades de Economía, saltado el de desactivar el fin del IVA 0, será poner en caja a uno de los sectores que se consagro campeón mundial de las ganancias en el periodo anterior, el sector financiero. Sobre el fin de semana el Central comenzó a mostrar actividad para presionar a los bancos que comiencen a bajar tasas y financiar consumo e inversión. Por ahora el sector se muestra reticente. En los últimos 20 días la tasa de referencia del BCRA bajo 8 puntos, sin embargo, los bancos siguen con tasas por arriba del 70% tanto en los prestamos personales, como en los descubiertos de cuenta corriente y los créditos para producción o inversión son una quimera.

Los penales se multiplican no solo hay que atajar el frente interno de la economía y de los factores de poder que juegan fuerte vía mediática, sino que además el mundo de repente entró otra vez en zona de llamas y los factores económicos se desordenan con rapidez a la vez que las realineaciones de los ejes geopolíticos comienzan a pesar fuertemente. Cuanto puede pesar este nuevo factor en el complejo momento argentino por ahora es una incógnita, pero también un reto más para la novel gestión.

Tamaño del texto
Comentarios
Orlando
06-01-20 16:53
Un grande como siempre sintetizando este primer mes de gestión de Alberto. Nunca cambies Lopez... Un abrazo!
Tu comentario