Opinión
Columna de opinión: "Gobernar es la tarea"
Domingo, 22 de diciembre de 2019
Por: Marcelo López Álvarez - @marcelopez2202

Apenas 10 días de Gobierno de Alberto Fernández y el Congreso ya sesionó casi 48 horas ininterrumpidas y habrá sesiones extraordinarias hasta el 29 de febrero. Se aprobó una mega ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en la Emergencia Económica, se decreto un bono de para jubilados y AUH, se envió un proyecto para terminar con las jubilaciones llamadas de privilegio, se anticipó un aumento de salarios a cuenta de paritarias, se acordó una baja de los medicamentes, disminuyó cinco puntos la tasa de las Leliq, se intervino la AFI (una de las mayores vergüenzas de la democracia argentina), se independizo de la presidencia la Oficina Anticorrupción, la política volvió a tomar la conducción de la economía y la lista sigue.

Cada uno podrá tener la opinión que quiera, interprete o desee de las medidas, pero no se puede negar que el nuevo equipo de Gobierno está dispuesto a recuperar el centralismo en la conducción del país, algo que el mejor equipo de los últimos 50 años había dejado en manos de los mercados y los centros de poder concentrados.

El programa que propone Alberto Fernández tiene sus lineamientos claros en la nueva ley, busca el equilibrio fiscal por un camino inverso al propuesto por el gobierno anterior, aumentar la recaudación vía la reactivación de la economía y un esfuerzo extra (pero no impagable) en los sectores de mayores ganancias. Quedan materias pendientes de cómo aportaran otros que tuvieron beneficios extraordinarios en los últimos tiempos como el financiero (esta semana puede haber novedades) y algún otro que ya se advirtió también deberán sumar.

Con la ley ya votada el desafió se vuelve mayúsculo para las nuevas autoridades deben comenzar el camino que prometieron y mostrar sus frutos. Los principales retos no son nuevos; reformular la deuda argentina y poner en marcha una economía devastada después de dos años de caída permanente que dejo el PBI per cápita por debajo de los 10 mil dólares por primera vez en una década.

Por más que se trate de no ponerlo en el tope de la agenda, por cuestiones de prudencia de las negociaciones, el principal nudo a desatar es la deuda, sin ello será imposible intentar cualquier acción de recuperación. Ya no es secreto que para el nuevo elenco está trabajando como negociador informal en Estados Unidos el propio Joseph Stiglitz. El premio Nobel maestro y mentor del ministro de Economía Martín Guzmán, mantiene periódicas reuniones con acreedores y funcionarios del FMI. El objetivo de máxima es lograr una postergación de pagos por cuatro años con renegociación de intereses más cercanos a los valores de mercado y una parte atada al crecimiento de la Argentina.

Los principales puntos de la ley votada por el Congreso nacional, van en la dirección de recomponer -aunque sea mínimamente- el frente interno mientras se avanza en la renegociación de fondo. El impuesto del 30% al rubro que el BCRA engloba bajo Dólar Turismo tiene dos objetivos, bajar un poco esa sangría que pesar de la mega devalaución del Gobierno de Cambiemos cerrará el año en una salida cercana a los 7000 millones de dólares y el otro claramente recaudatorio para financiar fines específicos detallados en la ley; un 67% se destinará al financiamiento de los programas de la ANSES, 3% a un Fondo solidario de competitividad agroindustrial para pequeños productores y cooperativas a través de créditos y 30% a obras de infraestructura económica y vivienda social, financiar el fideicomiso RENABAP y fomentar el desarrollo del turismo local.

En materia de retenciones al habilitar la propuesta de devolución a pequeños y medianos productores la presión se concentra solo en los grandes exportadores y además se busca desatar los precios internos de los valores de exportación herencia que dejo el gobierno de Cambiemos y que hizo volar los precios de los alimentos en el mercado interno.

La carga sobre las economías regionales no se movió de la herencia que dejo el gobierno anterior y que no produjo grandes reclamos por parte de los afectados al fijar un tope del 5%.

También va por recuperar el poder adquisitivo de jubilaciones y AUH, suspendiendo por 6 meses la fórmula de movilidad conocida como Formula Pichetto que llevó a los jubilados a perder más de 20 puntos en los últimos años hasta que se acuerde una nueva ecuación de actualización y en ese periodo los aumentos previstos para Marzo y Junio por la ley serán fijados por decreto.

También mediante el cepo al dólar que continua en los valores fijados por Mauricio Macri y la eliminación de los gravámenes a la renta financiera para bonos y plazos fijos se pretende estimular el ahorro en pesos.

Además se congelan las tarifas de servicios por 6 meses mientras se pone en marcha el proceso de desdolarización que se anunció durante la campaña electoral y no solo se establece una amplísima moratoria para PYMES y MIPYMES sino que además se faculta a la AFIP a establecer regímenes de reintegro para personas humanas consumidores finales abriendo la puerta para la vuelta de sistemas como los de devolución de alícuotas de IVA a los consumos con tarjeta de débito que funcionaron exitosamente en el pasado y que este gobierno ya reintegro a las compras de los jubilados con un tope de 700 pesos por mes.

Los días de especulaciones, promesas y declaraciones terminaron, ahora gobernar es la tarea. 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario