La causa judicial de Orly Terranova
Domingo, 15 de diciembre de 2019
Por: Cristian Pérez Barceló

La Justicia ordenó imputar a Orly Terranova de coacción y extorsión en una causa que investiga la denuncia de una maniobra tendiente a quedarse con C5N mediante "aprietes" a sus actuales propietarios, Cristóbal López y Fabián De Sousa. López denuncia que recibió presiones directas del propio ex Presidente Mauricio Macri, para quedarse con el canal y desde allí ir contra Cristina Fernández y "meterla presa".

La causa comienza cuando De Souza declaró ante el juez Javier Cosentino en el marco de la causa concursal que este magistrado lleva adelante, y acusó decididamente a Macri como el jefe de una asociación ilícita que pretendía quedarse con sus empresas, lo que llevó al magistrado a enviar a la justicia penal las afirmaciones relativas a una posible extorsión. El sorteo derivó esa parte de la causa en el juzgado federal Nº 1, que desde 1990 está cargo de María Romilda Servini.

Las presiones las llevaban adelante, según el denunciante, Orly Terranova y Nicolás Caputo, considerado por muchos como el "hermano del alma" de Macri, de quien incluso llegó a ser funcionario.

El Grupo Indalo se constituyó como tal cuando se asociaron De Sousa y López en 2001. Adquirieron ellos el multimedio del periodista Danie Haddad, que estaba integrado por C5N y las radios 10, One, Mega, Pop y Vale; y otras empresas dedicadas a alimentos, operaciones inmobiliarias, seguros y bancos, todas las cuales que permitieron generar 20.000 puestos laborales.

Las denuncias del empresario fueron precisas al señalar como punto de partida de todo, el mes de octubre de 2015: "Comenzamos a recibir una serie de advertencias por parte de personas vinculadas al ingeniero Mauricio Macri, a través de las cuales se nos exigía que los medios de comunicación fueran puestos a disposición de la alianza política encabazada por el nombrado", y agregó que debían comenzar con un "ataque mediático" contra los miembros del saliente gobierno de Cristina Kirchner.

Señaló que se realizaron una serie de reuniones donde a veces de manera "sutil" y otras, de forma "más agresiva" que de no aceptar "el Grupo Indalo iba a tener que afrontar gravísimas consecuencias".

Según lo relatado por los denuciantes, apenas asumió Macri "nos hicieron saber que la guerra del gobierno contra el grupo Indalo había comenzado", y que se iba a verificar en los ámbitos administrativos y judicial. En ese sentido, puntualizaron que la primera maniobra en su contra fue el caso de Oil Combustibles, denunciado ante la AFIP por una supuesta deuda de 8 mil millones de pesos, donde se marcaba a estos empresarios como responsables de una aparente insolvencia fiscal fraudulenta, algo que finalmente la jueza Verónica Straccia desestimó.

Así mencionaron como parte de la operación no sólo las inspecciones y los allanamientos a diversas empresas del grupo, y la inhibición de bienes de López y De Sousa, sino también la negativa del Gobierno a otorgarles la posibilidad del canje de espacios de publicidad por deudas impositivas, como suele negociarse con los medios de comunicación.

Específicamente en lo relativo a las presiones para que vendieran C5N, De Sousa dio dos nombres inicialmente: Terranova y Caputo. Señalando al mendocino como la persona que aseguraba ir en nombre de Macri, y puso a disposición de la magistrada una serie de mails de Orly en los que haría referencia también a Mario Quintana como parte del equipo detrás del operativo.

Tan fuerte era el protagonismo de Orly en la causa, que el fiscal Guilllermo Marijuán lo había imputado inicialmente, junto a Ignacio Rosner, no solo por las supuestas presiones sino también por amenazas que se originarían en el Poder Ejecutivo que encabezó Macri.

Pero fue la jueza Servini la que intentó quitarle ese peso a Terranova, dejándolo en el rol de simple testigo en el expediente; algo que algunos medios vieron como una señal de la magistrada a Orly por si quería aparecer en la causa como arrepentido.

Los mails de Terranova son una prueba central en el expediente, ya que en ellos hasta se llegaría leer que el corredor de rally garantizaría destrabar ATN para los gobernadores que publicitaran como forma de solventar a los medios del grupo.

Para entender las ventajas que supo tener Orly en el medio del caso, quizá sea clave la presentación que hará esta semana en el Juzgado, Federico de Achával, a quien llamativamente tampoco se lo involucró en las operaciones de presión, cuando es socio de López en los Casinos; algo que algunos relacionan con los vínculos macristas que ostentaría.

Lo cierto es que mientras en la causa algunos pudieron inicialmente zafar, como fue el caso de Orly, ahora fue la Cámara Federal la que decidió volver a imputar al empresario mediático mendocino como parte fundamental en la denunciada extorsión.

Esta decisión del tribunal de alzada, viene a confirmar la mirada que tenía Marijuán respecto del mendocino, y es toda una señal del Poder Judicial respecto a dónde apunta el expediente: nada menos que al círculo del ex presidente, particularmente a Nicky Caputo, con quien se relacionaría directamente Terranova.

El pedido de Marijuán, ahora avalado por la Cámara, de cambiar la situación procesal de Orly para que no sea tratado como testigo sino como imputado, pone a éste en la obligación de prestarse a una declaración indagatoria, pero en una causa que se agrava al considerarse el eventual delito de asociación ilícita, además de la supuesta extorsión, en donde el jefe de la supuesta banda es nada menos que un ex Jefe de Estado, para el que Terranova apoyó desde hace tiempo, al punto que aportó incluso su frustrada candidatura a concejal por el Pro en el año 2010, elecciones que perdió a mano de los candidatos radicales en la capital mendocina.

El segundo nuevo imputado es Ignacio Jorge Rosner, quien en 2017 también fue a "negociar" con López y De Souza por la compra de Indalo, algo que en vano quisieron dar como un hecho a través de un comunicado de prensa en octubre de ese año, luego del fracaso de la operación que primeramente dirigió Terranova.

La causa judicial abierta puede terminar en la citación al ex Presidente, si los elementos probatorios que se siguen sumando en el expediente le dan cierto grado de credibilidad a la contundente denuncia formulada por López cuando dijo hace unos años que se reunió con Macri y este le reveló las verdaderas intenciones del operativo: "Necesito el canal para ir por Cristina, me dijo Macri. ¿Qué significa ir por Cristina?, le pregunté yo. Hay que meterla presa. No, no contés conmigo. No soy amigo de Cristina pero la aprecio y creo en el proyecto del kirchnerismo. De ahí en adelante no sé cómo siguió la charla. Me puse nervioso, me alteró".

Esas palabras fueron dichas por López a la jueza Servini en la causa, con la una precisión tal que hasta señaló el día, la hora y el lugar del encuentro con Macri: el 25 de octubre de 2015, a las 11:00 de la mañana en la casa de Franco Macri, en Barrio Parque.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario