La constructora mendocina Green, a concurso de acreedores por un pasivo de $2.700 millones
Jueves, 12 de diciembre de 2019

Aún con grandes contratos de obra pública en su haber, la constructora mendocina Green S.A. empieza un largo camino para reestructurar su cuantioso pasivo. La Justicia concursal le dio cabida al pedido de apertura del concurso preventivo de acreedores, fijándole un cronograma que se extenderá hasta mediados de 2021 con el objetivo de regularizar deudas que superan los $2.700 millones.

El pasivo, confirmado a Sitio Andino por fuentes de la sindicatura, es parte del informe inicial presentado ante Pablo González Masanés, titular del 3er Juzgado de Procesos concursales, que integra el expediente caratulado "Green S.A p/Megaconcurso" bajo el número 13-04878528-4 (0119031020032). De hecho, por su magnitud, en el proceso intervienen tres estudios contables de la Provincia. 

Con el proceso de reestructuración en marcha, se abren interrogantes sobre el futuro de los contratos de la constructora con sede en Guaymallén. Por caso, Green se adjudicó en julio dos tramos de la doble vía que une Mendoza con San Juan, una obra de 50 kilómetros presupuestada en alrededor $2.000 millones del lado sanjuanino (desde Calle 8 hasta el ingreso a Cochagual, en la ruta provincial 295, y desde ese lugar hasta la localidad de Tres Esquinas, en Sarmiento)  .

La autopista de la Ruta 40 que une a San Juan con Mendoza ya tiene su etapa de ejecución, entre Calle 5 y Calle 8, frente al Estadio del Bicentenario. Ambos fueron adjudicaron a Green y se desconoce cuándo comenzarán los trabajos.  

Desde la firma atribuyen la situación financiera a un "conjunto de factores". Aunque admiten que el desencadenante fue un conflicto con su ex socio chino CCA, con el que había conformado una alianza bajo el formato PPP (Proyecto Público Privado) para la obra de la ruta 5. Alianza que se disolvió con la recisión unilateral del contrato por parte de CCA.

En cuanto al futuro, descartan un impacto operativo al considerar que actualmente y a pesar de todo se prioriza el "orden y la eficiencia financiera" para darle continuidad a las obras.

Cómo sigue

"Estamos en período de verificaciones, que se extiende hasta el 6 de abril. Recién entonces tendremos precisiones sobre la cantidad de acreedores y los montos que se reclaman en cada caso", explicaron desde la sindicatura interviniente.  

Aunque el concurso de acreedores viene gestándose desde octubre, finalmente esta semana la sindicatura presentó el informe inicial que requiere la Justicia y estará a disposición de los acreedores hasta principios de febrero de 2020. Es el paso previo para que González Masanés decida sobre la procedencia de los créditos laborales, y en particular se expida acerca de los que tienen "derecho a pronto pago y su forma de efectivización", una medida que tiene el 5 de marzo como término.

Pero la hoja de ruta es mucho más amplia. Se espera que recién en un año pueda concretarse el agrupamiento de los acreedores, y con las observaciones posteriores que la empresa pueda hacer (tendrá tiempo hasta febrero de 2021) y las intervenciones de los síndicos y el juez, no antes de agosto de 2021 podría haber una sentencia definitiva respecto al resultado del concurso.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario