Boletín Oficial

Cornejo cesanteó a un senador opositor que tenía dos cargos de planta permanente

A través del Decreto 2880, publicado este jueves en el Boletín Oficial, el gobernador Alfredo Cornejo cesanteó al senador provincial Marcelo Romano (Protectora) de un cargo en la planta permanente en el Estado provincial que tenía en reserva. El motivo de la sanción es que el legislador poseía simultáneamente otro cargo en planta permanente en el Congreso nacional e incurrió en infracciones al Estatuto del Empleado Público y al artículo 13 de la Constitución provincial.

Romano poseía un cargo de planta permanente en el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía (Clase 012, Régimen Salarial 05) el cual se encontraba en reserva de empleo desde septiembre de 2012 por haber accedido a un cargo de mayor jerarquía, al ser designado en la planta temporaria del Senado de la Nación para desempeñarse como asesor de la ex senadora Laura Montero.

El 1 de octubre de 2015 pasó a la planta permanente del Congreso en la categoría "Administrativo y Técnico" hasta el día 23 de abril de 2018, momento en el cual se le otorgó una licencia sin goce de haberes por acceder a un cargo de mayor jerarquía al asumir como senador provincial, banca a la accedió tras ser candidato en 2017 por el Partido Intransigente-Protectora.

Posteriormente, en septiembre de 2018 la Subdirección de Recursos Humanos del Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, notificó a Romano para que presentara toda la documentación para continuar con la reserva del cargo, a la vez que fue apercibido de que se le iniciaría un sumario.

El motivo de la investigación administrativa era determinar si el agente había incurrido en infracciones al Estatuto del Empleado Público y a la Constitución provincial por acumular dos cargos de planta permanente y no informar sobre esta situación.

En tanto, Romano presentó su renuncia al cargo de planta en el Ministerio de Economía el 11 de abril de 2019, pero el Gobierno no le aceptó la dimisión y resolvió iniciarle un sumario administrativo.

En ese expediente se especifica que, tras haber dejado de cumplir funciones como asesor de la ex senadora Montero, el agente debió presentarse en su lugar de trabajo, aún hasta 30 días después de haberse producido la cesación de la causa que motivará la reserva de empleo y que eso nunca ocurrió.

Remarca también que "resulta no solo jurídicamente improcedente la situación de incompatibilidad, por la existencia coetánea de los dos cargos de planta en la que se encontraba, sino que, no podía desconocer que ante el nombramiento en planta permanente en el Senado de la Nación, resultaba irrazonable considerar que podía continuar con la reserva de cargo en el Estado Provincial, siendo que resulta ineludible como condición, que el cargo tenga la naturaleza de temporario".

En su descargo, Romano solicitó que se revoque la decisión de inicio del sumario por no existir, a su criterio, irregularidad administrativa que justifique la apertura del mismo. En el mismo, indicó que su condición de representante popular, electo para ser Senador Provincial era conocida por la autoridad y que es el Estado quien tiene la obligación de informar sobre la situación de revista de los agentes públicos y no de estos.

Al mismo tiempo, señala que con su conducta no se ha producido ningún tipo de daño al erario público ni enriquecimiento ilícito, como así tampoco se produce la violación al Artículo 13 de la Constitución de Mendoza, puesto que a su criterio no se materializó la supuesta incompatibilidad, ya que no ha existido cobro de dos sueldos, interpretando que lo que veda la norma constitucional es la acumulación de dos cargos rentados y no la reserva de uno de ellos, por encontrarse un agente en uno de mayor jerarquía y el goce rentado de otro.

El sumario constató que a Romano no se le ha efectuado liquidación de haberes desde que entró en reserva su cargo y que no percibió en ningún momento ambos sueldos por sus cargos en forma concurrente. No obstante, en el expediente se aclara que la conducta prohibida que se le endilga haber cometido no radicaba en ese punto, sino que el proceder del agente resultó violatorio de una prohibición absoluta contenida en el Artículo 13 de la Constitución de Mendoza.

Tras este proceso administrativo se determinó que se sustrajo de su deber de prestación personal del servicio, incumpliendo con el Estatuto del Empleado Público, al no haberse reincorporado a trabajar, ni haber gestionado la extensión de su licencia, ya que no justificó sus inasistencias desde el 1 de octubre de 2015, fecha en la que cesó su desempeño en el cargo transitorio nacional de mayor jerarquía que había servido de causa al otorgamiento de la reserva de empleo.

Asimismo, se aclara que como no declaró su ingreso a la planta permanente del Congreso de la Nación, "incumplió su deber de declarar todas las actividades que desempeñaba y el origen de todos sus ingresos, a fin de establecer si eran compatibles con el ejercicio de sus funciones". A la vez, con esta conducta incurrió también en "incumplimiento del deber de encuadrarse en las disposiciones legales y reglamentarias sobre incompatibilidad y acumulación de cargos, dado que debería haber renunciado al que tenía en el Gobierno Provincial con anterioridad a su ingreso en la planta permanente del Congreso Nacional".

También resalta que incumplió lo establecido en el Artículo 13 de la Constitución de Mendoza, el cual dispone que "Nadie podrá acumular dos o más empleos o funciones públicas rentados, aun cuando el uno fuera provincial y el otro nacional...".

Por estas razones, el gobernador Cornejo le aplicó la sanción de cesantía a Marcelo Romano, tal como aparece reflejado en el Decreto 2880.

Te Puede Interesar