La protesta de Greenpeace en Madrid, en imágenes
Sábado, 30 de noviembre de 2019

 Siete activistas despliegan una pancarta gigante en un edificio de la gran arteria de la capital mientras otros 20 plantan carteles en escaparates de franquicias

"Si seguimos consumiendo al ritmo actual, en el año 2030 necesitaremos tener tres planetas y, como no podemos fabricar dos más, creemos que es necesario reducir el consumo de una vez", declara por teléfono en plena protesta Celia Ojeda, portavoz de Greenpeace España, que ha elegido la Gran Vía de Madrid "para denunciar el hiperconsumismo hoy, en el black friday". En la imagen, cartel de protestas de Greenpeace en un edificio en el centro de Madrid.

La organización ecologista ha lanzado una acción con dos frentes para boicotear la feria loca de las compras, en la que participan unos 30 activistas en distintos grupos. En la imagen, un activista de la organización en el escaparate de una tienda de ropa en la Gran Vía madrileña.

Siete activistas se han encaramado a primera hora de la mañana a un edificio en obras aprovechando el andamio. Tras dos horas y con problemas por el viento, han desplegado, sobre la lona publicitaria que lo cubre, una pancarta amarilla "de 180 metros cuadrados" contra el consumismo exacerbado de días como este en el que, denuncian, aumenta el cambio climático. En negro, está escrito el lema "consumismo = crisis climática".

La acción ha tenido un segundo escenario. Vestidos con monos rojos, una veintena de activistas se ha plantado por parejas en franquicias como Mango, Nike, H&M, El Corte Inglés y FNAC para ocupar sus escaparates.

Greenpeace denuncia que la mayoría de las compras son online, lo que implica materias primas y energía para elaborar los productos, lo que genera pérdida de biodiversidad, transporte, es decir, más emisiones, y embalaje, "plásticos o envases de un solo uso que acaban sin reciclar o mal gestionado". En la imagen, agentes de la policía retiran de un escaparate a un miembro de la organización ecologista, este viernes en Madrid.

En tiendas como Mango, la primera en la que han entrado, han llamado a la policía, que ha identificado a los activistas y los ha invitado a marcharse. En la imagen, un activista es expulsado por la policía del interior de una tienda de ropa, en el centro de la capital.

Greenpeace ha elegido la Gran Vía, para que las personas que van a comprar "sientan la responsabilidad, porque el planeta es de todos y necesitamos llegar a emisiones cero en 2040". En la imagen, una activista en el interior de una tienda de ropa, este viernes-

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario