Opinión
El primer paso
Domingo, 17 de noviembre de 2019Por Marcelo López Álvarez.
Por: Marcelo López Álvarez - @marcelopez2202

Se podría considerar la primera foto de gestión de gobierno. Después de prácticamente una semana de encargarse de las relaciones internacionales de la Argentina, ante la inexistencia de tal misión por parte del presidente y el canciller, Alberto Fernández dio certeza de lo que serán sus prioridades desde el 10 de diciembre.

La primera reunión del Consejo Federal contra el Hambre que tendrá algún rango de Estado a partir de los primeros días de diciembre es la primera acción de gobierno real de Alberto Fernández para apenas uno de la infinidad de problemas que le dejará la gestión de Mauricio Macri en el ámbito local.

Que lo reclamos encontraran cauce y que el mismo resultado del proceso electoral haya a su vez disminuido la tensión no significa que el gravísimo problema de pobreza y alimentación en el que están sumidos millones de argentinos haya desaparecido. La emergencia en materia alimentaria y nutricional sigue siendo uno de los principales problemas que debe enfrentar la nueva gestión.

La foto de la mesa del Consejo impresionó por su grado de convocatoria, pero también es un desafío mayúsculo para Fernández, la gestión Macri fue sin dudas la más prolífica en muchos años en fotos de mesas con amplias convocatorias sin embargo todas, sin excepción, fueron una rotunda estafa como las famosas Mesas de Competitividad de las economías regionales.

La primera mesa no avanzó mucho más allá del formalismo, pero sirvió para una definición política contundente. Ahora queda el trabajo de seguir sumando sectores (sobre todo parte de la oposición política) es casi un secreto a voces que en la próxima se podría sumar parte del equipo de Roberto Lavagna y el desafío más importante comenzar con las decisiones que pasen del papel a la acción las medidas que hay que implementar.

Los dos primeros objetivos serán un acceso universal a la canasta básica de alimentos y un trabajo profundo con madres de niños menores de 6 años.

Más allá de las caras que se convocaron en la mesa ya hay equipos trabajando en las normas y programas para garantizar algunas necesidades básicas que tendrán que poner en marcha. Por ejemplo, la necesidad de que la oferta en las góndolas se multiplique en cantidad de productos y acceso a ellas de los productores de las economías regionales y populares y la agricultura familiar.

Pero no solo encontrando lugar en los grandes centros de comercialización sino desarrollando rápidamente con provincias y municipios centros de comercialización de cercanías al estilo de los mercados de fines de semana europeos que se montan en cada pueblito acercando a los productores y consumidores y también se transforman en multiplicadores de puestos de trabajo otra de las necesidades fundamentales en los próximos meses.

Entre las ideas que ya casi están terminadas es la creación de una tarjeta gestionada por un banco público (seguramente el Nación) destinada en un principio solo a madres de chicos menores de 6 años con la cual no se podrá retirar dinero sino solamente realizar compras de alimentos excepto bebidas alcohólicas. Esta en estudio como orientar a la compra de alimentos de primera necesidad como leche, verduras, carnes, acompañado de sugerencias de nutricionistas y cocineros. Son todas ideas que hoy la tecnología ayuda muchísimo a llevar a cabo y concretar.

Es muy probable que se origine un instrumento similar para comedores comunitarios como forma de llegar más rápida y efectivamente a estos.

La idea de la tarjeta no solo acelera la llegada a los sectores más necesitados, sino que multiplica los proveedores, mejorando precios y asegura un efecto derrame más efectivo que las compras y reparto por parte del Estado de los famosos bolsones o entregas de alimentos.

El equipo de Fernández junto al Consejo seguramente también propondrá un trabajo conjunto de gremios del sector docente con las autoridades de Educación para generar un programa de emergencia durante el verano de escuelas o patios abiertos, como forma de atender la primera emergencia.

En las oficinas de Fernández aseguran que el objetivo es que todos los chicos y adultos vuelvan a comer en sus casas, pero la emergencia la tendrán que atender en pleno verano por lo que las escuelas son el primer centro de referencia de los barrios y las familias.

El trabajo será arduo, la cantidad de frentes a atender es tan variado y de amplitud interminable que no habrá descanso. Lunes 2 o martes 3 de diciembre son las fechas que se muestran como probables para que el presidente electo de a conocer la conformación final de su primer gabinete. "No todo lo que se dice es cierto, ni todo es mentira" se dice en los alrededores del mandatario próximo a asumir cuando se habla de los cientos de rumores acerca de quiénes ocuparán y cuántos serán los casilleros para llenar en el esquema de Gobierno que piensa Fernández.

Los días por venir estarán llenos de especulaciones, pero también de pistas del camino que tomará el nuevo gobierno, en medio de una región que entró una convulsión que parecía tardaría un poco más en llegar. 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario