Emprendedoras mendocinas
Celeste Taroppio, la gestora detrás de "Imaginario, arte en eventos"
Por: Eugenia Cano - en Twitter @EugeCanon

En marzo de este año Aeropuertos de Argentina sorprendió a propios y ajenos con una intervención artística en vivo impregnada del espíritu vendimial de la época. Cuando nadie se lo esperaba, malabaristas y equilibristas salieron de sus "escondites" para llenar de fantasía el lugar al compás del "Canto a Mendoza" que interpretaba con su estilo el grupo Biciswing. Ese flashmob, que luego se viralizó en un video por las redes sociales fue generado por la productora "Imaginario, arte en eventos".

"Cuando las empresas apuestan un poco más a jugársela, pagan un poco más, te da una libertad que te sentís en Disney", cuenta Celeste Taroppio, la artífice de los mundos fantásticos que propone Imaginario. "Lo maravilloso de esto, por algo personal y también comercial, es que no hay techo. Lo que decidamos hacer, lo podemos hacer. Desde cumpleañitos infantiles, hasta Drag Queen en el Jagger", explica.

De forma independiente y junto a Daniela Aparicio, en el 2013 Celeste Taroppio le dio vida a esta iniciativa que no para de crecer en desafíos. El objetivo: desarrollar propuestas artísticas originales y con asesoramiento personalizado a gusto de cada cliente. Cualquier evento se convierte de este modo, en un escenario perfecto para crear "atmósferas de encantamiento, alegría y asombro".

Cuando habla, Celeste siempre se refiere a un "nosotros" y es porque en esta empresa la acompaña un equipo de artistas de diversas disciplinas que esperan a ser convocados por ella, para darle forma a lo que surge de su imaginación. Puede haber estatuas vivientes, malabaristas, acróbatas aéreos, back de fotos, shows de magia o de burbujas gigantes. Como bien dice: no hay límites.

Un mundo donde se une la ficción y la gestión

Cuando se abre la puerta de su casa, Celeste Taroppio está sentada frente a la computadora, mientras contesta el llamado de lo que se percibe como un cliente. Cuando cuelga, la sonrisa se apodera de su rostro, saluda, prepara el mate y como buena anfitriona, muestra cada rincón de ese hogar poblado del "lado b" de Imaginario. En una de las habitaciones donde se origina la magia, asoman trajes de colores que parecen esperar el momento oportuno para darle vida a algún personaje.

La productora genera ahora su propio vestuario. Foto: Cristian Lozano. 

Desde que comenzó este emprendimiento, uno de los logros es poder contar con vestuario y objetos propios. "Creo que esa fue la diferencia más grande de estos últimos años, que antes íbamos con lo que teníamos. Cada artista llevaba su vestuario, sus cosas y nosotras sólo organizábamos. En cambio ahora, en los últimos años, hemos empezado a producir vestuario que ya son de Imaginario. Y ese ya es un paso importante", cuenta a SITIO ANDINO.

Celeste Taroppio tiene 32 años. Es Licenciada en Administración de Empresas Turísticas y diplomada en Gestión Cultural por parte de la Fundación COPPLA. También forma parte del staff de Industrias Creativas de la Secretaría de Cultura y es una de las fundadoras de "La Fábrica Invisible", proyecto de impresión 3D para personas con discapacidad visual, que tuvo un gran recepción en la Legislatura Provincial.

También es hija de Daniel Taroppio, fundador y director de la Escuela de Psicología Transpersonal. Y de la Titiritera Gabriela Carli. "La culpable de que todo fuera perfecto", apunta cuando se refiere a su madre. Y recuerda: "Ella me dio esa noción de juego permanente, de reírse de todo. De no tomarse tan en serio ni a ella misma, ni a nadie, ni a nada. Eso del juego y de decirme que si yo quiero o sueño algo voy a poder, pero en serio. No la frase ñoña de que todos podemos, sino como que obvio que podés. Estudiá, trabajá, hacé lo que te haga falta. Lo dio por hecho siempre". 

Cuando terminó el secundario, Celeste Taroppio hizo un viaje por Europa que se costeó gracias a su hada violeta, el personaje que creó como estatua viviente . Sabe de maquillaje artístico, de fotografía, de danzar con fuego y otras proezas llenas de fantasía. Pero también es virginiana y le gusta asumir ese rol al que le escapa todo artista: el de la gestión y organización.

"Me encanta la parte que no le gusta a mis compañeros, la de organizar, la de hablar con los clientes, la de negociar, el de hacer un Excel. A mí me encanta y eso no le gusta a nadie y ahí está el gestor. Entonces es como una simbiosis, una sinergia de ganar y ganar. Es maravilloso", afirma. Aunque no duda en reconocer que le llevó algún tiempo asumir que todo lo que hacía confluía en la gestión cultural y que -efectivamente- es posible vivir económicamente de lo que la apasiona. Cuando se hizo cargo, todo comenzó a fluir de otra manera, hasta la confianza que los artistas depositan en ella como generadora de fuentes de trabajo. 

Tampoco vacila en poner sobre la mesa los valores que sostienen este oficio al que le dedica de forma casi exclusiva casi todas las horas del día: "Estamos trabajando con experiencias, con ilusiones de personas, vendiendo el trabajo de otra persona (se refiere a los artistas que son contratados), entonces creo que sobre todo es un trabajo social y un trabajo humano que puede tomar distintas formas y que es de todo los días. Es un trabajo que puedo nombrar y que me da orgullo. Es un trabajo que te da la oportunidad de construir, de transformar", cuenta.

La gestora cultural y fundadora de Imaginario, arte en eventos, recibió a SITIO ANDINO en su casa. Foto: Cristian Lozano.

-¿Has visto un cambio de mentalidad para que una empresa apueste a una propuesta artística original como parte de su evento privado?

-Sí, yo creo que es como el Yoga, que se pone de moda esto: como un lado más humano, más creativo, más de compartir otras cosas. Me parece que sucede en todos los ámbitos. Comer más sano, hacer deporte. Creo que es parte de todo esto. De una vida donde estamos todos medios secos del Capitalismo y se propone una vida más de experiencias. No es lo mismo llegar y que solo haya un canapé o un señor que hace burbujas gigantes que te metés adentro y después te comés el canapé. Creo que tiene que ver con este hambre de vivir experiencias que nos sorprendan y nosotros las creamos. Esto es lo nuestro.

Celeste Taroppio cuenta que ahora lo que más la motiva es generar propuestas que propongan la interacción. "Lo que buscamos es compartir, generar momentos donde crezcan los vínculos entre las personas y los artistas, a través de la sorpresa, la risa y el poder de acercar que sólo tiene el arte", dice.

Uno de los eventos donde Imaginario está presente desde su inicio, es en la Peatonal del Vino, que organiza el Municipio de la Ciudad de Mendoza. En cada edición la productora de Taroppio incursiona con creaciones nuevas y sorprendentes, y esta última en el Parque Cívico no fue la excepción.

"Había dos zanquistas de 4 apoyos con un diseño que hacía referencia a la naturaleza, y dos zanquistas realistas vestidos como el público, pero gigantes. La idea de estos personajes itinerantes es que recorrieran el espacio, brindaran, bailaran, sorprendieran y se sacaran fotos con todo el mundo. Por otro lado, estaban los back de fotos con diseños de ilustración y lumínicos para que la gente se lleve un recuerdo, ya que podían imprimirse ahí mismo gracias a los servicios de Hashtag Print.", cuenta.

También Imaginario hizo su aporte mágico en la inauguración del nuevo anexo de la Casa de las Leyes provincial. "De la Legislatura, creo que lo más importante es mencionar que éramos un grupo de 13 mujeres y que las propuestas que llevamos suelen representarse en la calle".

Los personajes de Imaginario en la inauguración del anexo de la Legislatura. Foto: Cristian Lozano. 

"Creo que cuando nos contratan en este tipo de eventos, tenemos la oportunidad de mostrar que las propuestas de arte callejero son de calidad y no pueden ser vistas bajo ningún aspecto como delito", explica.

Es que para el equipo que trabaja en el proyecto y para la gestora cultural, es muy importante posicionarse respecto a la puesta en valor del trabajo del artista, en cualquier ámbito, ya sea público o privado. "Sin la necesidad de caer en lo partidario, creo que el arte sí tiene que ocupar espacios políticos, teniendo como bandera nuestro trabajo y el fomento el desarrollo cultural de Mendoza", afirma.

Trabajar de crear ilusiones

¿Te sentís artista? -Depende la hora del día, dice Celeste cuando se le pregunta. Después se ríe. "Mi mamá me decía que había llegado a una conclusión y que era que yo era artista por esto de crear nuevos mundos. Salir de lo que está dicho y lo que está hecho para hacerle un mimo al corazón. Y de crear cosas que no existían antes. Generar un proceso creativo y generar un mundo que antes no existía".

Foto: Cristian Lozano.

La charla en su casa-taller dan lugar a las fotos que luego servirán para ilustrar este artículo. Sin poder ponerle un freno a la creatividad, Taroppio ya lo ha pensado todo. Saca su maleta de maquillaje y con oficio se pinta la mitad del rostro. La otra mitad la va a dejar al natural. Es que así es ella: artista y -al mismo tiempo- puente de artistas. La gestora de una fábrica de todo tipo de fantasías. La que junta las puntas del lazo...

Imaginario se proyecta a futuro

Al momento de pensarse y proyectarse en un futuro próximo, Celeste lleva sus sueños bien agarrados a su compromiso social y humano. Uno de los desafíos que tiene ahora con Imaginario es poder organizar cumpleaños para niños y niñas con distintas discapacidades. "El otro día me junté con unas mamás y pensamos propuestas para niñas y niños con autismo, porque tiene que haber cierto proceso de explicarles lo que va a pasar. Son cosas muy visuales y hay otro mundo ahí".

Otro de los objetivos es poder formar un equipo de producción (por ahora está ella sola en ese rol) para expandir el proyecto: Me gustaría armar un equipo y pensar propuestas para cada rubro o sector. Eso no lo hemos hecho nunca y me imagino que si lo hiciéramos habría más trabajo. Es más difícil trabajar en grupo que trabajar sola, pero tengo ganas de crecer. El momento creativo te pasa con otros, te pasa soñando", señala.

Qué vengan artistas de todas partes

Con Celeste Taroppio a la cabeza y Daniela Aparicio, dedicada ahora al área de maquillaje, escenografía y vestuario, Imaginario se constituye como una productora independiente con un grupo de artistas freelance que son contratados cuando se los requiere.

Foto: Cristian Lozano.

También es importante destacar, dice Taroppio, que trabajamos con colegas que tienen sus propias productoras, como Melisa Martínez de La Nonna y Hugo Moreno de Círculo 7. 

Mientras que el grupo de artistas de diferentes disciplinas está compuesto por: Sebastian Flores, Juliana Mucarsel, Cristian Bucci, Fernando Deamici, Guillermo Sessaregom, Jonathan Cubillos, Gabi Carli, Kevin Viñals, Melina Dalmazo, Sofia Marabeli, Nicolás Latorre, Carolina Rossi, Mariano Plaza, Jeremías Gutierrez, Tony Maslúp, Fátima Azurra, Circo Panchito, Cristina Moreno, Sol Castillo, Lucas Nasrala, Naiquén Maslúp, Sergio Páez, Títeres Burbujas, estudio de diseño Crown.

Y suma: "Trabajamos con más, pero esos son "los fijos". Estaría bueno aprovechar para convocar nuevos artistas, nos vendría re bien ampliar la oferta".

....................

IMAGINARIO, Arte en eventos EN LAS REDES | Facebook 

EN LA WEB | Para conocer más sobre las propuestas de la productora se puede consultar su página de Internet y el canal de YouTube .

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario