Opinion
A votar en medio de noticias inesperadas
Domingo, 27 de octubre de 2019
Por: Marcelo López Álvarez - @marcelopez2202

Si alguien creía que este fin de semana las noticias estarían centradas exclusivamente en la Argentina, pudo comprobar que la vida te da sorpresas, siempre.

Los acontecimientos desatados en Chile, ayudaron a poner sobre la mesa la discusión de modelos y el famoso y no menos ficticio "Modelo Chileno" con el cual un inusual número de políticos, economistas y periodistas de escasa contracción al estudio embaucaron durante años a miles y miles de argentinos.

El hechizo también recayó en miles de mendocinos que escuchaban esos cantos de sirenas y los "comprobaban" en sus viajes vacacionales o a desmantelar los shoppings de Santiago. Con el perdón al lector de ser autoreferencial, quienes siguen los programas y columnas donde en suerte nos ha tocado desempeñar el trabajo periodístico saben del permanente cuestionamiento a esa visión y de la advertencia de que algo subyacente explotaría en algún momento por la insostenibilidad de una macroeconomía concentrada, donde el "chorreo" (como llaman nuestros hermanos chilenos al derrame) se corta en la primera tanda de copas.

Más de una vez contamos del sobre endeudamiento de las familias chilenas trabajadoras, de la imposibilidad de que modelos sin actividad industrial ni valor agregado puedan derramar algo de equidad, y la profunda desigualdad que no tiene solución en modelos seudo liberales y concentrados. Ahora que todo estalló descubren la desigualdad, pero tercos prefieren hablar de grupos vientos minoritarios. La impresionante movilización del viernes en casi todas las ciudades importantes de Chile que puso en la calle a mas de dos millones de chilenos a lo largo del angosto territorio los dejo sin el último baluarte de justificación.

No había que ser mago, solo sacar el filtro ideológico por el que muchos políticos, economistas, periodistas y algunos empresarios pasan primero los números contundentes de la realidad trasandina.

El PNUD de las Naciones Unidas en su informe sobre las desigualdades y el origen de la brecha social en Chile advertía que el 1 % de la población chilena concentra el 33% de la riqueza producida y el 0,1% concentra el 19%

El sociólogo y especialista en comparación de datos Daniel Schteingart, en 2017 publicó un excelente trabajo remidiendo la pobreza en Argentina según las "varas" que se utilizan en cada país para informar el índice. A ese momento -con los datos del 3er trimestre de 2016- la pobreza en la Argentina según las mediciones del INDEC estaba en el 30,6%, Si en ese momento se midiera con la regla chilena la pobreza en Argentina hubiera sido del 12%. Eso nos da una dimensión de cuan importante es el número que se agita como gran logro de un 10% de pobreza en el hermano país.

Si hace falta algún dato más empírico de la realidad recién después de las revueltas el presidente Sebastián Piñera anuncio un aumento del salario mínimo a 350 mil pesos, y el poderoso empresario Andrónico Luksic anunció que ningún trabajador en sus empresas ganara menos de 500 mil pesos, ahora bien, lo que aquí conocemos como canasta básica de alimentos en Chile está medida por su instituto de estadística en 400 mil pesos.

El PNUD ya advertía en su informe que la mitad de los asalariados chilenos obtenía un salario promedio que no le permitía estar por sobre la línea de pobreza y que el 50% por ciento de los jubilados (por los sistemas de AFP) reciben como ingreso un monto inferior al 70% del salario mínimo.

Hace algunos días el Banco Central de Chile en sus memorias periódicas advirtió que la deuda de los hogares chilenos en el primer semestre de 2019 se eleva al 75,5% de sus ingresos y en ascenso, la relación más alta en la historia chilena.

El sábado en Radio Andina, dialogamos con un joven colega de Rancagua de apenas 18 años, más allá de que el lector se sorprenderá al escuchar aquí (soundcloud.com/mediosandinosmza/lucas-valenzuela) la nota por la claridad de conceptos, su descripción de la realidad que vive es la explicación perfecta de lo que pasa en el día a día de un país que visitamos pero no conocemos.

El credo liberaloide de la macroeconomía ordenada que el gobierno de Maurcio Macri plantea como solución de todos los males no alcanza, Chile lleva años de instauración de estas políticas económicas y por lo menos 35 de "macroeconomía ordenada", los resultados están a la vista.

Los números de la economía argentina, que como cada semana fueron también fatídicos en estos días preelectorales, el resumen del colega y economista Sergio Chouza lo deja en claro

Dólar (oficial): +7,1%

Dólar (CCL): +7,6%

Reservas: -U$S 3.945 millones (-8,3%)

Fuga de capitales: U$S 3.013 millones (+52,2%)

Canasta básica: +5,4% (+54,2% anual)

Ventas en supermercados: -7,3%

Actividad económica: -3,8%.

Se podría sumar que el BCRA informó que la morosidad con el sistema financiero llegó al 5% el número más alto desde 2010 y las fuentes del sistema aseguran que ese número exploto aún más en los sistemas de financiación y préstamo paraleros

Una pregunta recorrió también la semana a la luz de los acontecimientos de Ecuador y Chile y viendo la profunda crisis económica de la Argentina, ¿Por qué aquí no explota? Y aquí hay que entrar en consideraciones político-sociales de un país como el nuestro que tiene ciertas características distintas al resto de Latinoamérica.

En primer lugar, un modelo que tuvo periodos industrialistas que generaron otra matriz económica que si bien se ha hecho todo lo posible por destruirla y reprimarizar la economía todavía quedan resistencias que son sobre las cuales se terminan reconstruyendo cíclicamente el modelo de desarrollo de valor agregado.

En segundo lugar la Argentina tiene un modelo político bastante distinto con fuerzas que durante años han contenido y organizado los movimientos populares.

Desde la Revolución del Parque para aquí siempre hubo quienes desde la política lograron encauzar de alguna manera los procesos.

En los últimos años (más allá de consideraciones ideológicas o formas) si la sociedad argentina no estalló como la chilena o la ecuatoriana es por que hay factores que canalizan y ordenan esas erupciones volcánicas de la sociedad. Particularmente en nuestro país centrándonos solamente en el último lustro, primero el PRO y la UCR ordenaron y organizaron el movimiento de la clase media que ardía por la movilidad social ascendente y el progresismo del gobierno de aquel entonces. En estos cuatro años a pesar de la aceleración supersónica, del desempleo, la pobreza, la perdida de la capacidad adquisitiva del salario, las tarifas, la multiplicación de comedores, etcétera. Los tan denostados movimientos piqueteros contuvieron y ordenaron a los más vulnerables evitando el estallido, el sindicalismo supo cuando sacar la válvula de la olla a presión para canalizar los reclamos de los trabajadores, y el peronismo aportó la alternativa electoral.

Nada de eso pasa en Chile, las alianzas políticas que se turnan en el poder son tan variopintas y desordenadas que les cuesta conducir reclamos, el sindicalismo esta acotado a su mínima expresión y no representa a la mayoría de los trabajadores que pertenecen a rubros múltiples de servicios y los movimientos sociales son casi inexistentes.

Hoy los ciudadanos argentinos ejercerán su derecho a votar y elegir quien conduzca su futuro, nada hubiera sido más deseable que llegar a las urnas en otro contexto político, económico y social en el país y en la región, pero como dice el dicho "es lo que hay" y con nuestras esperanzas y nuestros sufrimientos, con información y con desinformación, pero con voluntad y porque como escribió Mario Benedetti

Cantamos porque el sol nos reconoce

y porque el campo huele a primavera

y porque en este tallo en aquel fruto

cada pregunta tiene su respuesta.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario