Opinión
Chile, ante una oportunidad de hacer historia ¿Será contagioso lo que ocurre en Chile?
Sábado, 26 de octubre de 2019

Hace 35 años que tengo la posibilidad de viajar a Chile por diferentes motivos. He sido testigo del avance que han logrado en relación a un vecino que le ha servido de referencia de comparación -cuando se realiza este tipo de análisis, se debe hacer en base a criterios objetivos-; Argentina se podría considerar un parámetro adicional al propio del país trasandino, ya que en la mayoría de los índices se ha mantenido igual o peor en este período: pobreza, desocupación, crecimiento, educación, etc.. Chile ha mejorado en casi todos los niveles, tanto en relación a sí mismo como en relación a sus vecinos más cercanos. 

Creo (puedo estar siendo muy ingenuo) que lo que pasó ayer les da una posibilidad histórica. Tengo la sensación que lo aprovecharán y realizarán los ajustes necesarios para que en el futuro logren un país más justo, más parecido a las primeras economías del mundo. Se habla de un nuevo modelo de capitalismo (la discusión sobre socialismo y capitalismo es obsoleta; es momento de crear algo "nuevo" que aún no tiene un título -según entiendo, que no soy experto-). Un capitalismo que tenga en cuenta el factor humano, el bienestar de la persona y del medio ambiente, no sólo la maximización del beneficio -esto es consecuencia de lo anterior-. Y no se puede esperar a que este modelo lo "inventen" los políticos... como pueblo, no le podemos trasladar esa responsabilidad, tiene que ser un esfuerzo articulado entre todos los participantes de la sociedad: trabajadores, quienes tenemos la responsabilidad de otorgar trabajo (sin importar si son 2 o 200 mil), y la clase política. 

Ayer una parte importante del país se manifestó en forma humilde y pacífica (más allá de disturbios puntuales que siempre existen). Ya hay empresas aplicando políticas internas que otorgan mayor igualdad, y seguramente los políticos harán lo propio. Cada uno podría tener sus propios intereses, pero pensando positivamente, podría ser que todos busquen un país más justo para vivir. El resultado podría ser un futuro menos desigual, sin pobreza, con educación y salud. Seguirán existiendo diferencias, en la historia de la humanidad las hubo y las seguirá habiendo -sin importar el modelo económico-; personalmente creo que también es justo que así sea; lo difícil es establecer límites razonables, ahí hay otro debate que será necesario tener en algún momento (creo que hoy tienen otras urgencias a atender). En lo que seguramente estaremos de acuerdo con cualquier persona racional -sin importar sus propios intereses-, es que la pobreza no es un signo de desarrollo ni algo deseable para nadie. Escuchar estas demandas de fondo (quitando lo nefasto que ha ocurrido en términos de destrucción y violencia con lamentables muertes incluidas) les permitirá construir un país mejor para todos los que lo habiten. 

Creo que tienen una oportunidad histórica de seguir creciendo, esta vez sin poner el foco en el crecimiento en sí mismo, sino en la búsqueda de una mayor igualdad. Ojalá lo hagan al menor costo posible ya que lo que está en juego es la vida de personas que sufren los mismos inconvenientes que los violentos. Desde hace un tiempo intento aprender de todas las personas que me rodean sin importar la edad ni la formación profesional. Creo que mucha gente humilde en Chile nos está dando una lección -voluntarios que trabajan para reconstruir lo que se ha destruido sin ningún tipo de necesidad-. Está claro que la violencia y la destrucción desvirtúan el reclamo de fondo, sin embargo lo de ayer fue una lección de personas que necesitan ser oídas. 

Espero que los que tienen que escuchar, sepan hacerlo. Espero también que sea contagioso ya que Argentina necesita también encontrar otro modelo en forma urgente, está claro que desde que volvió la democracia no hemos sabido -como pueblo- atender las necesidades básicas del mundo de hoy. Y eso nos afecta como país y como región (si toda Latinoamérica fuese próspera, se agrandaría la torta para todos). Mi deseo mayor es que "no vuelva todo a la normalidad" (eso implicaría volver atrás), sino que logren un nuevo equilibrio que les permita seguir mejorando como pueblo. 

Un fuerte abrazo a mis amigos y clientes Chilenos -a quien les debo una gran parte de mi experiencia profesional. 

*Gonzalo Yáñez-  Socio de YG, MoonDesk, Brando, empresas que trabajan en Chile desde hace más de 10 años.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario