fe católica
Broccoletti, nuevo jefe de la Gendarmería Vaticana tras filtración de datos
Martes, 15 de octubre de 2019

El Papa ha nombrado a Gianluca Broccoletti nuevo comandante de la Gerndarmería Vaticana después de que el anterior responsable, Domenico Gianni, presentase su renuncia tras la filtración a la prensa de la suspensión de cinco altos funcionarios vaticanos en el marco de una investigación sobre financiación ilegal.

Según ha informado el Vaticano, Broccoletti, como nuevo responsable de los servicios de seguridad y protección civil del Vaticano, se dedicará a partir de ahora de coordinar el primer círculo de seguridad protegiendo al Papa.

Broccoletti fue nombrado subcomandante de Domenico Giani en 2017. "A lo largo de los años --asegura la Santa Sede en un comunicado--, estableció una relación de confianza con las diversas secretarías del Santo Padre, las autoridades de la gobernación y la Secretaría de Estado, donde se requerían varias consultas confidenciales competencia y profesionalismo".

Nacido en Gubbio el 3 de junio de 1974, Broccoletti se graduó en Ingeniería de Seguridad y Protección en la Universidad Romana La Sapienza. Fue contratado por el Cuerpo de Gendarmería en 1995.

Según recuerda Vatican News, ha acompañado al Papa en muchos viajes apostólicos y visitas pastorales a Italia y al mundo. También coordinó las estancias de verano de San Juan Pablo II y el Papa Emérito Benedicto XVI, incluida la Villa Pontificia de Castel Gandolfo. Además, formó parte del personal responsable de administrar la seguridad tecnológica en los cónclaves de 2005 y 2013.

El nombramiento de Broccoletti se produce después de la renuncia del excomandante Domenico Giani tras la filtración a la prensa italiana de una circular interna, que incluía los nombres y fotos de cinco empleados de la Santa Sede cuyos oficinas fueron registradas a principios de octubre como parte de una investigación sobre posibles transacciones financieras fraudulentas.

En concreto, se trata de la publicación por parte del semanario 'L'Espresso' de la orden que les impedía el acceso al Vaticano a Tommaso Di Ruzza, director de la AIF, la agencia encargada de luchar contra los delitos monetarios, y a cuatro funcionarios de la secretaría de Estado, incluido el sacerdote Mauro Carlino, director de la Oficina de Información y Documentación.

Giani, un exagente secreto y policía de 57 años, que entró al Vaticano en 2009, presentó su renuncia tras la filtración y sin haber podido identificar al responsable de la filtración.

"Dicha publicación perjudicaba gravemente tanto la dignidad de las personas implicadas como la imagen de la Gendarmería", declaró la Santa Sede tras la aceptación de esta dimisión por parte del Papa. De hecho, el portavoz del Vaticano Matteo Bruni informó de que Francisco había calificado la filtración del documento interno de algo comparable a un "pecado mortal", porque "daña la dignidad de las personas y el principio de presunción de inocencia".

El Papa y Giani mantuvieron una larga conversación en la que Francisco "recordó también los veinte años de fidelidad y lealtad incuestionables de Domenico Giani" y subrayó su "testimonio excepcional en muchas partes del mundo"

"En su despedida de Domenico Giani, el Santo Padre le dio también las gracias por la extrema competencia demostrada en el desempeño de sus muchas y delicadas tareas, también a nivel internacional, y por el indiscutible profesionalismo que ha aportado a la Gendarmería Vaticana", añadió el Vaticano.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario