Curiosidades Deportivas

Un tifón paró a Los Pumas en Japón

Por Sección Andino Sports

Cuarenta y dos personas integraron el plantel de Los Pumas sumando jugadores (32) y el staff encabezado por Mario Ledesma. Dada la cantidad, el regreso desde Japón se programó en varias tandas, que arrancaron con el vuelo del jueves y terminaban este fin de semana. Sin embargo, no todos pudieron subir al avión: el tifón Hagibis obligó a cancelar unos 2.000 vuelos, incluido el que ayer debía dejar a parte del equipo en sus lugares de origen.

Quienes pudieron salir de la isla son: Tuculet, Creevy, Delguy, Petti, Mensa, Tetaz Chaparro, Orlando, Ortega Desio y ocho miembros del staff, todos hacia Argentina. Urdapilleta y Sánchez viajaron a Francia (juegan en club de allí) mientras que Figallo se dirigió a Inglaterra. Quedan más de la mitad de los 32 jugadores y dos integrantes del grupo que comanda Ledesma, el manager Lucas Chioccarelli y Juan Passono, encargado de logística. Si no surgen más complicaciones, vuelan el lunes y llegan el martes al país.

La división de lugares se dispuso a partir de las necesidades personales (por ejemplo, la pareja de Ortega Desio está esperando un bebé). Algunos optaron por quedarse un par de días más para recorrer alguna ciudad a partir de que estaban con su novias y familiares.

El tifón llegó a Japón por el noreste y tocó tierra a las 19; dos horas después ya se sentía en Tokio, donde se paralizó todo el transporte en un fin de semana que se prolonga hasta el lunes feriado. Se dijo que las precipitaciones podían superar los 1.000 milímetros por metro cuadrado hasta la medianoche en la región central de Tokai. En todo junio, la Ciudad de Buenos Aires recibió 178,9.

El tifón no solo es el que mete miedo y provoca la paralización de toda actividad en la zona afectada, ahora también se sintió un terremoto que sacudió 13 distritos del país, incluyendo a Tokio.

El sismo ocurrió a una profundidad de 80 kilómetros y generó, entre otros inconvenientes, que más de 770.000 personas en la ciudad de Chiba se quedaran sin electricidad. El movimiento telúrico se sumó a este enojo del clima que ya había presentado al tifón Hagibis, el que obligó a suspender casi 2.000 vuelos en el país y podría provocar inundaciones comparables a las del sexto ciclón más mortífero en la historia de Japón, Ida, que mató a más de 1.200 personas en 1958.

Además, las lluvias fuertes provocadas por el desastre natural -todavía no mostró todas sus garras- dejaron al menos dos muertos, 51 heridos y cuatro desaparecidos, según informó la agencia NHK.

Las autoridades japonesas declararon el nivel máximo de alerta en siete prefecturas, incluida la de Tokio, así como anunciaron la evacuación o emitieron recomendaciones para evacuarse a nueve millones de personas. Los vientos máximos sostenidos en el centro del Hagibis se estiman entre 162 y 216 km/h, fuerza suficiente para volcar un camión o llevarse el tejado de una casa y el tendido eléctrico.

Te Puede Interesar