Pero sin cirugías

Una argentina logró ser igualita a Barbie

No es la primera ni la última fan de Barbie que quiere ser idéntica a la famosa muñeca. Pero Marcela Iglesias debe ser la primera argentina que lo logra y sin recurrir a cirugías estéticas. La fanática vive en California y se dedica a las inversiones inmobiliarias, pero además está casada con Steven Berman, quien sí se sometió a cirugías y botox para ser como Ken, el novio de Barbie.

Desde que era muy joven, Marcela siempre quiso parecerse a su muñeca favorita. De a poco, fue adquiriendo su actual fisonomía: rubia, con el pelo largo y lacio, grandes pestañas y ojos de color celeste, cintura chiquita, caderas llamativas y largas piernas. Y, además, la argentina se jacta de haberlo logrado sin tener que pasar por el quirófano.

"Siempre digo que la cirugía debería considerarse la última opción. Quiero ser percibida como una mujer muy fuerte que sabe lo que quiere en lugar de ser una ?tonta'. Barbie es una inspiración para ser lo que quieras ser. Tú controlas tu propio destino. Lo creas o no, me lleva 40 minutos crear mi look. Sé exactamente lo que estoy haciendo. Por lo general, preparo mis conjuntos con anticipación, especialmente cuando tengo que hacer mi segmento de YouTube", explicó en una entrevista. Marcela cuenta con una página con más de 172 mil seguidores.


Para lograr el look perfecto, utiliza pelucas, lentes de contacto y pestañas postizas, aparte de realizar una exigente rutina en el gimnasio. "A los hombres, mujeres y niños en particular les encanta mi look de Barbie. Me miran y por lo general mis vestuarios también llaman la atención", contó la modelo.

Su obsesión por parecerse a la famosa muñeca de Mattel fue tan grande que sus padres le prohibieron jugar con las Barbies. "Mi mamá no quiso nunca comprarme una muñeca cuando era pequeña en Buenos Aires, porque decía que yo estaba obsesionada", recordó.

A pesar de las críticas que recibe en las redes por su obsesión por parecerse a la muñeca creada en 1959, a Marcela no le importa el qué dirán. "Vivir en Hollywood ayuda mucho porque hay muchas cosas que puedo comprar para ser igual a una muñeca Barbie. Mucha gente me acusa de parecer falsa, pero si me conoces en persona verás que mi belleza es natural. Generalmente creo mi look con maquillaje, pero eso no significa que soy una persona plástica", finalizó. Fuente: Contexto

Te Puede Interesar