segunda jornada: el día clave
Dudas y certezas durante el juicio por Sebastián Prado: ¿qué decidirá el jurado?
Miércoles, 18 de septiembre de 2019
Por: Pablo Segura

El juicio por el crimen del médico Sebastián Prado tuvo este miércoles su segunda jornada, en lo que era el día clave del proceso, por que declararon los dos testigos que señalan a los imputados como autores y los peritos que arrojaron datos interesantes a la investigación.

De esta forma, el debate sumó certezas pero al mismo tiempo varias incógnitas, por lo que es una verdadera sorpresa lo que vayan a decidir los miembros del jurado popular en cuanto a la responsabilidad penal de los imputados Jonathan Morales y Sebastián "Pipi" Merlos.

Es que declararon los dos testigos clave, quienes complicaron a los imputados, aunque también incurrieron en contradicciones.

José Gómez, el famoso "Tyson", quien fuera testigo protegido durante la investigación, aseguró que el día del hecho, Morales y Merlos llegaron en moto a una villa cercana al lugar del hecho y dijeron que "se habían mandado una cagada".

El testigo, hoy preso por cometer un homicidio, explicó que Morales asaltó a Prado para robarle el auto por pedido de un tal "Ricardo", quien le había ofrecido plata al ahora sospechoso para conseguir los repuestos de una Renault Duster -mismo auto que la víctima-. Agregó que Morales ofreció a Prado como "posible víctima" y que planearon el asalto. En ese sentido, luego lanzó que fue "Morales el que disparó".

Luego declaró Lucas Ezequiel Orozco, un joven que está condenado a perpetua por otro crimen en el que también fue sentenciado a la pena máxima Morales. Este testigo aseguró que "Jony" le "admitió haber matado al médico de la Sexta" y luego agregó que le contó "que había zafado gracias al jefe de su trabajo", quien dijo que al momento del crimen él estaba trabajando en un bar.

Sin embargo, los abogados defensores Víctor Banco -por Morales- y Agustín Magdalena -por Merlos-, lograron destacar varias irregularidades en los testimonios de ambos testigos.

Por ejemplo, a través de una pregunta del primero de estos letrados, se determinó que Orozco era vecino de Morales, en Los Corralitos, al momento del hecho, algo que contradice a "Tyson", quien aseguró que Morales y Merlos vivían en la villa cercana al lugar del hecho -donde hoy construyen los edificios del Procrear-.

Otra prueba clave: un ADN sin cotejar

La defensa, además de marcar algunas dudas en los relatos de los testigos clave, sacó a relucir sus armas. Es que los letrados destacaron el secuestro de prendas de vestir en el lugar donde luego fueron detenidos Morales y Merlos.

Esa ropa tenía sangre y según un informe del laboratorio de toxicología del Cuerpo Médico Forense, estaba apta para un cotejo de ADN. Sin embargo, por razones que se desconocen, ese análisis nunca se realizó.

De hecho, en los alegatos de apertura el fiscal Fernando Guzzo dijo que esas prendas no estaban aptas, pero los peritos, ahora, lo contradijeron.

Fue el bioquímico Jorge Rodríguez, quien en el 2013 trabajaba en toxicología, quien declaró hoy y ratificó su informe realizado en ese entonces, el cual tenía como "nota" que un buzo negro tenía sangre y que por lo tanto "se dejaba constancia para un eventual cotejo de ADN".

Después, el médico forense Miguel Marino afirmó que, a pesar de los insistentes pedidos a la fiscalía, "nunca recibimos la evidencia para cotejar".

Y a esto, se le sumó el testimonio del encargado de la oficina de secuestros, quien llevó documentos que ofrecían que esas prendas de vestir ingresaron al depósito el 30 de agosto del 2014, permanecieron allí hasta el 1 de febrero del 2016, día en el que se pidió su decomiso y que finalmente el 15 de setiembre del 2017, se donaron.

Esas prendas eran un pantalón verde, una campera negra, un pantalón azul y un buzo negro con capucha con sangre, que había sido secuestrado en los allanamientos donde fueron capturados los ahora sospechosos.

Sorpresivamente, el testigo agregó que "hace tres semanas", desde la fiscalía pidieron un informe sobre el decomiso de esas prendas.

Así las cosas, las cartas están sobre la mesa. Si bien restan algunos testigos por declarar, lo ocurrido este miércoles es lo más importante del proceso y posiblemente con lo expuesto en la sala de debate, el jurado popular deberá decidir si Morales y Merlos son culpables.

Entonces, es una verdadera incógnita si con estas pruebas bastará para que el jurado declare culpable a ambos o bien, a alguno de los dos. 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario