Ciclo de música experimental
GLITCH: el espacio sonoro donde lo inesperado es bienvenido
Miércoles, 18 de septiembre de 2019
Por: Eugenia Cano - en Twitter @EugeCanon

Si se busca la traducción del término GLITCH, el diccionario arroja: "falla en el sistema", "error técnico". Y si se bucea un poco más, Internet dice: "en el ámbito de la informática o de los videojuegos es un error que no afecta negativamente al rendimiento, jugabilidad o estabilidad del programa o juego. No se considera un error de software, sino más bien una característica no prevista".

Dentro de la música electrónica experimental el glitch es parte fundamental de la trama. Esto quiere decir que el error no es error dentro de un universo musical planteado, sino una posibilidad creativa.  De este modo, una gran cantidad de artistas atravesados por su contemporaneidad, exploran con diferentes objetos y "juguetes" para provocar una experiencia sonora que apunta a movilizar los sentidos.

Con este espíritu es que aparece en la escena local GLITCH, el ciclo de música electrónica experimental que organiza la Municipalidad de Godoy Cruz junto al Dj Uter, impulsor y curador de la iniciativa, y que tendrá su segunda fecha este jueves en la Mediateca de Godoy Cruz. En esta oportunidad el encuentro hará confluir dos propuestas: la de Jorge Crowe y la de A CASA, el proyecto musical de José de Diego.  

"Llevado al plano del arte, el glitch es la resignificacion del error como aspecto inesperado o negativo; aquí puede ser la inspiración hacia una nueva secuencia, otro color, un nuevo sonido, explica Dj Uter a SITIO ANDINO.Y agrega: "Si bien dentro de la música electrónica Glitch es un género en particular, con ciertas características y formas, decidí nombrar al ciclo así en honor a su sentido original: éste es el espacio donde la experimentación es la herramienta y lo inesperado bienvenido".

Antes de que el ciclo concrete su segunda entrega, el musicalizador, conductor y productor del programa "Vieja Nueva Escuela", que se emite por Radio U, nos introduce en el mundo de la electrónica experimental y nos revela qué escena existe en la provincia:


Además de las presentaciones de los artistas anunciados, esa noche Dj Uter ofrecerá como anfitrión un set de bienvenida con el concepto sonoro del ciclo y con el acompañamiento de la puesta visual del vj Centero Jaguaritech. La cita es puntual a partir de las 20.

-¿Cuánta llegada tiene en el público mendocino la música electrónica experimental? 

-El público mendocino está cada vez más interesado en estas propuestas, sobre todo las generaciones más jóvenes, que han llegado para derribar prejuicios, límites, fronteras y géneros. También el acceso libre y masivo a la información hace que ya no sea tan raro hablar de música electrónica y menos experimental. 

-¿Qué movida existe actualmente?  

-En Mendoza hay una movida activa principalmente en lo que se refiere a producción de material (está el sello virtual Opositivx que en poco más de un año ha editado una docena de lanzamientos, algunos de los cuales con compilatorioa de varios artistas) y un tanto en menor medida en cuanto a eventos. Esto quizá responda a que los espacios de difusión de estas expresiones son reducidos, sumado a que el genotipo del productor de música electrónica experimental es una persona que disfruta mucho el trabajo en solitario en su estudio! 

-El vivo resulta fundamental en este tipo de música para vivir una experiencia sonora, ¿no?

-La experiencia que ofrece la música electrónica experimental en las performances en vivo supone un acto de irrepetibilidad que no se da en otros contextos. Los sets suelen tener un carácter de improvisación importante, tanto así como lúdico, en cuanto el artista electrónico "juega" con los sintetizadores, teclados, controladores, contagiando ese disfrute por la actuación.

-Como curador del ciclo, ¿qué evalúas conceptualmente para convocar y armar estos encuentros?

-Cuando la Secretaria de Cultura de Godoy Cruz me convocó como curador de este ciclo, que pretendemos continuar en el 2020, puse como prioridad que los artistas fueran en su mayoría locales, o nacidos o criados o adoptados, porque siempre tengo como objetivo, tanto en mis sets, mis participaciones en Radio U, como en este tipo de curadurías destacar el trabajo de acá, con mayores o menores recursos. Intento si, para GLITCH puntualmente, convocar artistas que van un paso más allá del límite de lo predecible: desde aquellos que construyen sus propios instrumentos (como Luz Casares o Jorge Crowe) a aquellos que 'resignifican' otros: la intervención de la radio a transistor por el dúo de art rap HS en la primer edición del ciclo, o bien SPOILER ALERT: el uso de un reproductor de CD con alteraciones por parte de A CASA en la próxima.


LINE UP:

Jorge Crowe.

Jorge Crowe | Artista audiovisual tunuyanino que hace varios años está radicado en Bs As, donde ejerce como docente en la UNA y la UNTREF. Jorge experimenta hace años con el desarrollo de "juguetes" electrónicos que emiten sonidos, los cuales utiliza para la composición y ejecución en vivo de su obra (Ludotecnia), para la divulgación (a través de dos programas de TV en Paka Paka: Los Hacecosas y los Desafiologos) así como para la interacción con otros colegas en el proyecto para desarrollar arte, ciencia y tecnología con niños (Flexible). Además, dirige desde el 2008, el Laboratorio de Juguete, espacio de divulgación especializado en la electrónica y sus aplicaciones creativas, educativas y artísticas. Sus presentaciones en vivo, que lo han llevado a recorrer el continente, son un deleite para la vista, el oído y el resto de los sentidos, con una fuerte carga lúdica y experimental.

A CASA | Es el proyecto de José de Diego, artista oriundo de La Plata pero afincado en Mendoza hace poco más de un lustro. Su música puede ir del shoegaze al dark pop, pasando por el ambient, el space rock y el noise, dependiendo de la ocasión y de la compañía de sus habituales colaboradores: Inti Pujol y Sebastian Ojer, quienes aportan con visuales, guitarras, sintetizadores y voces al set up de José, compuesto por más sintetizadores, cajas de ritmos y baterías electrónicas. Su identidad sonora tiene una fuerte impronta 80s con uso de sonidos de las computadoras Commodore 64 y 128. Sus presentaciones en vivo son imperdibles, por ser únicas e irrepetibles, con un fuerte factor de improvisación y de alto vuelo en materia performática.



Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario