Salud
Aumenta en Mendoza el uso de vapeadores: los mitos de este dispositivo
Martes, 17 de septiembre de 2019
Por: Florencia Rodriguez - En Twitter: @flor_rodz

La semana pasada se registró en Estados Unidos la sexta muerte a causa de una enfermedad pulmonar vinculada con el "vapeo", es decir, con el uso de cigarrillo electrónico. Si bien, la más reciente Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR) publicada en el 2018, indicó que el consumo de cigarrillos industriales o comunes ha descendido, neumonólogos advierten que crece en Mendoza y en el país el uso de vapeadores que irrumpen entre los jóvenes con una propuesta que tiene más mitos que verdades.

"La prevalencia de consumo de tabaco continúa con su tendencia descendente desde 2005, evidenciándose un 25% de reducción desde entonces. Asimismo, disminuyó significativamente respecto de la 3a edición de la ENFR alcanzando al 22,2% de la población", explica el texto de conclusiones de la encuesta realizada por el Ministerio de Salud de la Nación.

Lo cierto es que si bien desciende el consumo de cigarrillos comunes, aumenta el de cigarrillos electrónicos. Este dato no es menor teniendo en cuenta de que los argumentos que vende para ser atractivo entre fumadores declarados y potenciales no son reales. "Toda forma inhalada tendrá repercusión sobre el aparato respiratorio y luego sobre el resto del organismo", comenzó a explicar Alfredo Morán, neumonólogo, y miembro del Programa Provincial de Enfermedades Respiratorias Crónicas.

"El cigarrillo electrónico es un dispositivo cuyo slogan, elaborado por la industria tabacalera vende que si lo usamos, vamos a tener menos riesgo de enfermar y que también se puede utilizar para dejar de fumar. Esto no es verdad porque los vapeadores producen daño en general a todo el organismo y adicción. Entonces, ahí cae el primer mito: no sirven para dejar de fumar, es simplemente cambiar un dispositivo por otro que también causa enfermedades, la muerte y son adictivos", agregó el profesional, también miembro de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria.

Morán resaltó que, además, al cigarrillo electrónico hay que sumarle otros componentes como los saborizadores y conservantes. "Y sobre todo el diacetilo, que está vinculado a metales como el níquel, el estaño y el plomo. Esto significa que estoy metiendo a mi cuerpo sustancias que obviamente le van a producir daño. Las seis muertes que se ocasionaron en Estados Unidos, más todas las personas enfermas por usar dispositivos electrónicos están relacionadas a las sustancias que contienen".

Y cerró: "Ahora, el cigarrillo electrónico avanza rápidamente. Si bien es un dispositivo relativamente nuevo en el mercado, ya causa enfermedades y muerte y su uso va en crecimiento. Nos alegra mucho que descienda la prevalencia del cigarrillo común pero, en contrapartida, aumenta la utilización de vapeadores con falsas promesas. Creemos que el mensaje que nos tiene que quedar es que no son totalmente nocivos pero nos pueden enfermar, causar la muerte y no están recomendados ni para el tratamiento de dejar de fumar ni para reducir la cantidad de cigarrillos".

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario