Curiosidades Deportivas
El hombre que puso a Gimnasia y a Diego "en manos de Dios"
Sábado, 14 de septiembre de 2019

Bendijo al predio de Estancia Chica y a Maradona, aunque el domingo, ante Racing, no podrá ir en la cancha porque estará en misa. "Si pierden ya tengo una ruta de escape", dice con una sonrisa.

El autor de la Mano de Dios está ahora "en manos de Dios". También Gimnasia de La Plata, su equipo, que "debutará" ante Racing por la sexta fecha de la Superliga, en la primera de las finales que deberá afrontar para obrar el milagro, la salvación, la permanencia en Primera. Lo mismo corre para el predio Estancia Chica. Y todo gracias al Padre Gustavo, cura de la Parroquia María Auxiliadora de Berisso, quien se acercó al club por expreso pedido de Diego Maradona.

El hombre en cuestión se llama Carlos Gustavo Rubio, tiene 53 años y es de familia tripera. De chico solía ir al Bosque con su papá Carlos para ver al equipo que tenía al Loco Gatti en el arco, aunque con el correr de los años fue perdiendo interés por el fútbol. Eso sí: la revolución por la llegada de Diego a la dirección técnica le trajo recuerdos de su infancia. Si fuera por él, el próximo domingo iría a Avenida 60 y 118 para alentar como en los viejos tiempos, aunque tendrá un compromiso más importante: estar en la iglesia celebrando misa.

"Diego me recibió muy afectuosamente, me dijo que era católico y que quería empezar esta nueva etapa con la bendición de un cura. Después rezamos juntos un Padre Nuestro y un Ave María. Fue algo sencillo pero muy lindo -explicó Gustavo a TyCSports.com-. Yo le dije que lo ponía en manos de Dios para que lo proteja y ayude y el me pidió que rezara por Gimnasia".

Además del "acto religioso", que no es "ni brujería ni exorcismo, solo un acto religioso", según aclaró el Padre Gustavo, Maradona también se preocupó por otros detalles que sí están vinculados culturalmente a la buena fortuna. Por ejemplo, pidió cambiar las camisetas 13 y 17 -"la yeta" y "la desgracia" en la Quiniela-, algo que fue denegado por la Superliga, y quitar el color verde de la indumentaria.

Último en la tabla de posiciones y también en la de los Promedios, Gimnasia tiene que empezar a sumar puntos si quiere quedarse en Primera. "Desde mi corazón voy a estar pidiendo por ellos", adelanta Gustavo, aunque aclara que su bendición "no quiere decir que el equipo vaya a salir campeón". Y entre risas, sabiendo que la presencia de Diego magnifica todo a su alrededor, incluso la visita de un cura al predio de entrenamiento, cierra: "Si llegan a perder yo ya tengo una ruta de escape... porque seguro me van a venir a buscar". 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario