superación

La revelación de Ailén Bechara sobre un momento clave de su vida

Su romance con su novio Agustín se coronó gracias a la llegada de su primer hijo juntos: Francisco. Emocionada y con los sentimientos a flor de piel, así vivió Ailén Bechara su primer embarazo. Sin embargo, tras dar a luz a su bebé, la modelo comenzó a sentirse cada vez más triste. Y aunque le decían que no debía preocuparse, ella notaba que ese sentimiento de tristeza no cesaba.

"Había momentos en los que no podía ni sonreírle a mi hijo de lo mal que estaba. La maternidad empieza bien, el puerperio dicen que son dos o tres meses y después ya está. Pero yo estaba muy mal después, como que lo tuyo te lo sacan. Estaba mal, no veía nada lindo", reveló en diálogo con Por si las moscas, el ciclo radial que se emite por La Once Diez/Radio de la Ciudad.

Muy preocupada por su constante malestar, la joven decidió pedir ayuda y se comprometió a volver a sonreír por el bien de su hijo. "Me sentía mal como mujer, fui a coaching, a la psicóloga. Sentía que me faltaba mucho y busqué ayuda porque me dediqué cien por ciento a mi hijo y mi trabajo, que es tan inestable, me costaba retomarlo", contó.

Sincera, la modelo aclaró que desde que se incorporó al Bailando 2019 comenzó a sentirse más segura de sí misma y expresó que volver a trabajar hizo que todo se acomodara. Sin embargo, cerró su valiente testimonio con un mensaje para las madres y pidió que el lado B de la maternidad deje de ser tabú: "Todo el mundo habla de la maternidad como que es todo color de rosa...". Fuente: TN

Te Puede Interesar