Automovilismo F1

Hamilton vuelve a reinar en Gran Bretaña y es más líder que nunca en la F1

Por Sección Andino Sports

Tras un emocionante GP de Austria, el de Silverstone le superó. Los Mercedes se enzarzaron en un duelo que se llevó Bottas hasta que la fortuna dio la cara a Hamilton. Un Safety Car provocado por Giovinazzi permitió a Lewis hacer una parada 'gratis' y volver a pista delante de su compañero Bottas, que se tuvo que conformar con un amargo segundo lugar.

Hamilton sumó su séptima victoria (en 10 carreras) de 2019 y afianza su liderato desempatando además con Jim Clark y Alain Prost y quedándose como piloto con más triunfos en el GP de Gran Bretaña, 6.

La otra lucha que duró muchas vueltas la ofrecieron de nuevo Leclerc y Verstappen, dos nombres llamados a liderar la F1 en el futuro y que ya están dejando episodios de rivalidad épica. Mantuvieron un emocionante duelo en pista y pitlane en la primera parte de la carrera y volvieron a enfrentarse en el reinicio: ahí, se tocaron y Leclerc le devolvió a Max la del Red Bull Ring, pero Verstappen mantuvo el pie a tabla y por fuera del circuito logró mantenerse delante.

Sin embargo, y mientras peleaban por el podio, Vettel se llevó por delante a Verstapen a falta de 14 vueltas y el holandés perdió el podio. No sufrió grandes daños el de Red Bull, que lograría acabar quinto, pero sí el de Ferrari, que cayó al fondo del grupo y tuvo que cambiar el morro del SF90. Finalmente, Vettel acabaría antepenúltimo y con una sanción de 10 segundos.

Sainz, que nuevamente ganó posiciones en la salida, aprovechó el coche de seguridad para acabar por delante de Norris y de un Ricciardo al que tuvo que mantener detrás durante las últimas vueltas con una increíble defensa que permitió al español acabar 6º.

Además de Ricciardo, completaron los puntos Raikkonen, Kvyat y Hulkenberg.

Así fue la carrera del GP de Gran Bretaña

El susto llegó a Red Bull antes de la carrera, cuando encontraron alguna anomalía en el alerón trasero del coche de Verstappen y tuvieron que trabajar a contrarreloj, a falta de pocos minutos, en sustituir piezas en mitad de la parrilla.

Pudo tomar la salida y no tuvo problemas para mantenerse cuarto en una salida donde los Mercedes y Leclerc aguantaron en posiciones de podio. Bottas se defendió muy bien de un respetuoso Hamilton y solo Vettel, que pasó a Gasly, cambió de lugar entre los seis primeros.

Sainz ganó dos plazas en la salida y Norris, que se las tuvo tiesas con los Renault en la primera vuelta y adelantó a Ricciardo. Los primeros giros se convirtieron en una preciosa batalla entre los Mercedes, y aunque Hamilton pudo pasarle en la vuelta 4, Bottas se la devolvió en la siguiente recta.

La situación entre ellos se calmó, pero pronto llegó un nuevo duelo, la repetición de Austria: Leclerc contra Verstappen. El holandés atacó con todo, pero el monegasco esta vez no abrió ninguna puerta y llegaron casi a tocarse. Por esa disputa se acercaron por detrás Vettel y Gasly. El alemán llegó a rodar al lado de Max, pero vio cómo luego le pasaba Gasly.

El francés de Red Bull, prácticamente acto seguido, paró en boxes, y en la siguiente vuelta Leclerc y Verstappen entraron a la vez. El equipo australiano fue más veloz que Ferrari y volvieron al carril del pitlane rueda a rueda, con Max muy levemente por delante. Sin embargo, Leclerc no se vino abajo y se lanzó a por él en las siguientes curvas, recuperando la posición que su equipo le había hecho perder.

Bottas entró en la vuelta 17 mientras seguía una increíble batalla sin descanso entre Leclerc y Verstappen. Sin embargo, todo cambió cuando Giovinazzi se salió y, con su Alfa Romeo varado en la gravilla, provocó la salida del Safety Car. Hamilton, Vettel y Sainz aprovecharon para entrar, mientras Bottas se quedó fuera viéndose obligado a entrar una vez más en las 30 vueltas que quedaban.

La suerte sonrió a Hamilton, que se puso primero, y a Vettel, que se alzó al tercer lugar. Red Bull decidió parar a Verstappen para llegar con ese neumático nuevo hasta el final y Leclerc hizo lo propio una después, volviendo a pista quinto y sexto respectivamente, por detrás de Vettel y Gasly (cuarto).

Cuando la carrera se relanzó, a falta de 28 vueltas, Leclerc atacó a Verstappen y ambos vivieron un momento parecido al polémico de Austria, ya que el de Ferrari arrinconó al exterior a Verstappen y, gracias a las escapatorias de asfalto y a salirse de pista, Max se llevó el duelo.

Después pasaría a Gasly y se lanzaría a la persecución de Vettel, mientras Leclerc intentaba quitarse de delante al francés. Detrás de ellos, Sainz lograba abrir hueco gracias a que Norris taponaba a Ricciardo.

Verstappen llegó a tiro de DRS ante Vettel cuando quedaban 17 vueltas, pero Leclerc le robó el protagonismo con un gran adelantamiento a Gasly para situarse quinto. Y llegó el drama. Verstappen fue a por Vettel y le adelantó en la llegada a Stowe. El de Ferrari aprovechó el rebufo para pegarse en la siguiente recta y, en la frenada de la curva 17, se le llevó por delante, acabando los dos en la grava. Ya habían pasado el carril de acceso al pitlane, por lo que Vettel tuvo que recorrer todo el circuito con el morro dañado, lo que le hizo ponerse último. Además, recibió una sanción de 10 segundos.

Norris paró en boxes y eso dejó camino libre a Ricciardo, que fue acercándose a Sainz. Mercedes paró a Bottas (tenía que hacerlo por reglamento) a falta de ocho vueltas y el finlandés montó blandos para llegar hasta la bandera a cuadros segundo y viendo además cómo Hamilton le quitaba el punto de la vuelta rápida.

Sainz tuvo que defenderse con uñas y dientes de Ricciardo hasta la última curva, y el español consiguió aferrarse a la sexta plaza con una enorme defensa.

Te Puede Interesar