Fútbol Copa América

En el túnel camino al vestuario argentinos y brasileros casi se fueron a las piñas

Por Sección Andino Sports

El primer tiempo ya había dado señales de alta temperatura corporal. No sólo adentro se habían cruzado Paredes y Coutinho, unos minutos antes del primer gol del local. Afuera, en los bancos, tras una dura falta de Casemiro sobre Messi, también estalló la pica: insultos, señales y amenazas de un lado a otro. Pero el punto más tenso se vivió en el entretiempo. Ahí en el túnel, camino al vestuario, cuando ambos equipos se juntaron, casi se arma fuerte. "No sabés lo que fue. Empujones por todos lados, manotazos... Tuvieron que intervenir lo de seguridad porque se iban a las piñas".

Uno de los más calientes era Guido Pizarro. El ex Lanús ya se había cruzado con el banco de Brasil justamente por esa falta de Casemiro al 10: los argentinos reclamaban tarjeta y en el banco local decían que no había sido nada. Ahí también estalló todo el cuerpo técnico. Y hubo gestos de un lado a otro. Incluso, cuando terminó el primer tiempo, Scaloni, Aimar y Samuel fueron a hablar con el cuarto árbitro, con la intención de encarar al juez Roddy Zambrano. Pero el línea se los impidió.

Igualmente, la bronca estaba a flor de piel. Y los coletazos del cruce de Paredes y Coutinho siguieron en esa manga que lleva a ambos equipos a los vestuarios. Los brasileños estaban calientes por alguna pierna fuerte que habían metidos los argentinos y en la Selección, por los fallos del juez. "En la cancha se dijeron barbaridades", contó otro allegado a la delegación. Hubo nuevos cruces, empujones y casi casi un escándalo. "Los jugadores ya se daban cuenta que había algo raro, por eso tanta bronca", también relevaron en el hotel Raddison Blue, de Belo Horizonte, donde se alojó la delegación.

En el segundo tiempo siguió parte de esa pica. En el final, Firmino fue uno de los que cargó a los jugadores argentinos y le tiró un caño a Lautaro Martínez, quien lo cruzó fuerte. Fue otro momento tenso. "Te voy a romper la boca, te rompo la boca", le dijo varias veces el ex Racing.

Antes, Foyth le había entrado muy fuerte a Willian, que luego se quejó de las faltas de los argentinos. También se dio la dura infracción de Dani Alves al Kun, antes del segundo gol. O el descalificador codazo de Arthur a Otamendi, en ese otro penal que el árbitro no dio. Todas esas situaciones contribuyeron a un clima bien caliente en el Mineirao, y a un final que reflejó la batalla. No hubo grandes saludos. Apenas Thiago Silva Y Marquinhos se acercaron a consoldar a Paredes, ya que son compañeros en el PSG. Y Dani Alves le dio un gran abrazo a Messi. Pero en el entretiempo, si la pica no pasó a mayores, fue por la seguridad de ambos planteles. Si no...

Te Puede Interesar