Los fundadores de la web, absueltos.

Hablamos con David Maeztu, uno de los abogados defensores en el caso Seriesyonkis

En Todo por la Tarde por Radio Andina, entrevistamos a David Maeztu, abogado defensor de Alexis Hoepfner, fundador del sitio español de series y películas SeriesYonkis y uno de los acusados en el juicio por descargas y propiedad intelectual.

"Los abogados muchas veces pecamos de querer abarcar cuestiones tecnológicas y generalmente los informáticos son más listos que los abogados", dijo Maeztu, que está especializado en Derecho de Internet, propiedad intelectual y tecnología y es socio de la firma 451.legal.

El caso en contexto

El juicio contra Series Yonkis concluyó con una sentencia favorable para sus fundadores, que podían recibir una condena de 2 a 4 años de prisión y un perjuicio económico de 546 millones de euros estimado por Egeda (entidad de gestión de los derechos de autor de la industria audiovisual). 

El caso comenzó en abril de este año en Murcia, en el cual se acusó a cuatro cofundadores y administradores del sitio: Alberto García Sola, David Martínez, Jordi Tamargo y Alex Hoepfner.

El juicio a los fundadores y sucesores dueños de SeriesYonkis es considerado uno de los casos más grandes y mediáticos por piratería en España. Junto a Maeztu, en la defensa se contó con el abogado penalista Cristóbal Martell para dos de los acusados, Carlos Sánchez Almeida como letrado de Sola y con el abogado Javier Prenafeta también especializado en derecho tecnológico.

Tanto seriesyonkis como películasyonkis fueron creadas por Alberto García Sola en 2007 y se convirtieron rápidamente en una fuente de acceso gratuito a series y películas para millones de usuarios en todo el mundo. 

En la declaración del fundador durante la primera jornada del juicio en abril, "el ministerio público llevaba un buen rato preguntándole a Alberto García Sola por Seriesyonkis y Peliculasyonkis, (...) pero siempre obtenía la misma respuesta, aliñada con tecnicismos: él solo era "el programador", todo lo demás lo hacían los internautas", escribía el diario El País en ese entonces. 

Las palabras de David Maeztu, uno de los abogados defensores

"No hay responsabilidad, ni penal ni civil, solamente el tiempo que pasaron con esta loza encima, es un juicio muy grande no sólo por el dinero que pedían, sino también la presión mediática que tuvieron que soportar con consecuencias personales de todo tipo durante mucho tiempo, pero afortunadamente se cerró todo sin consecuencias", contó Maeztu en Todo por la Tarde.

Alberto García Sola, fundador de Seriesyonkis. Fuente: El Confidencial.

"Hay casos como este en todo el mundo, tanto por la repercusión que tenía el sitio, que ocupaba los primeros lugares de visitas en España y también en Latinoamérica, y por la cuantía que se pedía de 500 millones de euros. Mediáticamente tuvo mucha repercusión, fueron muchos años y las peleas por copyright siempre despiertan mucha repercusión", explicó el especialista.

Hecha la ley, hecha la trampa ¿o el negocio?

"Evidentemente los abogados muchas veces pecamos de querer abarcar cuestiones tecnológicas y generalmente los informáticos son más listos que los abogados; el legislador o el jurista hace una norma, el informático le busca la vuelta", dice Maeztu y agrega, "en el fondo Internet es una especie de nueva realidad construida a partir de un código, siempre estamos con esa pelea del gato y el ratón, el jurista pone un límite y el informático busca como saltarlo".

El abogado David Maeztu. Fuente: larioja.com

"Todo esto nos lleva a generar reglamentaciones y regulaciones que como no son con consenso general, pueden provocar no una desconexión, pero sí diferentes ámbitos, diferentes reglas y que todo el desarrollo de internet corra el riesgo de fragmentarse, de paralizarse; esto nos tiene que hacer reflexionar sobre qué queremos hacer con internet, a dónde queremos llegar y qué equilibrio de derechos tenemos que encontrar".

Cambiar el accionar de la ley

"Hay muchos casos en los que al final más que ir directamente contra los propios sitios, los operadores les bloquean el acceso, de tal forma que se está reorientando la forma de combatir el fenómeno", explica Maeztu.  

Y suma: "Este es un asunto, que a raíz de una serie de sentencias del tribunal de justicia de la UE, pues empezaron a cambiar la perspectiva; yo no comparto que el hecho de poner un enlace sea un acto de comunicación pública, que es lo que da origen a todo esto". 

Compartir un enlace, ¿delito?

"Si entendemos técnicamente lo que es un enlace, es una referencia a algo que está en un lugar, si yo digo que El Quijote se puede encontrar en la estantería 3, en la posición 7, en tal librería, no estoy comunicando públicamente al Quijote, estoy diciendo dónde está". 

"En internet un enlace hace una referencia a dónde hay un recurso, no es la acción de indicar esa información lo que debería ser enjuiciado, pero ya digo, esto parte de una deficiente comprensión de lo que técnicamente es internet y provoca este tipo de problemas". 

"Al final lo que se está resolviendo es atacar al núcleo esencial, a la conexión, el usuario no puede conectarse. En España tuvimos caso de jueces que ordenan a operadores cortarle la conexión a usuarios, sería el caso más extremo, por un tema de propiedad intelecual".

"Yo creo que esto tiene que ver con cómo las personas de cierta edad que están en los órganos judiciales entienden la tecnología, hay un pequeño déficit en entender el fenómeno y de reglamentarlo". 

El ¿Regular el copyright en internet puede llevar a la posible censura previa?

Fuente: La Vanguardia.

El pasado marzo el Parlamento Europeo aprobó por 348 votos a favor y 274 en contra, la nueva directiva sobre los derechos de autor en internet. Una iniciativa que se viene evaluando desde 2016 y que fue sometido a diferentes debates y a algunas modificaciones de sus artículos más problemáticos.

"Hay que tener en cuenta que esto es un medio esencialmente de comunicación, en la medida en que eso se vea restringido estamos afectando, al menos en España, otros derechos fundamentales, por lo tanto el justo equilibrio, la ponderación de intereses que debe regir, no siempre se hace", opinó Maeztu.

Y agrega: "de hecho vemos como muchas redes sociales cuando compartes material con copyright te lo retiran, sin tener en cuenta si ese material es secundario, si se está utilizando como parodia, si la utilidad es con una finalidad que no es explotarlo comercialmente". 

"Las grandes plataformas están actuando muy prontamente por reclamos de copyright, de propiedad intelecual, y a veces son ellas mismas, ni siquiera los jueces, las que generan un conflicto entre los derechos, esas son otras de las amenazas que tenemos de cara al futuro, el poder de las transnacionales de la información para limitarnos en los derechos como la libertad de expresión", explicó el abogado durante la entrevista en Radio Andina.

"Hay un problema del jurista, que piensa que el problema lo soluciona con la ley", comenta Maeztu, que hace referencia al caso de Napster, Emule, Torrent y cómo empresas como Apple aprovecharon  y entendieron por dónde iba la conducta de los usuarios para crear Itunes, destacando ese enfoque inteligente de aprovechar lo que la gente hace para hacer negocios en lugar de prohibirlo, que a la larga, genera retornos económicos más importantes. 

"Esto no se trata de combatirlo, se trata de facilitarlo". 

Hacia el final, el abogado opina que "es importante dar ese enfoque, a la larga nos trae más ventajas que inconvenientes, mejores servicios, mejor acceso". 

----------------------

Escuchá la entrevista completa a David Maeztu


Te Puede Interesar