jueves 7 jul 2022
triste agonía

La historia detrás de la foto más conmovedora

Omayra Sánchez de trece años se mantuvo con vida durante 60 horas, luchando incansablemente por resistir en el agua, atrapada por escombros. El video de sus últimas palabras.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Sección Internacionales 28 de julio de 2011 - 20:30

Frank Fournier logró captar una de las instantáneas que el mundo difícilmente podrá olvidar. El rostro de Omayra Sánchez.

En 1985, la vida de muchos colombianos cambió radicalmente: el volcán Nevado del Ruiz arrasó con el pueblo de Armero, causando grandes estragos. Muchos de los pobladores perdieron sus viviendas y otros más, la vida.

De acuerdo con el sitio talcualdigital.com la erupción le arrebató la vida a 25 mil colombianos que quedaron sepultados bajos los escombros y el lodo; 800 mil más, resultaron damnificadas y 200 quedaron discapacitados. Este suceso está considerado como el peor desastre natural de la historia de Colombia.

Fue tan grande el desastre que atrajo la atención de miles de periodistas entre los que se encontraba el fotógrafo Frank Fournier, quien se hizo famoso a la postre por ganar el World Press Photo, en 1985, con una imagen que daría la vuelta al mundo y se convertiría en una de las fotografías más conmovedoras de la historia.

Cuando Frank Fournier pisó el territorio colombiano se dirigió rápidamente al lugar de los hechos. Al momento de llegar al pueblo de Armero, un campesino le comentó sobre una niña que necesitaba ayuda.

Sin pensarlo dos veces, le dijo al hombre en cuestión que lo llevara a donde se encontraba la menor.

"Cuando me condujo hacia ella estaba casi a solas, unas pocas personas la rodeaban en tanto algunos trabajadores de rescate ayudaban a otra persona un poco más lejos", comentó Fournier

A lo que agregó: "Estaba dentro de un gran charco, atrapada de la cintura hacia abajo por concreto y otros escombros de casas. Ya llevaba unos tres días en esa situación, estaba dolorida y muy confundida".

Esta niña de nombre Omayra Sánchez de trece años se mantuvo con vida durante 60 horas, luchando incansablemente por salvar su vida. Fue tal el impacto que causó que sin pensarlo Fournier tomó una instantánea momentos antes de que ella falleciera.

Testigos cuentan que, cuando llegaron los reporteros, estaba agachada sobre un neumático, que colocaron bajo sus brazos como único recurso; sintió las voces, levantó la carita y los miró.

Intentó una sonrisa. "¡Ay...!", dijo pero no lloró, y los periodista afirmaron que "no nos miró con súplica, no estaba derrotada, había mucho de valentía en su mirada", se le veía tranquila, valiente informó la BBC.

Fuente: Contexto

Te Puede Interesar