La respuesta de Gobierno

Quejas de vecinos de Guaymallén por un semáforo electrificado sin arreglar

En la intersección de las calles Dorrego y Moldes de Guaymallén, un semáforo ha desatado las quejas de vecinos de la zona. No, no es porque está fuera de funcionamiento sino porque está funcionando pero en el piso, con sus cables a la vista y con electricidad lo que supone un riesgo teniendo en cuenta la cantidad de personas que cruzan por el lugar, incluyendo niños/as y adolescentes que pasan por allí para llegar al Polideportivo de la esquina.

El semáforo fue derribado el pasado domingo 16 de junio. Aquel día, cayó luego de un accidente de tránsito que ocurrió en ese lugar y desde ese momento, sigue funcionando pero desde el suelo. La escena llamó la atención de muchos vecinos y vecinas que transitan a diario por la zona ya que sólo fue rodeado por una cinta de "Peligro" pero continúa electrificado.

Esto sin mencionar que a pocos metros, en la esquina próxima hay otro semáforo que si bien está en pie y no ha sido embestido por algún vehículo, no funciona bien: no enciende su luz roja lo que también propone un riesgo.

Desde la Secretaría de Servicios Públicos de Mendoza informaron que ya están trabajando en el semáforo que va a demandar una obra civil y luego una técnica para poder volver a ponerlo en funcionamiento correctamente.

Agregaron que no debería tomar mucho tiempo completar los trabajos, por lo que todo volverá a la normalidad a la brevedad.

Te Puede Interesar