25 DE MAYO

La vigencia de las Veladas Patrias en Malargüe

Sigue intacta, gracias a los ingredientes que aportan la cultura y la idiosincrasia malargüina, con sus costumbres, sus emociones en el baile o el canto. La creatividad también aportó a la gran fiesta del Aniversario de la Revolución, de Mayo, cuando quienes llegaban la noche del viernes al polideportivo local se sorprendían con la escenografía montana en el principal acceso al edificio, simulando ese cabildo de 1810.

La noche del 24 y madrugada del 25, la Dirección de Desarrollo Cultural y Protección Patrimonial de la Municipalidad de Malargüe, organizó en el Centro Polideportivo y Cultural Malal Hue, la Velada Malargüe le Canta a la Patria, ocasión que los malargüinos aprovecharon para celebrar los doscientos nueve años del Primer Grito Patrio.

Desde las 21,30 y hasta entrada las primeras horas de la madrugada, desfilaron por el escenario los artistas Ramón Perea, Faustino Martínez, Los de Malargüe, Las Voces del Salitral, Malargüe Dúo, Escuela Artística, Conservatorio Juan Sebastián , Coro Municipal Hugo Cabrera, los alumnos de la Escuela Rufino Ortega y los bailarines de la Academia Quinan Teca, Amulén y del Elenco Charú.

Durante las actuaciones se vivió aire festivo, más aún al momento de gritar al unísono Viva la Patria, cuando finalizaba el Pericón o el Himno Nacional, manifestando nuestra identidad como pueblo argentino y compromiso cívico.

La Velada de este fin de semana, fue una verdadera fiesta popular, enmarcada en la historia y la tradición argentina, con marcos culturales auténticos, que no se desprenden de las raíces de la fundación de nuestra Patria.

La música y la danza sustentan esa identidad argentina, ajenas a los cambios que llegaron con el tiempo de la modernidad, porque a través de estas manifestaciones se siguen preservando y transmitiendo nuestra cultura.

La Velada Malargüe le Canta a la Patria fue en este 2.019 una herramienta para seguir asegurando la cultura, y garantizar el folklore y el afianzamiento de nuestra idiosincrasia, con los bailes, las canciones y la vestimenta típica que portaron los anfitriones (el personal de la Dirección de Cultura). 

Te Puede Interesar