Violencia Fútbol Argentino

Tras la barbarie en San Luis: AFA tomó una decisión drástica y contundente

Por Sección Andino Sports

El fútbol argentino nuevamente estuvo manchado por un hecho de violencia. Ocurrió este sábado en el duelo entre Sporting Club Victoria de San Luis y Peñarol de San Juan, correspondiente al Torneo Federal Regional Amateur de la Asociación del Fútbol Argentino. El mismo terminó suspendido.

La decisión se produjo luego de que los simpatizantes del elenco local ingresaran al recinto en el cual se estaba disputando el encuentro, para agredir y perseguir a los futbolistas del conjunto visitante, quienes tuvieron que escapar saltando los alambrados de las tribunas. Los aficionados, en tanto, lanzaron botellas, piedras y bombas de estruendo hacia los protagonistas que se situaban en el campo de juego, impidiendo que se jugara el compromiso.

Por este hecho, en el que muchos de los futbolistas del elenco sanjuanino sufrieron agresiones físicas, la Asociación del Fútbol Argentino anticipó que desafiliarán a Sporting Club Victoria. Así lo anunció Pablo Toviggino, presidente Ejecutivo del Consejo Federal de la AFA.

"Vamos a sancionar de manera muy fuerte al club. El Tribunal de Disciplina del Consejo Federal desafiliará a esta institución de la órbita del asociación de fútbol argentino. Se prohibirá que se jueguen partidos a futuro y también lo sancionará con la imposibilidad de seguir participando en torneos federales", expresó el dirigente.

"Esto no es el fútbol argentino. Esto sucede por la complicidad de las fuerzas de seguridad local. Si hubiesen hecho el operativo como corresponde, esto no hubiese sucedido", explicó Toviggino y cerró: "No me quedan dudas de que hubo una zona liberada". Vale recordar que

Cristian Bove, director técnico de Peñarol, dialogó con la prensa y relató lo que sucedió en San Luis.

"Fue un desastre. Nos pegaron en todo el partido. Cuando se suspendió quisimos salir de la cancha pero nos cerraron el portón y se armó una batalla campal. Los jugadores de ellos empezaron todo. Después se sumaron los hinchas. Queríamos ir al vestuario pero un policía nos cerró el portón y nos empezaron a pegar, no había cómo salir", manifestó.

Siguiendo esa linea, resaltó la gran cantidad de personas que quisieron atacarlos: "Nosotros eramos veinte y ellos doscientos. Era un mundo de gente. A Ernesto Ceballo, uno de nuestros jugadores, le dieron un rodillazo en el pecho y lo desmayaron. Hubo patadas, rodillazos, todos están lastimados". 

Te Puede Interesar