lunes 28 nov 2022

El vino se devalúa, pierde poder de compra y no alcanza para cubrir los costos

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
10 de mayo de 2019 - 00:00

Las cifras publicadas en el último informe emitido por el Observatorio Cooperativo de ACOVI (Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas) reflejan que un productor necesita entre un 60% y 190% más de vino tinto para comprar lo mismo que el año pasado. Si se mira el caso del blanco, se necesita entre un 30% y un 144% más que en marzo de 2018. El estudio mide el valor del vino como producto y lo que se alcanza a comprar teniendo en cuenta sus actuales precios de mercado.

El análisis parte de un indicador denominado Poder Adquisitivo del Vino (PAV), que representa la capacidad de compra que tiene un productor al recibir el pago por un litro de vino: se analiza la cantidad de litros que necesitaría vender para poder adquirir diferentes bienes que son esenciales para la producción del propio litro de vino.

Un dato a tener en cuenta es que en este informe se introducen algunas modificaciones respecto a publicaciones anteriores, dado el proceso de mejora que lleva el organismo y también a cambios en el entorno que hacen necesaria la revisión del cálculo:

-Precio del vino tinto y blanco: se considera para el cálculo el precio promedio del vino tinto y blanco genérico, publicados por la Bolsa de Comercio de Mendoza (BCM).

-Mano de obra: se incorpora en el cálculo el monto mínimo no imponible para contribuciones patronales, introducido por la ley 27.430.

-Insumos dolarizados: se considera el precio de mercado en dólares de los mismos, asumiendo que estos pueden variar en el tiempo.

-Energía eléctrica: se considera el pago por la factura eléctrica de un productor de 10 hectáreas, 35kw de potencia y 44.618 kw/h de consumo anual.

Nicolás Vicchi, subgerente de ACOVI, señala que "la primera conclusión es que el poder adquisitivo del vino, tanto de un productor de tinto como de blanco, sigue evidenciando un deterioro a marzo de 2019. En el caso del tinto se requiere entre un 60% y 190% más que en el mismo mes de 2018, según el insumo. En cuanto al blanco, este incremento va de 30% a 144%". La caída interanual del precio promedio del vino tinto fue de 24% y del blanco 9%, mientras que los insumos subieron entre 20% y 122%.

Fuente: Informe Poder Adquisitivo del Vino elaborado por el Observatorio ACOVI en base a los datos de la Bolsa de Comercio de Mendoza.

Como ejemplos puede mencionarse que este año se necesitaron 2.369 litros de vino tinto (57% más que en 2018) o 3.041 de blanco (31% más que en 2018) para pagar un mes de trabajo a un obrero común, con 9 a 12 años de antigüedad. En cuanto al combustible, en marzo el productor requiere 99 litros de tinto para cubrir el gasoil asociado a 8 horas de uso del tractor, cuando en marzo del año pasado requería 46 (116% de incremento interanual). 

Fuente: Informe Poder Adquisitivo del Vino elaborado por el Observatorio ACOVI.

Se observa que a marzo de 2019 el poder adquisitivo tanto del vino tinto como del blanco se ha deteriorado respecto al mismo mes de 2018, es decir, el productor necesita mayor cantidad de litros para comprar los insumos básicos para producir. Esto marca el deterioro de la ecuación económica de la vitivinicultura.

En el caso del vino tinto se requiere entre 57% y 191% más de vino que el mismo mes de 2018 (dependiendo del insumo). En cuanto al vino blanco este incremento va de 31% a 144%. Si se tiene que destinar más vino a pagar los mismos insumos, el productor termina resignando ganancias o bien trabaja a pérdida.

Esto es producido por incrementos interanuales en los precios de todos los insumos, los cuales resultaron superiores a los del precio del vino, que registraron una caída respecto a igual periodo de 2018.

"Aquellos insumos que se encuentran dolarizados o cuya variación está ligada a la evolución de la moneda extranjera, son los que mayor deterioro en términos de litros de vino han evidenciado, es decir que se precisan cada vez más litros de vino para poder obtenerlos a cambio", agrega Vicchi.

Si se analiza la variación interanual de los insumos, la mano de obra resulta ser la que menos incremento sufrió (un 19,3%). Por su parte, el dólar oficial se incrementó interanualmente un 117%, afectando considerablemente el precio de los insumos que se encuentran dolarizados como la maquinaria, los fertilizantes y el herbicida (con incrementos interanuales entre 109% y 122%).

Fuente: Informe Poder Adquisitivo del Vino elaborado por el Observatorio ACOVI.

El combustible muestra un incremento entre marzo de 2018 y marzo de 2019 del 65%, mientras que la factura de energía eléctrica se incrementó en el mismo periodo un 66%. 

Si se analiza el valor de la energía, a marzo 2019 se requerían 380 litros de vino tinto para pagar la factura eléctrica por uso de riego agrícola, cuando el año pasado se necesitaban 174 litros (118% de incremento). Para el caso del blanco, se precisan 487 litros versus 267 de marzo 2018 (83% de incremento). 

Una alarma se da con los bienes alimentarios, como afirma Carlos Iannizzotto, presidente de CONINAGRO y directivo de ACOVI: "El aumento de la Canasta Básica Alimentaria ha sido mayor al de la Canasta Básica Total (CBA 70% y CBT 65%). Los aumentos en bienes básicos o de primera necesidad como alimentos han superado a los de otros bienes o servicios. Esto impacta aún más en la población de menor nivel económico, quienes son los que destinan mayor proporción de sus ingresos a estos bienes de necesidad primaria".

El vino y la canasta básica

Fuente: Informe Poder Adquisitivo del Vino elaborado por el Observatorio ACOVI.

En marzo de 2019, un productor de uva necesitó en promedio 1.182 litros de vino tinto o 1.517 litros de blanco para poder acceder a la Canasta Básica Alimentaria, es decir, para poder cubrir las necesidades básicas nutricionales de una familia tipo y no considerarse indigentes. Eso significa un 123% de aumento para el tinto y un 87% más para el blanco que en 2018.

Fuente: Informe Poder Adquisitivo del Vino elaborado por el Observatorio ACOVI.

"El incremento constante en los insumos y la caída en el precio del vino ha llevado a que en marzo el productor se encuentre por debajo del punto de equilibrio: con sus ingresos no logra cubrir los costos operativos. Necesitamos herramientas que permitan al productor recomponer la rentabilidad perdida, focalizando esfuerzos en variables en las cuales este puede influir, como la reducción de costos o el incremento del rendimiento por hectárea", concluyó Iannizzotto.

Te Puede Interesar