Cómo Anabel acordó con Cristina enfrentar a Bermejo y al tándem de los intendentes
Viernes, 19 de abril de 2019No hubo acuerdo entre Bermejo y la senadora nacional Fernández Sagasti, con lo que el peronismo tendrá su interna en las PASO. Festeja Cristina, a quien le han dicho que ya mide 30 puntos en Mendoza. Y festeja Cornejo, porque entiende que su candidato Suárez -de ganarle a De Marchi-, tendrá más chances frente a Anabel que con Bermejo. De Marchi promete un candidato "bomba" para competir en Capital.
Por: Marcelo Torrez En Twitter @MarceloTorrez

La emoción embargó a ambos, como en los viejos tiempos, pese a que los dos tienen una efímera historia de militancia política. Cerraron el puño y decidieron avanzar. El diputado provincial Lucas Ilardo, líder de La Cámpora en Mendoza y Anabel Fernández Sagasti, la senadora nacional -considerada la única y verdadera "hija política" de Cristina de Kirchner-, ya se habían cansado de esperar un posible arreglo. Al entusiasmo y al festejo, le siguió la acción. Y se repartieron el trabajo de armar las listas, candidato por candidato, en cada uno de los departamentos. El motivo de la emoción de ambos, y de energía renovada, surgió luego de que Anabel, la "hija política", se reuniera con la mismísima señora en Buenos Aires para hablar de Mendoza, ante el inminente vencimiento del plazo para la presentación de las listas de candidatos.

"¿Jugamos o no, Cristina?"-pidió instrucciones Anabel-, a quien aparece como la dueña de la mayor cantidad de votos que hoy puede reunir un dirigente político en la Argentina, a seis meses de las elecciones presidenciales. "Veamos las encuestas", ordenó Cristina. Y luego del trámite, la ex presidenta consultó por cuántos lugares ofrecía, a Unidad Ciudadana -su exclusivo espacio-, el peronismo no tradicional, el de los intendentes, el que tiene a Alejandro Bermejo como as de espada. Ambas entendieron que en la repartija merecían más y que, por las encuestas, las serias, las que hoy aseguran que Cristina cuenta con el 30 por ciento del electorado mendocino y en crecimiento en una provincia históricamente antikirchnerista, decidieron ir por más; o por todo: "Vamos a las PASO, sin arreglo y renovamos en serio el peronismo provincial, porque le vamos a ganar a Bermejo".

El peronismo mendocino se encamina a dirimir su candidato a gobernador en las PASO, sin arreglo posible entre Alejandro El Pulga Bermejo y la citada hija política de la senadora nacional y ex presidenta de la nación. Bermejo, cerca de las 20, ya anunciaba vía Twitter el fracaso de las negociaciones y que su compañera será la sureña Cristina Da Dalt. Antes de eso y a medida que pasaban las horas, de acuerdo con un informante calificado del kirchnerismo provincial, las posibilidades eran cada vez más difusas para fumar la pipa de la paz. La misma fuente, así también, le bajaba el tono al encuentro de Anabel con Cristina para definir la situación del espacio en Mendoza: "porque la Anabel habla todos los días con Cristina", aclaró.

Cristina y Anabel se vieron el miércoles en Buenos Aires, antes de que la senadora mendocina retornara a la provincia con intenciones, aparentes, de reunirse con Bermejo. Un encuentro que, al menos hasta ayer, no se había producido. Ni siquiera una llamada, de parte del intendente de Maipú, comentaron desde el sector kirchnerista. Claro que desde Unidad Ciudadana tampoco marcaron el número del Pulga.

Hasta una semana atrás se estuvo buscando la unidad y Anabel fue partidaria, en su momento, de alcanzar un acuerdo. En la intimidad cree que Bermejo es quien le podría ampliar las chances al peronismo para enfrentar al oficialista Cambia Mendoza. Quizás no para ganar la provincia, lo que se constituiría en un verdadero milagro político, pero sí para realizar una elección más que digna. Fue Carlos Ciurca, el eterno operador peronista y ex vicegobernador de Francisco Pérez, quien esbozó días atrás un borrador de un posible acuerdo con los Bermejo; especialmente para discutirlo con Adolfo Bermejo, el hermano de Alejandro. El bosquejo, afirman quienes lo tuvieron en sus manos, era realista. Allí se repartían entre los intendentes y Unidad Ciudadana alrededor de 16 bancas legislativas, todas con posibilidades ciertas y concretas de ganarse. Unas 10 para repartir entre Bermejo y los intendentes, y las 6 restantes para La Cámpora. El papel fue de mano en mano. Cuando volvió a las de Ciurca, los cargos para el kirchnerismo significaban la mitad o menos de lo que habían propuesto. No había arreglo de esa manera. Además, se suma la oposición de los hermanos Félix, del sur, a un acuerdo con La Cámpora y con las intenciones de influir todo lo posible en el armado provincial de la lista que se debe presentar mañana.

Con esa información disponible, Fernández Sagasti fue empujada por Cristina a enfrentar el tándem de los intendentes. El camporismo llenaba ayer los casilleros vacíos en todo el territorio. Para el sur tendría la inestimable ayuda del ex gobernador Celso Jaque, quien aportaría los nombres faltantes. Las encuestas, como está dicho, resultaron ser determinantes. Cristina crece en Mendoza, mientras la imagen del presidente Macri se desbarranca. A mediados del año pasado Macri alcanzaba casi 60 puntos de imagen positiva. Hoy está en menos de 20, según los sondeos más serios. Cristina, para esa altura del año, no superaba el 20 por ciento de imagen positiva. Hoy ya está en 30 por ciento. Si puede convertir esa imagen positiva en intención de voto y transferírselos a Anabel, que se muestra como la propia Cristina en Mendoza, pueden ganarle a Bermejo en la interna y hasta jugar con alguna chance en la provincial. Jugar al milagro, digamos.

La situación de quiebre en el peronismo, ha sido música para los oídos de Alfredo Cornejo, el gobernador, que siempre apostó y "trabajó" para que ese divorcio se concretara. Hay que decir con claridad que Cornejo buscó, como máxima, que La Cámpora jugara por afuera del peronismo entendiendo que esa situación dividiría el voto opositor a favor de Rodolfo Suárez a quien descuenta será el ganador de la contienda interna con Omar de Marchi. No logró ese cometido. Pero con las PASO en el peronismo hace, en la intimidad, otro análisis. Supone, como Anabel y como Cristina, que el kirchnerismo puede ganarle la contienda a Bermejo y si fuera así, esa polarización nacional se trasladaría a Mendoza. Cornejo entiende que Cambia Mendoza se impondría sin demasiada dificultad a una candidata, como Anabel, ciento por ciento K. De ahí su satisfacción.

Cornejo no para de hacer análisis. Está preocupado desde hace tiempo. Sabe que lo único que le queda por defender "a muerte" es Mendoza, lo último que entregará. El límite que se ha autoimpuesto, frente a lo que considera, al menos hoy, una derrota de Cambiemos a nivel nacional. Es pesimista sobre las chances de Macri. Realista, aclara un interlocutor con acceso a su despacho.

En cuanto a lo que ocurre en Cambia Mendoza, todo indica que no habrá sorpresas. Lo más movedizo y ruidoso viene por el lado de De Marchi. Hoy presentará su candidato o candidata en Capital. El lujanino -que recibió a comienzo de semana la visita de un comisionado de Macri (Sebastián García de Lucca, el vice ministro del Interior), según reveló el diario La Nación para evitar un enfrentamiento "escandaloso" con Cornejo y reconducir la confrontación interna hacia caminos más civilizados-, ha prometido un nombre "bomba" que competirá en Capital, en la meca del radicalismo mendocino. 

Por lo demás, y por lo que se viene, hay que volver al análisis de Cornejo, un obsesivo y profesional de estos momentos clave de la política. Su presunción refleja que, en Mendoza, pese a los esfuerzos que hizo para evitarla, habrá polarización. Que José Luis Ramón, con su Protectora perderá fuerza en ese estado de situación, como también la izquierda que representa el FIT. Con lo que, supone, Cambia Mendoza y el Elegí peronista se disputarán un 80 por ciento del caudal de votos. Quien llegue a 40 puntos se queda con la provincia. Si la disputa final es con Cristina, y con Anabel como su candidata en Mendoza, está convencido de que Suárez (de pasar la interna, claro está) se queda con el trofeo mayor. Y de suceder eso, dormirá tranquilo, aunque Macri y Cambiemos se desplomen en la nación.

Tamaño del texto
Comentarios
Sergio
22-04-19 13:04
Pide instrucciones? Entiendo que le debe el cargo de senadora nacional a su jefa pero en algún momento debería mostrar un poco de independencia de criterio. Igual es invotable esta chica, una lástima porque tiene todo para ser una gran política pero nació vieja.
Oscar
19-04-19 10:54
Una vez m?s esta gente aplica la biblia peroncha con el pensamiento de peron para el proyecto nacional que los ha caracterizados de 1943 todo vale para tomar el poder y llevarse el pa?s en sus bolsillos, que el Universo los sosterre.
Tu comentario