Curiosidades Deportivas

Lo gritó más que un gol a Banfield: el increíble festejo de Pepe Sand tras el triunfo de su yegua

Por Sección Andino Sports

Cada vez que tiene un tiempo libre, como sucedió este fin de semana sin fútbol de la Superliga, José Sand vuelve a Corrientes, su tierra. Es su lugar en el mundo, más allá del grito de gol y el amor por la camiseta granate. Allí, el goleador de Lanús creció y junto a su hermano mantuvo viva la pasión de su abuelo por los caballos de carrera . Por eso, su haras se llama Don Lenin y allí cría especialmente cuartos de milla. Las tierras se las compró tras su paso por River, hace unos 15 años.

En la semana, entre entrenamientos y concentraciones, el Pepe se hace un lugar a menudo para ir a Palermo, done sigue las carreras desde la tribuna Paddock, y se suma a los asados que se hacen en el stud El Mono. La noche la definen, eso sí, según cuándo juega Sand el fin de semana, para que no falte a la reunión de amigos.

Esta vez, con más tiempo, José viajó a Bella Vista, donde se disputó una fecha especial, que incluyó un Gran Clásico cuadrero sobre 325 metros. Allí estuvo su yegua Doña Fantástica, para enfrentarse con Pandora y Regalito, en carriles separados por rieles, como sucede tierra adentro. Allí, su crédito quedó segunda, en un buen resultado. Pero horas antes le había ido mejor con Doña Amanda, que se impuso en 300 metros a Lukaku y Magistrada, y, pasional como en cada gol, el goleado se desató con un alocado festejo, ante el delirio y las risas del público que vivió esas casi ocho horas de fiesta y, más que nunca, tuvo motivos para pedirle autógrafos.


Te Puede Interesar