Cornejo defendió los 190 días de clases pero afirmó que están abiertos a las críticas

Esta semana el Gobierno de Mendoza anunció que el Ciclo Lectivo 2019 el 18 de febrero y que la meta es cumplir 190 días de clases. Esta medida generó la reacción de docentes, alumnos y padres que se manifestaron en contra de una vuelta a las aulas tan anticipada. Al respecto, el gobernador Alfredo Cornejo defendió lo dispuesto por la DGE pero resaltó que están atentos y abiertos a los reclamos de la comunidad educativa.

El mandatario mendocino participó este mediodía de la entrega de 66 viviendas del IPV en Maipú y aprovechó la oportunidad para anunciar un aumento en las becas que se les otorgan a los docentes por capacitarse.

Explicó que en octubre unos 9.000 profesionales cobraron $4.500 en la primera cuota y que la segunda, también de $4.500 se pagará la semana que viene. En tanto, la tercera que se va a depositar antes de fin de año y que iba a ser de $1.500 pasará a ser de $4.500, acumulando un total de $13.500 por este plan de estímulo a la capacitación y formación docente.

"Se han capacitado 9000 docentes. Ha sido un esfuerzo muy grande, iban a clases de capacitación todos los sábados, fuera del horario de trabajo. Para nosotros es un estímulo para todos esos docentes que quieren capacitarse en Lengua, Matemática, Inglés y otras asignaturas", expresó Cornejo.

En tanto, el gobernador también ponderó la decisión de su gobierno de ir por 190 días de clases en el 2019 y opinó de las críticas que ha generado el inicio de clases a mitad de febrero.

"Nuestro gobierno quiere lo mejor para las personas que usan la educación y que tienen en la educación un reaseguro de su crecimiento individual. Creemos que más días efectivos de clases es bueno para quienes más lo necesitan. Pero por supuesto estamos siempre abiertos a escuchar manifestaciones y no vamos a ir más rápido de lo que la sociedad quiera ir. Evaluaremos esos mensajes de WhatsApp de algunos padres y algunos alumnos y algunos docentes", indicó el mandatario.

Remarcó que no considera que el rechazo a esta medida sea una cuestión masiva de la totalidad de los padres, docentes y alumnos. Sin embargo afirmó que "siempre está la chance de dar marcha atrás, pero hoy estamos escuchando nada más".

Respecto de los argumentos utilizados por los detractores de esta medida, dijo que "la temperatura de la segunda quincena de febrero es la misma que la de noviembre, con lo cual en noviembre no debería haber clase. La infraestructura de las escuelas tienen problemas hace muchísimos años y ha ido mejorándose durante mi gobierno con mucha humildad, pero con ese criterio tendríamos problemas en 180 días de clases como en 190, la infraestructura tampoco es un argumento".

No obstante aseguró que esta disposición sí cambia el calendario de algunas familias y expresó que "lo comprendo y pido disculpas si alguien tenía programado otras cosas en ese tiempo, pero creo que Mendoza tiene que ir a más y no ir a menos días de clases. Nuestro sistema educativo tiene que ir a más calidad y más calidad no es solo más días de clases pero generarlos es condición sine qua non".

Te Puede Interesar