La lucha por los derechos campesinos en el seno de la ONU de la mano de un mendocino

El 28 de septiembre, en Ginebra, en una sesión histórica fue adoptada por el Consejo de Derechos Humanos (DDHH) de Naciones Unidas (ONU), la Declaración de Los Derechos de los Campesinos y otras personas que trabajan en áreas rurales. 

En el informe oficial de presentación del texto definitivo, se destacó el llamado urgente de la Alta Comisionada Adjunta de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Kate Gilmore, a finalizar la labor sobre el proyecto de Declaración a fin de responder a más de 1.000 millones de personas que viven en las zonas rurales quienes suministran una elevada proporción de los alimentos consumidos. El Informe también destacó el apoyo de la FAO a la Declaración, tomando en cuenta que la misma contribuirá en el objetivo de hambre cero y la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, ayudando a alcanzar el potencial que tienen y a superar los desafíos que enfrentan en su vida cotidiana.

Este miércoles, en Nueva York, Estado Unidos, se realizó el evento paralelo sobre la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los campesinos y otras personas que trabajaron en áreas rurales, convocado por el estado plurinacional de Bolivia, Cuba, Ecuador, El Salvador, Venezuela, Nicaragua y Sudáfrica.

La apertura la realizó el embajador permanente de Bolivia, Sacha Llorenti, a este acto también se sumaron de organizaciones de la sociedad civil. 

Diego Montón expuso en las Naciones Unidas. Foto: Gentileza @DiegoMonton1

El mendocino Diego Montón miembro de la delegación, en representación de La Vía Campesina, en su intervención señaló que "la globalización ha tenido fuertes impactos en las poblaciones rurales. Los violentos cambios impulsados por las inversiones financieras en la agricultura han provocado desplazamientos, despojos y migraciones; además de serios problemas en la salud, derivados del uso masivo de agrotóxicos, también se agravó trabajo esclavo y precarizado, bajos precios pagados al campesinado, seguidos por acciones violentas, muchas veces, de la mano de paramilitares privados".

Además, indicó que "a las luchas y protestas campesinas se les respondió con persecución y criminalización, incluyendo múltiples asesinatos, cárcel y desapariciones. Esta situación es parte de las causas de la migración".

En cuanto a la experiencia de La Vía Campesina, contó que en "más de 80 países, así como la documentación de esos informes fueron la base de la propuesta de la Declaración de los Derechos Campesinos. En ese sentido, la adopción de la Declaración de Derechos Campesinos y otras personas que trabajan en zonas rurales es un gran paso en la defensa de los derechos humanos en el campo".

Horizonte de políticas públicas para la agricultura

La declaración representa un horizonte sobre las políticas públicas que los estados puede desarrollar en sus países recopilando y organizando diferentes instrumentos que existen dispersos. No es una declaración que pretenda ir contra la soberanía ni la autodeterminación de los estados.

Además, se explaya en los derechos colectivos de los campesinos, que no son contradictorios con los derechos individuales, sino complementarios según los usos y costumbre y las culturas. Un claro ejemplo son las tierras comunales o de pastoreos comunitarios que existen en todos los continentes, incluido Europa que muchas veces no están legalizadas.

Es por esto que esta declaración representa un avance en la concepción pluricultural de los derechos, además de ser una herramienta estratégica no solo para las campesinas y campesinos sino para toda la humanidad.

Fuente: La Via Campesina

Te Puede Interesar