Copa Libertadores

Boca - River suspendido y se juega mañana a las 16

Fue necesaria muchísima agua, esos implacables 100 milímetros, para apagar tanto fuego. "El partido está suspendido y se juega mañana a las 16", anunció Daniel Angelici a las 15.20 de un sábado climáticamente implacable en Buenos Aires y alrededores.

La medida fue absolutamente lógica y razonable. Hubiera sido una picardía haber intentado jugar en un campo que drenó todo lo que pudo la enorme cantidad de agua que cayó, pero que no logró evacuar distintos charcos en el terreno.

A través de su cuenta de Twitter, el organismo que rige los destinos del fútbol continental, informó: "Por motivos de fuerza mayor el partido queda suspendido para mañana, domingo 11 de noviembre a las 16 horas".

 Según informaron desde el organismo que rige los destinos del fútbol sudamericano, se pondrá una lona desde las 11:00 del domingo para preservar el estado del campo de juego de la Bombonera, debido a que está previsto que continúen las lluvias en las próximas horas. La previsión del clima en la Ciudad de Buenos Aires "no es alentadora".

De esta forma, se terminó con una jornada repleta de especulación hasta último momento, en el que muchos hinchas se movilizaron hasta el estadio "La Bombonera", ante la falta de información oficial.

Ambos planteles ni siquiera llegaron a salir de sus respectivas concentraciones, Boca en el hotel Intercontinental y River en el estadio "Monumental", donde eran acompañados también por hinchas que no podían asistir al encuentro.

A las 15:30, el árbitro principal, el chileno Roberto Tobar, recorrió el campo de juego con sus colaboradores intentando hacer roda la pelota, que quedaba estancada en cada espejo de agua que se divisaba desde las alturas. 

 

Te Puede Interesar