Automovilismo

Megaestafa de facturas "truchas" en el Automovilismo: ¿quiénes son los pilotos apuntados?

Por Sección Andino Sports

No hay automovilismo sin facturas truchas. Es un testimonio que se repite con las fuentes del Turismo Carretera, los que están en las carreras en cada fin de semana. No importa la categoría ni el autódromo en que se corra. En todo el país. Es un sistema aceitado, entre los pilotos, los auspiciantes y los aportantes de las facturas truchas.

Tan aceitado que basta con poner en internet cómo financiar una carrera para que alguien revele la operatoria.

Las empresas quieren evadir impuestos, los pilotos ganan auspicios (aunque por un monto menor al que se declara en las facturas) y Claudio Gómez, uno de los líderes de la banda de las facturas truchas, se queda con el 4% de cada factura. Así los pilotos funcionan como nexo entre las empresas y la banda.

Si bien una gran mayoría de los pilotos conoce y participa de esta operatoria, el equipo de A24.com accedió a una lista de nombres. Entre ellos Daniel Vázquez, Fabio "Kelo" Torres, Rubén Menvielle y Mariano Trepichio. Todos ellos eran parte de la banda de Claudio Gómez. Son pilotos conocidos en el ambiente pero no para la gran mayoría de los seguidores del automovilismo.

Sin embargo, la lista no se agota allí, se trabaja sobre una lista mucho más amplia de pilotos muy conocidos que también están en la mira, entre ellos un campeón de TC y TC2000.

Los investigadores buscan profundizar la información sobre qué pilotos usaron facturas truchas y cuál es la responsabilidad de la Asociación Corredores Turismo Carretera (ACTC), una entidad que hasta hace poco parecía intocable y que fue allanada en abril por el juez federal de Quilmes Luis Armella.

Para ratificar los indicios de la investigación, el juez espera un informe clave de la AFIP. Es un entrecruzamiento de datos entre los equipos de competición del Turismo Carretera de todas las categorías, los pilotos, las empresas patrocinantes y la red de facturas apócrifas. Ahí se terminaría de confirmar la operatoria de la banda de Claudio Gómez y Heber Russo, un vendedor de autos de Lanús que en pocos años llegó a tener un patrimonio millonario, conformado por autos importados, casas en Pinamar y departamentos en Puerto Madero y Miami.

La investigación sobre la megaestafa de las facturas truchas sigue y tiene varias aristas. Por un lado, una usina de facturación trucha con más de 3.500 empresas apócrifas. Es decir, contribuyentes con una nula capacidad operatoria (un changarín con un BMW a su nombre, un monotributista sin oficinas ni empleados que facturaba millones, y varios ejemplos más) que aparecían en una lista de aportantes y auspiciantes de autos de competición.

Pero la banda también participaba en otro tipo de ilícitos, como la usura y las extorsiones. Incluso negociados en Vaca Muerta, con figuras importantes de la política y relaciones en la farándula.

En los próximos días este escándalo promete traerle dolores de cabeza a más de uno.

Fuente: A24.com

Te Puede Interesar