caso genaro fortunato
¿Qué pasará con Julieta Silva?: este lunes dictan sentencia en el caso Fortunato
Lunes, 3 de septiembre de 2018
Por: Cristian Pérez Barceló

Julieta Silva -acusada de atropellar y matar a quien era su novio, el rugbier Genaro Fortunato-    no iría a la cárcel, incluso si fuera condenada, en una causa donde las partes hicieron reserva de casación y dan a pensar que la sentencia a la que arribe este lunes el tribunal, no quedaría firme.

Especulaciones al margen, lo cierto es que las posiciones planteadas por fiscal, querella y defensa han sido diametralmente opuestas; ni siquiera los acusadores se pusieron de acuerdo.

Es que incluso el Ministerio Público Fiscal ha transitado en esta causa por diferentes opciones: no sólo se quedó en una etapa del proceso sin la doble calificación del homicidio por alevosía y vínculo, sino que después ya con el requerimiento de elevación a juicio presentado formalmente y hasta con el debate en pleno desarrollo, dio giros que sorprendieron a todos.

Es que, aún cuando se mantuvo el fiscal Fernando Guzzo en la firmeza de que no se trataba de un accidente lo ocurrido el 9 de setiembre del año pasado entre Silva y su novio Genaro Fortunato, al momento de los alegatos le bajó la expectativa de la familia de la víctima a la idea de un pedido de prisión perpetua, y argumentó a favor de un atenuante para la pena de la acusada.

En efecto, dijo que a su entender el caso se enmarcaba en los términos del homicidio doloso y que la relación de pareja estaba probada, pero que la acción criminal Silva la llevó a cabo bajo los efectos de la emoción violenta. Esto dio mayor fuerza a lo que Guzzo había dicho acerca de que se iba a mover con absoluta objetividad en la causa.

Ese atenuante, más el hecho de que ella no tuviera antecedentes, sea joven y madre, lo llevaron a pedir 14 años de prisión.

Tíndaro Fernández, reconocido abogado del sur provincial, con larga trayectoria en la función judicial y en el ámbito privado, sin embargo, por "respeto a la familia" y por coherencia con su convicción inicial en la causa, entendió que como mínimo le corresponde 20 años de cárcel a quien señaló como la mujer que intencionalmente dio muerte a su pareja.

Todo esto, no llevó a otra conclusión que no sea que se haya favorecido la posición de la defensa, más allá de que el abogado Alejandro Cazabán no cree que ni siquiera haya que pensar en un gesto desde la fiscalía al presentar una acusación con penalidad atenuada, sino que para él, desde el comienzo, desde el Ministerio Público Fiscal, con sus sucesivos actores, desde la Procuración Adjunta, hasta Guzzo, pasando por la instructora Andrea Rossi, a quien directamente acusó de incumplimiento de los deberes de funcionario público y llegó a pedir una compulsas por entender que ha cometido actos ilícitos en la investigación.

No sólo habló de la posibilidad de que se hayan plantado pruebas, en referencia a unos anteojos que aparecieron en la gaveta del auto Fiat Idea, que luego una pericia demostró que no pertenecían a Silva, sino por el hecho de que se utilizó esa supuesta prueba a la hora del requerimiento de elevación a juicio, cuando ya una pericia había demostrado que no era de la graduación correspondiente a la patología de la imputada.

La trascendencia de ello radica en que esos lentes en ese habitáculo del vehículo, podían darle forma a la idea de homicidio con dolo eventual: si tenía anteojos a mano y no los usó, este delito habría tenido en esa situación un sustento importante.

Lo más trascendente, con vistas a la sentencia que saldrá este 3 de setiembre, casi un año después de los hechos investigados, es que la posición de la Fiscalía tiene, al margen de la consideración que ha hecho de pericias y testimonios, una postura pendulante, que en tribunales suele ser vista como falta de convicción en la tipología delictiva que se busca endilgar a la acusada.

Y ese es el principal punto a favor de la estrategia defensiva. A veces tan importante, como lo que se haya podido probar o no en el caso.

Cazabán dijo con contundencia que a su entender "no se probó el dolo". Y no se quedó en eso sino que avanzó incluso sobre el tema de la culpa (accidente) al considerar que el hecho de que Genaro hubiese estado caído en la calzada al momento de ser arrollado, exculpa a Silva de responsabilidad alguna porque, repitió, ella "no lo vio".

"Si ella no sabe que el cuerpo está ahí, viene por su carril a velocidad precaucional, violando el riesgo permitido con tres supuestos, la conducta de la víctima ¿tiene que ver con el resultado? Si no sabía y no lo vio, ¿qué hacía el cuerpo de Genaro o de cualquier otra persona que la imputada no sabía que estaba ahí sobre su carril de circulación? Venía buscándolo, la misma velocidad lo indica. Estamos en una conducta penal atípica. Por lo cual corresponde la absolución de la imputada", concluyó en su alegato.

Y para sostener que ella no lo vio, no sólo recordó la patología de Silva, el astigmatismo que según el perito le permite ver 4 sobre 10; sino que además recordó que hubo tres testigos que de no ser porque el trapito les señaló que había un cuerpo en la calle, tampoco se habían percatado de ello: "Tres testigos caminaron 100 metros y no vieron el cuerpo porque estaba en un lugar oscuro: García, Ontiveros y Gil. Esto es fundamental porque si vamos a sostener que Julieta lo vio, en función de estos testimonios, sería una sentencia absolutamente arbitraria porque no se valora lo que pasó en realidad en su totalidad. Estos testigos no vieron nada, solamente cuando su mente recibe una alerta", dijo el abogado.

Así las cosas, entre la perpetua solicitada por el representante de los Fortunato (o 20 años de cárcel, al menos), los 14 que pidió Guzzo (para quien la enojada esa noche era Julieta, según declararon varios testigos) y la absolución (o subsidiariamente, la consideración de un homicidio culposo) resolverán los jueces Rodolfo Luque, Julio Bittar y María Eugenia Laigle, quienes deliberarán seguramente por varias horas luego de que le den la palabra a Silva en la última audiencia del juicio por la muerte de Genaro Fortunato.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario