Juicio
Caso Fortunato: la importancia de los testigos de hoy
Martes, 21 de agosto de 2018
Por: Cristian Pérez Barceló

Cuando declaren hoy los hermanos Maure, Lucas Agustín y Martín Rodrigo, se verá si se confirma o no la declaración de Julieta Silva en el punto referido a que quien estaba "sacado" esa noche era Genaro Fortunato, y no ella y que la razón eran los celos y el enfrentamiento con esos hermanos.

Uno de los Maure es señalado como el protagonista de enfrentamientos en Mona Bar, y según Silva, el motivo de la discusión final con Genaro fue porque este se quiso volver a pelear con él.

Julieta da a entender que Genaro era la persona enojada, y no ella; al tiempo que explica que ella estaba "cansada de toda la situación" y que por ello decidió tomar el volante del automóvil e irse, dejándolo a su novio bajo la lluvia en calle El Chañaral.

Busca, así, desvalorizar al cuidacoches, que en su testimonial marcó a Julieta como la persona que "iba adelante, a tranco largo" en el marco de esas discusiones.

La propia Silva, que en los videos y fotos de la salida del bar aparece auxiliando a Genaro, reconoció en su indagatoria que Genaro quiso "volver en varias oportunidades" supuestamente a seguir peleando con Maure.

También dirán, estos hermanos, si alguno de ellos empujó a Genaro, cuando este decidió retirarse del boliche.

Cabe recordar, sin embargo, que ya en la toma de declaración testimonial durante la instrucción, Martín Maure, le restó importancia a la discusión con Fortunato, diciendo que "fue pasajera" y que concluyó como a las tres y cuarto; cuando Genaro se va del local casi a las cinco.

Seguramente, en el caso de lograr los fiscales que Maure confirme sus dichos, apuntarán a que siga como dudoso cuál fue el real motivo por el cual Silva decidió irse sola en el auto.

Por otro lado, habrá que ver qué dice el doctor Mariano Cuaranta, integrante del Cuerpo Médico Forense, respecto a las lesiones que sufrió la víctima esa noche. Difícilmente se pueda verificar si recibió otro tipo de golpes antes de ser arrollado.

Pero las dudas que quizá intenten dilucidarse, estén referidas a la caída que sufrió y a cómo pudo haber quedado el cuerpo para recibir el aplastamiento en su cabeza: cráneo y cara, "que lo lleva a la muerte inmediata", según reza la pericia que da cuenta, también, que se encontraba "en posición de cúbito (acostado)" al momento de pasarle por arriba el auto de Julieta. Es posible que se le consulte si por la dirección que llevaba el automóvil en su marcha, la cabeza de Genaro estaba en posición hacia el norte o el sur.

Un aspecto que generará interés es el grado de alcohol en sangre que presentaba la imputada ese 9 de setiembre del año pasado. Es que el dosaje en aire expirado, arrojó un resultado de "0,7 gr.%".

Claro que este le fue practicado a las 9,04 del día del hecho, es decir, 4 horas después del hecho investigado, según consta a fojas 175 del expediente.

El tema es que a fojas 389, hay un informe elaborado por el Laboratorio de Toxicología que especifica que "haciendo una retrospectiva a las 5,05 hs del día 09/09/2017, los valores oscilan entre 0,98 y 1,62 g/l, en el límite de una alcoholización grave".

Este aspecto es de capital importancia a la hora de los agravantes y/o atenuantes que pudieran esgrimir las partes al momento de los alegatos. De allí la importancia de uno de los testigos que se presentarán hoy, el bioquímico Francisco Carvajal.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario