sacan provecho

Los republicanos critican a Obama por su "cautela" ante la avanzada nuclear iraní

Los candidatos a la nominación partidaria intentan ganar votos con esta postura y algunos hasta propician un eventual ataque de Israel.

Es más, algunos van más allá y hasta no ven con malos ojos la posibilidad de un ataque israelí al régimen de Mahmoud Ahmadinejad.

El lunes se conoció que el presidente había invitado a su par israelí, Benjamín Netanyahu, a compartir un encuentro en la Casa Blanca el próximo 5 de marzo. Entre los principales temas que abordarán, figuran las preocupaciones que genera el polémico programa nuclear iraní y la posibilidad de un ataque preventivo de las Fuerzas Armadas de Israel contra sus bases atómicas. Es de esperar que Obama reitere allí los riesgos que distintos especialistas en defensa han señalado ante esa posibilidad.

Esa cita ocurrirá un día antes del "supermartes" de marzo, fecha en la que los precandidatos conservadores se medirán en diez estados y cuyos resultados probablemente perfilarán al ganador final de la contienda. Preocupados por sumar apoyos, los republicanos parecen haber encontrado en el peligro iraní un flanco abiertode la actual administración para atacar sus políticas exteriores. Y están dispuestos a explotarlo.

Según el blog Caucus del New York Times, a excepción del ultraliberal y antibelicistaRon Paul, todos los aspirantes en carrera ya lanzaron sus primeros dardos.

Las ambiciones nucleares de Irán son el "mayor fracaso" de Obama, consideró el ex gobernador de Massachussets Mitt Romney semanas atrás. Acusó entonces al presidente de "no hacer lo necesario para disuadir a Irán de su locura nuclear".

Rick Santorum reprochó la actitud "ingenua y arrogantemente" del mandatario acerca de los posibles armas nucleares de Irán. "Si Barack Obama nos ha enseñado algo, es que la experiencia importa", dijo en su sitio web.

Newt Gingrich, por su parte, dijo durante una visita reciente a California que apoyaba el derecho de Israel de emprender "una operación para menguar o interrumpir el sistema nuclear iraní".

Tanto ese rotativo neoyorquino como el sitio de noticias The Daily Best señalan que, a medida que se acerque la fecha, los conservadores intensificarán sus críticas a la Casa Blanca e intentarán dar la impresión de que no se está ayudando a su aliado en Medio Oriente como se debería. Con ello no buscarán sólo dañar la imagen del presidente, sino también ganar adeptos en la comunidad judía, que en los últimos comicios apoyó masivamente a los demócratas.

Los asesores de Obama también esperan que los ataques de sus rivales crezcan con el correr de los días. Sin embargo, están tranquilos y recuerdan que el actual Gobierno dio a Israel más dinero para seguridad que ninguno anterior. Advierten, además, que las acusaciones con fines electorales de los republicanos pueden ser peligrosas.

"Lo hacen con fines políticos, pero la desafortunada consecuencia puede ser que Irán crea en los ataques republicanos y concluya que Israel es más vulnerable de lo que en realidad es", dijo al New York Times Robert Wexler, un ex miembro demócrata del Congreso de Florida y actual presidente del Centro Daniel Abraham para la Paz en Medio Oriente.

Lo que parece claro es que Obama no cambiará de opinión y seguirá apostando por las negociaciones para frenar a Mahmoud Ahmadinejad. Este martes, el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo: "Hay tiempo y espacio para que la diplomacia trabaje, para que el efecto de las sanciones signifiquen un cambio en la conducta iraní".

Te Puede Interesar