Opinión
La Historia se repite
Domingo, 17 de junio de 2018Por MARCELO LÓPEZ.
Por: Marcelo López Álvarez - @marcelopez2202

 El peligro de la cantinela permanece latente en quienes analizan el devenir económico y político de los últimos dos años y medio en la Argentina.

Las imágenes de la desorientación, de la Orquesta del Titanic o de Messi errando penales, no parecen alcanzar para graficar el particular momento del mejor equipo de los últimos 50 años.

La corrida cambiara de esta semana, que no es nueva porque la anterior nunca había terminado como explicamos en este mismo espacio un par de semanas atrás, ahora se llevó puesto a un funcionario que apenas horas antes había sido felicitado por la titular del FMI y firmó en nombre de la Argentina el acuerdo -que supuestamente nos sacará del infierno- con el organismo internacional.

La hoja de ruta que el gobierno argentino presentó al FMI, confirma que no hay disidencia alguna entre lo que piensa el equipo de colaboradores del Presidente Macri y los técnicos del Fondo. Al final resultó que lo único novedoso en su accionar, es que ahora los ajustes los aplican con métodos un poquito más sofisticados y algo más de marketing comunicacional.

En la última intervención fuerte del organismo en la Argentina obligaron al ex Presidente Fernando de la Rúa y a su Ministra de Trabajo Patricia Bullrich, a decretar una baja salarial al personal del Estado y de haberes jubilatorios del 13%. Ahora, más delicadamente y sin que te dieras cuenta, decidieron bajarles el salario a todos los argentinos vía la feroz devaluación.

El 2 de mayo el valor del dólar estaba en un promedio de 21 pesos, es decir que si tomamos un salario de un empleado de comercio de 10.000 pesos, cobraba 476 dólares redondeando centavos. Al cierre del viernes pasado, 28,50 de promedio en las casas de cambio y bancos, el mismo salario pasó a ser de 350 dólares, un ajuste feroz en una economía que prácticamente tiene sus precios de referencia anclados a los movimientos del dólar.

Ya lo hemos dicho hasta el cansancio que el problema de restricción externa es fundamental en la economía argentina y que este gobierno lo agrandó al infinito con sus decisiones de política económica, todas tomadas en el mismo sentido: favorecer a lo factores de poder (en su mayoría empleadores de gran parte del equipo económico) y avanzar decididamente en un proceso de dolarización.

También escribimos reiteradamente sobre la desorientación, pero a la luz de los resultados, también cabría preguntarse si no es una desorientación calculada para llegar a un objetivo final.

Los propios CEOs de los bancos solicitaron a Luis Caputo, en una reunión privada a primera hora del viernes, que aplicara heterodoxia explícita. La propuesta fue que se olvidara de la libre flotación por 90 días anclando el dólar y que volvieran los plazos rigurosos para la liquidación de exportaciones. ¿Si los administradores locales de los grandes bancos internacionales piden este tipo de medidas, será que la magnitud del problema es mayor de la que el gobierno comunica?

La salida en la noche del sábado del mendocino de Francisco Cabrera y de Juan José Aranguren (ministros de Producción y Energía) consolidan los rumores de toda la semana del ataque del eje FMI contra el eje Londres. La llegada del economista Dante Sica titular de la consultora ABECEB y tan mediático como el Ministro Dujovne, consolida la tendencia del polo FMI y fue consultado más de una vez en público y privado por Dujovne en este último tiempo.

Al comienzo de mayo cuando se desataba la corrida cambiaría que provocó todo este terremoto en el gabinete, Sica escribía en el diario Clarín; "Algo que no puede suceder es que todo este ruido de corto plazo nos distraiga y nos corra de la "agenda de lo importante". Para que este cambio estructural pueda llegar a buen puerto es menester que la economía crezca, no sólo por sus beneficios en términos fiscales sino también, fundamentalmente, porque es el único camino para que el cambio sea legítimo. No olvidemos que para que la inversión gane protagonismo en detrimento del consumo y que esto no afecte el humor social, la torta debe ser cada vez más grande"

El problema de Sica, como de tantos otros economistas, es que no explican cómo pueden ser compatibles los modelos de ajuste y recorte del FMI con el crecimiento para ser atractivos a las inversiones.

El remplazante de Aranguren, Javier Iguacel, se desempeñaba como titular de Vialidad Nacional, y también viene del mundo del petróleo, antes de llegar al Gobierno se desempeñó en Pecom y Plus Petrol, esta última de la que fue vicepresidente hasta que salto a la política, está entre las tres mayores poseedoras de terrenos concesionados en Vaca Muerta.

El acuerdo que supuestamente traerá calma, no solo no contempla la solución a las verdaderas causas del problema que lejos está de ser el déficit fiscal, sino que además cae en la vieja trampa de generar el propio veneno que terminará complicando el futuro.

La pardoja "qué fue primero ¿el huevo o la gallina?" es aplicable a la eterna fórmula de ajuste. El FMI ordena ajuste, pero ese ajuste solo genera más déficit, porque cae la recaudación y entonces se pide más ajuste por lo que vuelve a recaudarse menos y se pide más ajuste y así se genera el círculo infinito productor del veneno que termina en el estallido.

El Instituto de Trabajo y Economía Germán Abdala, difundió un informe bajo el título "La trampa del ajuste indeclinable". Allí destaca que los pedidos de ajuste y modificaciones al BCRA terminaran aumentando el déficit financiero en casi medio punto anual, sin contar -como decíamos- que la paralización de la economía y la profusión de importaciones voltea recaudación y amplía el déficit de balanza comercial.

Los especialistas del Instituto aseguran que "En líneas generales, el programa del FMI exige eliminar tres renglones importantes en el balance del BCRA: el financiamiento directo al Tesoro (Adelantos Transitorios), las Letras Intransferibles (LI) en poder del Banco Central y las Letras del Banco Central (LEBAC)".

La solución que propone el Fondo es "reducir el peso de los dos últimos ítems en el balance de la autoridad monetaria, a través de un procedimiento que consiste en reducir el stock de LEBAC, captar esos pesos sobrantes a través de bonos del Tesoro y utilizar los fondos obtenidos para cancelar un total de USD 25.000 millones de LI en el plazo de tres años".

"Esta operación no es neutra para la ecuación financiera del fisco, dado que en los hechos estará canjeando deuda en poder del BCRA por deuda de mercado. Esto tendrá como consecuencia un deterioro del orden de 5,5 p.p. en el indicador que el propio gobierno considera relevante para medir su nivel solvencia, es decir, el ratio de deuda a PIB que incluye obligaciones con el sector privado y con organismos internacionales. Pero además, si se toma como referencia la tasa de interés de la última colocación en pesos del sector público nacional entonces el canje de deuda tendrá un incremento de la carga de intereses de la deuda pública de 0,4% del PIB por año durante el período 2018 - 2021".

Como explicábamos, los economistas explican que "este resultado implica incrementar anualmente el déficit financiero en casi medio punto del PIB en un contexto en el cual, luego de dos años de emisiones de deuda récord, el gobierno tiene serias dificultades para conseguir crédito en los mercados internacionales".

En este contexto, la eliminación de posibilidad de financiamiento del Tesoro por parte del BCRA, solo provocará más ajuste del "gasto público" algo que los argentinos por experiencia tenemos bien claro que significa.

Esta nota habla de:
Tamaño del texto
Comentarios
Marcelo
21-06-18 07:49
Lopez, DEVALUACION con mayusculas fue la de Remes Lenicov en el gobierno Justicialista de Duhalde. En mayo del 2002 1 dolar= cuatro pesos! Entendiste?
Tu comentario
Más de Opinión