Música
50 años del Rock Argentino en sus 10 máximas figuras
Domingo, 18 de junio de 2017Festejará este lunes 50 años de la primera grabación de "La Balsa". Diez de sus máximos exponentes.

 El rock argentino festejará este lunes 50 años de la primera grabación de "La Balsa", el tema interpretado por Los Gatos que marcó el nacimiento de un género.

Compuesta en pocos minutos, casi en secreto y durante la madrugada en el baño de un bar de Buenos Aires, "La Balsa" cumplirá mañana, 19 de junio, medio siglo de su grabación, que inauguró el llamado rock argentino e influyó en la música de la región.

"Se me ocurrió el comienzo de una canción pero no sé cómo seguirla", dijo José Alberto Iglesias, conocido como "Tanguito" o "Ramsés VII" a Félix "Litto" Nebbia en "La Perla del Once", uno de los pocos bares de la capital argentina que en 1967 permanecía abierto todo el día.

La primera frase de aquella canción que "Tanguito", que tenía 21 años, presentó a Nebbia, de 19, decía con angustia: "Estoy muy solo y triste acá en este mundo de mierda".

Nebbia e Iglesias fueron al baño del bar casi de forma clandestina, porque conocían que en "La Perla" estaba prohibido tocar la guitarra y cantar.

"Me pasó la guitarra y ahí mismo hice la canción así como es", relató Nebbia, con sencillez, en diferentes oportunidades. No sólo continuó la composición, sino que le modificó la palabra "mierda" por "abandonado".

"Estoy muy solo y triste acá en este mundo abandonado/ tengo una idea, esa la de irme al lugar que yo más quiera/ me falta algo para ir pues caminando yo no puedo/ construire una balsa
y me iré a naufragar", fue la primera estrofa de la canción.

Nebbia había llegado a Buenos Aires desde Rosario, ubicada a unos 300 kilómetros al norte de la capital. Era cantante de Los gatos salvajes, uno de los pocos grupos que, influenciados por los Beatles y los Rolling Stones, recorrían todos los lugares posibles en los que pudieran actuar a cambio de algo de dinero. Uno de ellos, acaso el principal, era "La Cueva", que como "The Cavern" de Liverpool se transformó en un sitio mítico.

"La Cueva" estaba ubicada a poco más de 1,5 kilómetros en línea recta de de "La Perla", hacia donde Nebbia y "Tanguito" y otros músicos caminaban cada madrugada para desayunar y terminar su día alrededor de las 8. Algunos de esos jóvenes, unos pocos, componían y cantaban en español; la mayoría lo hacía en inglés.

Algo similar ocurría en otro países latinoamericanos. A mediados de los 60 habían llegado a Buenos Aires desde Uruguay Los Shakers. Tocaban rock vestidos de traje y corbata y peinados con flequillo. Los hermanos Hugo y Osvaldo Fattoruso, Roberto Capobianco y Carlos Vila eran "los Beatles sudamericanos" y convocaban multitudes, pero cantaban en inglés.

"Impactados por la 'beatlemanía', varios muchachos asumieron la necesidad de ir más allá, de asomarse para decir lo suyo en su propio idioma", analizó el periodista Miguel Grinberg en su libro "La generación V. La insurrección contracultural de los años 60".

"Pasaban muchas cosas en el mundo con nuestra generación y era el momento de expresar: 'Yo tengo algo para decir distinto frente a la vida'. Así apareció 'La Balsa' con una temática eterna, que es la libertad", expresó Nebbia tiempo atrás.

"Tengo que consegir mucha madera/ tengo que consegir de donde pueda/ y cuando mi balsa esté lista partiré hacia la locura/ con mi balsa yo me iré a naufragar".

"Naufragar" era, para Nebbia, "Tanguito" y los otros jóvenes de la época, vagar sin rumbo, tocar música y conversar sobre el devenir del mundo entre el surgimiento del hippismo, la revolución cubana, el "Nuevo Periodismo" y el inminente "Mayo francés".

El 19 de julio de 1967 Los Gatos grabaron su primer álbum, que tenía como canción principal "La Balsa" y vendió 200.000 copias. El grupo estaba conformado por Nebbia (voz), Ciro Fogliatta (piano eléctrico), Alfredo Toth (bajo), Oscar Moro (batería) y Kay Galiffi (guitarra).

"La Balsa" representó el sentir de una generación en Argentina. Quedó registrada bajo la autoría de Nebbia e Iglesias, que allí utilizó el seudónimo "Ramsés VII".

Los Gatos decidieron separarse en 1970. Nebbia inició su carrera solista, que prosigue hasta hoy, aunque también es productor discográfico. El resto conformó diferentes bandas, algunas de ellas emblemas del rock argentino.

"Tanguito" también logró algunos éxitos musicales en la época, entre ellos "Amor de primavera". En los años siguientes a "La Balsa" sufrió una adicción a las drogas, pasó algún tiempo en prisión e internado en institutos psiquiátricos.

El 19 de mayo de 1972, casi un lustro después de la grabación de "La Balsa", "Tanguito" murió, a los 26 años, en las vías de un ferrocarril en Buenos Aires. La policía dijo que la causa del fallecimiento fue la caída de un tren. Sus amigos abrieron la posibilidad de que todo se hubiera tratado de un homicidio.

"La Perla", el bar donde comenzó todo, "la cuna del rock nacional", como decía en una de sus marquesinas, cerró en febrero pasado como cafetería y se convirtió en un restaurante.

Figuras

A continuación, una selección de diez músicos argentinos, algunos de ellos contemporáneos y otros descendientes de aquellos fundadores del rock en el país.

CHARLY GARCÍA

Es uno de los dos próceres del rock argentino. Grabó 47 discos en 48 años: desde 1969, cuando junto a Nito Mestre conformó "Sui Generis" hasta "Random", última obra solista. A los 12 años obtuvo el título de profesor de música y Mercedes Sosa, al verlo tocar de niño el piano, dijo que sería el futuro Federico Chopin. Entre 1977 y 1982 integró Serú Girán, considerados los "Beatles argentinos". De su etapa solista brillan "Yendo de la cama al living" (1982), "Clics Modernos" (1983) y "Piano Bar" (1984).

LUIS ALBERTO SPINETTA

El otro prócer. En 2007 la revista "Rolling Stone" situó entre los diez mejores discos del rock nacional dos de sus álbumes: "Artaud" (1973), grabado con su grupo Pescado Rabioso, y "Almendra" (1969), el primero de la banda que llevaba el mismo nombre. El "Flaco" Spinetta fue el más sensible e intelectual de todos los poetas del rock argentino. En sus letras se percibe la influencia de Jean Paul Sartre, Michel Foucault y el propio Antonin Artaud. Murió a causa de un cáncer en 2012. Por ley, cada 23 de enero, la fecha de su nacimiento, se celebra en Argentina el Día del Músico.

GUSTAVO CERATI

A mediados de los 80, casi 20 años después de "La Balsa", Gustavo Cerati, al frente de Soda Stéreo (con Zeta Bossio y Charly Alberti) llevo el rock argentino a todo el continente y a España. Desde la admiración que tenía por García y Spinetta se convirtió en el único músico capaz de disputarles la categoría de máximos referentes; ellos, a su vez, lo elogiaban. Fue un músico completo. Para los especialistas, el más grande cantante del género y uno de los mejores guitarristas. En mayo de 2010 sufrió un accidente cerebro vascular tras un show en Venezuela. Después de cuatro años en estado de coma, murió en septiembre de 2014 a los 55 años.

ANDRÉS CALAMARO

A los 21 años se sumó como pianista a Los Abuelos de la Nada, una banda que había nacido, apenas después de la explosión de Los Gatos, de la mano de Miguel Abuelo, su cantante. En poco tiempo sus canciones se convirtieron en hits ("Sin gamulán" y "Mil horas", entre ellas) y Charly García le produjo su primer álbum, "Hotel Calamaro" (1984). Llevó su carrera solista a España, donde en 1990 formó Los Rodríguez junto a su compatriota Ariel Rot y los españoles Germán Vilella y Julián Infante. La banda se separó en 1996 tras cosechar un éxito masivo con tres álbumes de estudio. Su influencia continúa hoy a ambos lados del Atlántico.

NORBERTO "PAPPO" NAPOLITANO

Si bien en 1969 se sumó como guitarrista de Los Gatos, la carrera musical de "Pappo" cobró una nueva dimensión dos años después cuando conformó Pappo's blues. Junto al grupo Manal fue el precursor del blues argentino, aunque después también incursionó en el heavy metal con Riff. En 1993 "Pappo" actuó como telonero del guitarrista estadounidense B.B. King, quien quedó fascinado por su estilo y lo invitó a acompañarlo en varios de sus shows. Juntos se presentaron en el Madison Square Garden de Nueva York. "Pappo" murió en febrero de 2005 al accidentarse con su moto.

LUCA PRODAN

Hijo de un matrimonio ítalo-escocés, Luca Prodan llegó a Argentina, según dijo en varias ocasiones, para escapar de su adicción a la heroína. En 1981 conformó Sumo, una banda que cruzaba en sus canciones el punk, el reggae y la new wave. Sus letras alternaban el español y el inglés. "La rubia tarada" fue el primer gran éxito del grupo, que sólo tuvo tres discos. Prodan falleció en diciembre de 1987, a los 34 años, por una enfermedad hepática provocada por el alcoholismo.

FITO PÁEZ

A los 19 años llegó desde Rosario, ciudad ubicada a unos 300 kilómetros de Buenos Aires, junto a un grupo de músicos. La prensa de la capital argentina los llamó La Trova Rosarina. Fito Páez era el pianista y compositor de la mayoría de las canciones de un grupo que tenía como cantante a Juan Carlos Baglietto. Un año después grabó su primer disco solista ("Del 63") y en seguida se sumó a la banda de Charly García. En "Giros", su segunda placa, se encuentre quizá su mejor canción: "Vengo a ofrecer mi corazón", traducida a decenas de idiomas. En 1992 su disco "El amor después del amor" se convirtió en el más vendido de la historia del rock argentino, con 230.000 unidades.

CARLOS "INDIO" SOLARI

Fue la voz y uno de los líderes de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, grupo surgido a fines de los 70 en la ciudad bonaerense de La Plata y que en las siguientes dos décadas se transformó en un fenómeno musical masivo. Sus tres primeros discos ("Gulp!", de 1985; "Oktubre", de 1986; y "Un baión para el ojo idiota", 1988) se encuentran entre los mejores de Argentina. En 2001 Patricio Rey se separa y Solari inicia su carrera solista. En sus recitales logra reunir entre 300.000 y 500.000 fans.

LEÓN GIECO

Su ingreso al rock fue en 1973 con un disco en el que reproducía, con una guitarra y una armónica, el estilo de su admirado Bob Dylan. En los años siguientes se convirtió en un músico popular que alternó en sus composiciones el rock y el folklore argentino. Entre 1985 y 1986, junto a Gustavo Santaolalla, recorrió todo el país para grabar su gran obra "De Ushuaia a La Quiaca", las dos ciudades ubicadas en los extremos sur y norte argentino. En ese álbum recogió todos los géneros musicales del territorio. La canción por la que se hizo conocido mundialmente es "Sólo le pido a dios", lanzada en 1978 y que fue tomada como un himno a la paz.

FABIANA CANTILO

Es considerada la voz femenina más importante del rock argentino. A principios de los 80 integró diferentes grupos, entre ellos Los Twist, pero su reconocimiento público llegó como integrante de la banda de Charly García, que en 1985 le produjo su primer álbum ("Detectives"). Ese año conoció a Fito Páez, de quien fue pareja. Páez fue el productor de su disco más exitoso, "Algo mejor" (1991), con canciones como "Mi enfermedad", de Andrés Calamaro y "Mary Poppins y el deshollinador". En 2005 grabó "Inconsciente colectivo", un álbum en el que versionó algunas de las canciones más populares del rock argentino. Fuente: DPA

2
Tamaño del texto
Comentarios
gustavo capone
19-06-17 01:30
Que buena nota.....Que vigente historia. Felicitaciones
Tu comentario