Fútbol Internacional

El Atlético lo tiene de hijo al Bayern Munich

Lo venció 1 a 0 con un gol de Carrasco y quedó puntero del grupo D de la Champions. Merecida victoria de los del Cholo.

Por Sección Andino Sports

El Bayern Munich, fiel a su historia reciente, venía arrasando en el arranque de esta temporada. Puntaje ideal en la Bundesliga, una máquina de hacer goles, invicto... El equipo ahora dirigido por Carlo Ancelotti, tras las últimas tres temporadas bajo el mando de Pep Guardiola, visitó el Vicente Calderón con el objetivo de seguir como líder del grupo D de la Champions League. Sin embargo, retornó a Alemania con las manos vacías. Otra vez, Diego Simeone volvió a amargar al conjunto alemán. Como en la temporada pasada, cuando el Atlético de Madrid lo eliminó en las semifinales por la Orejona, el Cholo terminó festejando. Y en esta ocasión, el triunfo fue más que merecido. El equipo colchonero dominó a un rival poderoso y hasta pudo ganar por una mayor diferencia si no fuera porque Griezmann, una de las figuras, estrelló su penal en el travesaño.

Arrancó mejor el Bayern. Y todo gracias a los pies (y a la cabeza, claro) de Thiago Alcántara. El español se las rebuscaba para recibir siempre solo, al costado de Xabi Alonso, y desde ahí partía el peligro en favor del equipo alemán. Un gran pase suyo para Müller, por ejemplo, terminó con un disparo a quemarropa del goleador teutón que  Oblak atajó de manera providencial.

Sin embargo, el Atlético emparejó las acciones. Primero, a través de jugadas. Como ese tiro de esquina que alguien peinó en el primer palo y que el Niño Torres, con un cabezazo, no pudo meter porque la pelota pegó en el poste. Y luego, mediante el juego. Saúl y Koke empezaron a tocar, Griezmann bajó para juntarse con ellos y aparecieron los espacios. En una jugada que parecía aislada, el pequeño francés juntó rivales en una baldosa y limpió el balón para Carrasco, que lanzado en ataque aceleró y definió a la carrera para el 1 a 0.

No pudo reaccionar el Bayern. Dio la impresión, al final de ese primer tiempo, que a los de Ancelotti les faltaban ideas. Y a los del Cholo, les sobraban. Alaba intentaba desequilibrar por la izquierda, intentando hacerle con Ribery el 2-1 a Juanfrán, pero Saúl retrocedía y no permitía dicha superioridad numérica en ese sector del campo. Con Thiago más contenido, los ataques del visitante pasaban por alguna pelota al área donde siempre esperaba Lewandowski.

El Atleti comenzó a justificar el partido en el segundo tiempo, ya con la ventaja en el marcador. Más cómodo atacando el espacio, cada avance de Griezmann y Carrasco parecía que podía terminar en gol o, al menos, en una jugada riesgosa para Neuer. A medida que se acercaba el final del encuentro, la gigantesca figura inicial del Bayern se  iba reduciendo hasta parecer un equipito. Sí, un ultra equipazo intergalático parece el conjunto dirigido por el italiano. Basta con repasar quiénes integraron el banco: Hummels, Robben, Kimmich, Renato Sanches, Rafinha y Coman. Tremendo.

Si Griezmann hubiera metido ese penal que dio en el travesaño, el 2-0 habría sido más justo. El Atleti borró al cuco, al Bayern. Simeone lo hizo. Otra vez...

Te Puede Interesar