Entrevista

Gullé: “Si ser mano dura es imponer penas altas cuando amerita, lo soy

El candidato a Procurador General se defendió ante las críticas de mano dura y advierte: “No soy abolicionista”. Qué cambios planea para su gestión.

El gobernador Alfredo Cornejo finalmente develó la incógnita sobre su candidato para la Procuración General, tras el retiro de Rodolfo González. El elegido es Alejandro Gullé, de 61 años, actual juez de la Sexta Cámara del Crimen y con 37 años de trayectoria en el Poder Judicial.  Conocido en los pasillos de Tribunales, y criticado por muchos pares, Gullé ha sido calificado despectivamente como un juez “de mano dura”. En una entrevista con Marcelo Torrez, en el programa Sin Verso (Radio Andina), el magistrado defendió su gestión y no dio lugar a las críticas.

El nuevo Procurador General junto al Gobernador de la Provincia, Alfredo Cornejo, en el momento de su presentación. Foto: Cristian Lozano. 

“Garantista somos todos, porque significa respetar el derecho de las partes y también el debido proceso de las causas. Pero definitivamente no soy abolicionista”, afirmó contundente Gullé. Además subió la apuesta y sostuvo que “si ser mano dura es imponer penas altas si la situación lo amerita, bueno, lo soy”.

No obstante, el Juez aclaró que siempre hay que valorar la escala de los delitos, “que están en el Código Penal”, en las cuales se tiene en cuenta la naturaleza del hecho y el daño que causó.

En ese sentido comentó como un gran avance la intervención de las víctimas en los procesos penales y adelantó que tendrán el protagonismo que se merecen: “Hay que escucharlos. Cuando declaran primero tienen pánico, pero después no paran de lamentarse y llorar. En algunos hechos (como abusos sexuales) no se recuperan más. Es terrorífico ver algunas consecuencias de delitos”, confirmó Gullé.

Principales reformas

El candidato de Cornejo adelantó que en la futura modificación al Ministerio Público Fiscal se prevé que los fiscales, o las unidades fiscales, se aboquen a un tipo de delito específico, y que las demás unidades fiscales se encarguen de los demás.

Por ejemplo, actualmente un fiscal que puede estar investigando un juicio también puede tener la causa de un robo de un estéreo, precisó Gullé. La idea, entonces, es clasificar los delitos y especializar las unidades fiscales.

“Los fiscales tienen que concentrarse en determinados delitos para eficientizar la investigación. Generalmente el delincuente reiterante tiene un modus operandi que fatalmente lo repite en sus actos delictivos. Si nosotros ponemos a un fiscal en ese tipo de delitos va a tener la punta del ovillo para seguir investigando de una mejor manera”, agregó.


Te Puede Interesar