Alivio a jubilados

PAMI y farmacias, a un paso de llegar a un acuerdo por la deuda

Firmarán un plan de pagos para que la obra social pague la millonaria deuda que mantiene y las farmacias no deban suspender la atención.

Hace algunas semanas, algunas farmacias del país tomaron la decisión de suspender la atención a los afiliados del PAMI debido a una importante deuda que tiene la obra social con la industria farmacéutica. Tras largas negociaciones, las partes han llegado a un entendimiento y en los próximos días firmarán un acuerdo para establecer un plan de pago para regularizar la millonaria deuda.

Los representantes del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (INSSJP), conocido como PAMI, y miembros de la industria farmacéutica han mantenido varios encuentros durante esta semana en Buenos Aires para intentar normalizar la deuda millonaria que mantiene la obra social con la industria.

El acuerdo se firmaría antes del viernes, ya que para esa fecha el PAMI liberaría uno de los pagos. Se acordaría un plan de pagos, aunque esta no es la única condición, además se establecería un acotamiento en algunos planes de la obra social y habría un mayor control en el otorgamiento de medicamentos.

La importante deuda que tiene el PAMI con la industria repercutió en la atención a los jubilados y pensionados. Farmacias de varias provincias tomaron la decisión de no brindar medicamentos a los afiliados de esa obra social, medida que no se llegó a adoptar en Mendoza.

El problema para los farmacéuticos radica en que ellos hacen las veces de prestadores en un convenio que firma el PAMI y la industria farmacéutica, acuerdo del cual ellos son adherentes.

Ambas partes tienen firmado un convenio desde hace años que establece un circuito complejo. El PAMI paga a la industria farmacéutica para que los medicamentos se otorguen gratuitamente a sus afiliados. Las encargadas de brindar los medicamentos son las farmacias que cobran de la industria a través de notas de crédito. El farmacéutico le da esa nota de crédito a su proveedor, la droguería, y este descuenta esa nota de crédito a través de la industria.

Es decir que al atrasarse el PAMI en el pago a la industria, ésta suspende las notas de crédito y la cadena se corta, siendo las farmacias las más perjudicadas ya que deben seguir otorgando gratuitamente los medicamentos.

Luis Salvi, presidente del COFEM. Foto: Axel Lloret.

En diálogo con Sitio Andino, el presidente del Colegio Farmacéutico de Mendoza (COFEM), Luis Salvi, manifestó que la situación que viven las farmacias ante esta problemática es “muy sensible”. “Las farmacias compramos semanalmente y pagamos a 15 días, tenemos los plazos muy ajustados. Y a la seguridad social, y en esto está incluido el PAMI, nosotros le estamos fiando prácticamente el pago a 60 días”, señaló.

“Si los plazos de pago del PAMI se dilatan y por lo tanto también lo hacen las notas de crédito, indudablemente le genera un incumplimiento a la farmacia frente a su proveedor, que es la droguería. Y ahí es donde se pone la situación muy delicada. Y no es que la farmacia deja de atender al PAMI, deja de atender a todos porque la droguería le corta la cuenta corriente y no le provee medicamento, se queda sin provisión de medicamentos”, explicó Salvi.

¿Ha tenido problemas alguien en tu familia por el corte del PAMI a farmacias?

Te Puede Interesar