Pena de muerte en Turquía: militares que participaron del golpe se suicidan

El gobierno de Erdogan avanzó esta semana en la ley que reinstaura la pena capital para juzgar a los golpistas. Crisis en el país.

En medio de una crisis ascendente, cuando se cumple una semana del fallido golpe de Estado y son varios los militares que participaron de la asonada que se suicidaron, el gobierno turco insistió hoy en la reinstauración de la pena de muerte ignorando la posición contraria de la Unión Europea (UE) y sus amenazas de bloquearle el ingreso al mercado comunitario.

"No trabajamos en eso pensando en como reaccionaría la UE, sino como un Estado de derecho", afirmó el ministro de Justicia, Bekir Bozdag, en una entrevista con la emisora CNNTürk. El funcionario volvió a recordar que tras el fallido golpe de Estado del pasado viernes, hubo manifestaciones masivas en las que la gente pidió la reintrodución para los golpistas de la pena capital, abolida definitivamente en 2004.

"Hemos regulado la pena de muerte. Incluso añadimos un artículo a la Constitución diciendo que no podría ser reintroducida. ¿Nos aceptaron en la UE? No. Siempre encuentran una razón para no aceptarnos. No tendrán problemas para encontrar una excusa para mantenernos fuera", dijo el ministro, según refleja también la agencia de noticias EFE.

Por eso, aseguró, el Ejecutivo no tendrá en cuenta las consideraciones de la UE pero sí "los intereses del Estado y de la nación".

Militares se suicidan

Paralelamente, hoy se informó que varios militares y policías turcos se han suicidado o intentado hacerlo, desde el fallido golpe de Estado, el último de ellos un teniente coronel que se quitó la vida hoy y del que se informó que estaba deprimido "por no haber podido impedir" la intentona.

La información fue dada a conocer por la Gobernación de Siirt, la provincia donde Levent Onder, el oficial suicidado, ejercía de segundo comandante de una brigada.

En otro caso, el coronel Birkan Coroz amenazó hoy con tirarse desde uno de los puentes sobre el Bósforo, en Estambul, aunque media hora después el militar, acusado de participar en el golpe, depuso su actitud y fue detenido.

Desde el pasado viernes, un gobernador de distrito y tres policías sobre los que había sospechas de haber participado en el golpe se quitaron la vida.

Dos de los agentes formaban parte de los miles de uniformados que fueron suspendidos por sospechosos de haber colaborado en la asonada o de ser seguidores de Fethullah Gülen, el clérigo islamista exiliado en Estados Unidos al que Ankara acusa de intentar derrocar al Gobierno.

Bozdag informó que hoy se enviaron las evidencias solicitadas por Estados Unidos sobre la petición de detención y extradición de Gülen, quien vive en ese país desde 1999.

Cuando se cumple una semana de la intentona, la cifra de fallecidos ha sido actualizada a 270, de los que 24 fueron participantes activos en el golpe. Murieron también 72 soldados y 5 policías que se enfrentaron a los rebeldes y 179 civiles y hay 100 heridos en estado grave.

El Gobierno turco ha declarado el 15 de julio, cuando arrancó el golpe que terminó sofocado al día siguiente, como "Día de Conmemoración de los Mártires".

Fuente: Telam.- 

Te Puede Interesar