Rugby

Mordió a su rival y lo suspendieron 99 años

La Unión de Rugby de Tucumán penará de por vida a Víctor Macias, el jugador de Aguará Guazú que, de un mordiscón, le arrancó una falange a Daniel Contreras, hooker de Corsarios.

Por Sección Andino Sports

La sanción de 99 años en el rugby no es un número antojadizo, sino que resulta un eufemismo para significar "de por vida". Busca sentar un precedente, que sirva de ejemplo. Según trascendió y Olé conformó de buena fuente, ésa será la pena que figurará en el boletín oficial que difundirá esta noche de miércoles la Unión de Rugby de Tucumán para Victor Macias, ala de Aguará Guazú, que el domingo 10 de este mes le arrancó de un mordiscón una falange del dedo meñique izquierdo a Daniel Contreras, hooker de Corsarios, mientras se disputaba la 7ª fecha del torneo Desarrollo del Litoral NOA en cancha del club de quien fue agredido.

La jugada se produjo a los 27 minutos del segundo tiempo del partido que terminó 18-18. Según le contó el árbitro Fernando Martorell a Olé, estaban los dos en el piso cuando Contreras, luego, se para y le dice que lo habían mordido. "De inmediato lo mandé a que lo vea el médico. Después me doy vuelta y llamo al 6 de Aguará para expulsarlo, mientras algunos rivales querían agredirlo. Le muestro la roja y no me dice nada, se queda calladito. Los 12 minutos que faltaron siguieron sin problemas".

El testimonio del referí habrá sido determinante para llegar a la sanción, ya que Macias nunca se hizo cargo del incidente. José Lescano, referente máximo de Aguará Guazú, así se lo contó a la Gaceta: “Víctor está anímicamente muy mal. La directiva habló con él, le preguntó qué había pasado. El negó haber mordido a Contreras. ‘Si lo hubiera hecho lo diría’, afirmó. Él es un muchacho que trabaja con su papá como albañil, es una gran persona, sacrificada y humilde. Lo entrené, hasta estuvo en el seleccionado Desarrollo. Todo pasó en una jugada de ruck con mayoría de jugadores de Corsarios, muy intensa. 

Cuando todo se despejó nadie le vio sangre en la boca. Creo que a Contreras le pisaron la mano y ahí sufrió la lesión. Yo personalmente traté de hablar con Daniel, quedamos en hacerlo la semana pasada, después me llamó para decirme que no estará disponible. Seguimos con la misma intención. Lo sucedido le causa un daño institucional grande al club. Nosotros pregonamos el juego limpio y la lealtad. Jamás tuvimos problemas con nadie, ni aun cuando sufrimos duras derrotas deportivas”.

Las palabras del dirigente se contraponen con las de Martorell, quien afirma que estaban los dos solos en la jugada, por lo cual cabrían dos posibilidades: Macias mordió a Contreras o éste se mordió solo; es insólito pensar en la teoría del pisotón. Al ser un partido por el ascenso, no había televisación, tampoco se conocen imágenes de ese momento captadas aunque sea con un celular.

Este diario también se comunicó con Contreras, quien contó su versión, coincidente con la del juez: "Caemos los dos al piso y siento un fuego en la mano. Me miro y le digo al árbitro que me habían cortado un dedo. Lo miro al pibe y le digo 'qué has hecho, estás loco'; todavía tenía el dedo en la boca, estaba agachado. -Ahí uno empieza a reaccionar, pero el árbitro me frena y me dice que vaya a ver al médico. En ese momento nos ponemos a buscar y encontramos el dedo, pero estaba tan chamuscado y con tanto barro, que no servía más". El forward de 39 años negó una supuesta agresión de su parte: "Yo no le he hecho nada. Yo juego fuerte, pero nunca en 29 años de rugby he visto una cosa así".

A Contreras lo operaron ese mismo día, pero no le pudieron injertar la falange porque, como él explico, su estado ya no lo permitía. El propio jugador hizo que le tomaran una foto (ilustra esta artículo) en la que muestra del dedo seccionado y la parte faltante, dentro de un vaso.

Macias, a las 22.45 de esa noche, posteó un mensaje en su Facebook, fue el último que escribió hasta el momento. "Algunas veces me preguntó por qué a mí. En realidad seré tan mala persona para que me pasen cosas que no me tendrían que pasar o sólo son obstáculos que nos pone la vida... La verdad cansa dar un paso para delante y dos para tras".

Ese comentario generó apoyo de quienes figuran como "amigos" en su página. Como el de Carlos Fraile, un entrenador de Aguará: "Hoy escuché opinar a mucha gente sobre vos, sin conocerte. Y como te conozco, Bebé, lo defendí a muerte, amigo. Usted se equivocó, como se equivoca cualquiera, pero no sos mala persona ni nada por el estilo. Son cosas que pasan y a veces uno no mide las consecuencias, más con las pulsaciones a mil. Fuerza Bebé, a salir adelante, estas cosas te hacen crecer y van formando tu personalidad, pero nunca pensás que sos una mala persona. Sos un flor de tipo que se equivocó y punto".

Independientemente de las versiones, para la Unión tucumana está comprobada la violenta acción, que generó la sanción ejemplificadora. Macias no podrá jugar, entrenar ni dirigir nunca más en el rugby. A lo sumo, si lo dejarán asistir como público a un partido.

Fuente: Olé.com

Te Puede Interesar