"No estoy embarazada, lo que estoy es harta"

Jennifer Aniston envió una carta a todos los medios y a sus seguidores por el acoso al que es sometida. "No necesito ser mamá o estar delgada para sentirme completa", dijo.

"Para que conste, no estoy embarazada. Lo que estoy es harta". Con esta contundente frase abría Jennifer Aniston una carta abierta después de que los medios de comunicación hayan estado meses especulando sobre un posible embarazo, tras la publicación de unas fotos de la actriz en las que parecía tener algo más de pancita. La actriz ha estallado contra los tabloides y ha hecho una reflexión sobre la excesiva presión que se ejerce sobre la mujer.

"Estoy harta del escrutinio como deporte y de la vergüenza sobre el cuerpo que se producen diariamente bajo el pretexto del periodismo", apunta la actriz en este artículo publicado en Huffington Post. En esta ocasión, no ha querido referirse al acoso de la prensa que, por conseguir una foto, en algunas ocasiones pone en peligro su seguridad personal. Jennifer Aniston ha querido ir más allá, haciendo una reflexión sobre la obsesión con la maternidad y con el cuerpo de este tipo de prensa y el mensaje que eso manda a las mujeres más jóvenes.

"Si engordé un par de kilos ya dicen que estoy embarazada", se queja Aniston. 

"Si soy una especie de símbolo para algunas personas, entonces soy un ejemplo de la lente a través de la cual nosotros, como sociedad, vemos a nuestras madres, hijas, hermanas, esposas, amigas y colegas. La cosificación y el escrutinio que ponemos en las mujeres son absurdos e inquietantes. La manera en la que soy retratada por los medios de comunicación es simplemente un reflejo de cómo se ve y se retrata a las mujeres en general, medidas a través de los estándares de una belleza deformada", apunta sobre la excesiva presión que se ejerce sobre el cuerpo femenino.

"Niñas en todo el mundo están absorbiendo esto, de manera pasiva o de otra manera", dijo además. Y comienzan temprano. "El mensaje de que las niñas no son suficientemente guapas a no ser que estén increíblemente delgadas, de que no merecen nuestra atención a menos que sean una supermodelo o una actriz de la portada de una revista es un mensaje que todos compramos". 

La actriz también ha puesto el foco en cómo en los medios utilizan a las 'celebrities' para perpetuar este modelo de sociedad en la que las mujeres son objetos, haciendo comentarios sobre su apariencia física, criticando o haciendo preguntas impertinentes: "¿Está embarazada? ¿Está comiendo demasiado? ¿Se ha echado a perder?".

Estos meses le han servido a Jennifer Aniston para reflexionar sobre el mensaje que este tipo de especulaciones mandan a la sociedad y la obsesión por la maternidad: si no tienes un cuerpo 10 y no eres madre no eres una mujer completa. Un pensamiento contra el que hay que luchar y contra el que ella se rebela: "Estamos completos con o sin una pareja, con o sin un niño. Decidamos por nosotras mismas qué es la belleza cuando se trata de nuestros cuerpos. La decisión es nuestra y solo nuestra. Vamos a tomar esa decisión por nosotras mismas y por las mujeres jóvenes en este mundo que nos ven como ejemplos. Vamos a tomar esa decisión conscientemente, fuera del ruido de los periódicos. No es necesario casarse o ser madre para sentirse completa".

La actriz no ha rechazado el deseo de ser madre, pero sí su imposición cultural: "Me niego a sentir que 'valgo menos' porque mi cuerpo cambie, me haya comido una hamburguesa o sea fotografiada desde un ángulo estrambótico que lleve a dos conclusiones o 'embarazada' o 'gorda'. Por no mencionar lo incómodo que es cuando te felicitan amigos, compañeros de trabajo y extraños por una supuesto y ficticio embarazo (algo que me suele pasar una docena de veces al día)", argumenta la actriz.

El movimiento NO-MO

Jennifer Aniston no es la única mujer que tiene que lidiar constantemente con preguntas sobre su inexistente embarazo. Frases como '¿y para cuándo te animas?' o 'se te va a pasar el arroz' son constantes en la vida de mujeres que tienen entre 30 y 50 años.

Por eso, hace unos años la asociación Gateway Women decidió crear el movimiento NoMo (Not Mothers) para reivindicar el derecho a las mujeres a no tener hijos. Y es que, de forma inconsciente o no, la sociedad coloca entre las tareas vitales de una mujer la obligación de tener descendencias. Mujeres como Jennifer Aniston ayudan a que la pregunta ' ¿y para cuándo el embarazo?' deje de ser una constante en los 'photocall'.

Fuente: El Mundo.- 

Te Puede Interesar