En promedio, 29 niños y adolescentes son asesinados por día en Brasil

Así lo reveló un estudio de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso)

Un promedio de 29 niños y adolescentes de hasta 17 años son asesinados a diario enBrasil, reveló un estudio de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) divulgado.

El Informe de Violencia Letal contra Niños y Adolescentes en Brasil indica que la mayoría de las víctimas es negra, de sexo masculino y murió a raíz de disparos con arma de fuego.

"Es un número brutal, extremadamente elevado", dijo el sociólogo Julio Jacobo Waiselfisz, autor del estudio y coordinador del Programa de Estudios sobre Violencia de la Flacso en Brasil, citado hoy por el portal de noticias "UOL".

Los últimos datos disponibles en materia de violencia contra niños y adolescentes en el país datan de 2013, cuando los homicidios en esa franja etárea llegaron a 10.520.

Según el especialista, pese a que las cifras son espeluznantes, la estadística iniciada en 1998 indica que el ritmo de crecimiento de la violencia contra niños y adolescentes ha caído.

Los datos de 2013 revelan que las muertes por causas externas superan a las provocadas por causas naturales a partir de los 14 años de edad y alcanzan el pico al final de la adolescencia.

"La principal causa responsable por este incremento drástico de las causas externas son los homicidios, que representan aproximadamente el 2,5 por ciento del total de muertes hasta los 11 años de edad de las víctimas", dijo Waiselfisz.

A partir del ingreso a la adolescencia, añadió, se inicia un "violento crecimiento" de muertes por homicidios.

"A los 12 años (la cifra) salta a 6,7 por ciento del total de muertes, a los 13 (salta) a 25,1 por ciento, y así sucesivamente hasta alcanzar el pico de participación a los 17 años, cuando alcanza el 48,2 por ciento de la mortalidad", precisó.

Los datos salen a la luz en momentos de conmoción en Brasil por las muertes recientes, a manos de la policía, de dos niños de 10 y 11 años. Ambos incidentes ocurrieron en Sao Paulo.

Uno de ellos, el de 11 años, murió el sábado tras recibir un disparo en la nuca durante una persecución entre presuntos delincuentes que dirigían el vehículo en el que viajaba el niño y agentes de la Guardia Civil Metropolitana.

El otro niño, de 10 años, murió el 2 de junio después a manos de efectivos de la policía militarizada. Al parecer, él y otro menor de 11 habían robado un vehículo y durante una persecución policial estrellaron el auto contra un poste y el niño fue alcanzado por varios disparos.

En ambos casos, los agentes involucrados dijeron que antes de disparar fueron ellos mismos atacados a tiros.


Fuente: DPA

Te Puede Interesar