Voley

Conocé a Las Panteras, la selección que logró el sueño

Por primera vez en la historia el voley femenino estará en una cita olímpica. Conocé a deportistas que dejaron todo por la albiceleste y lograron el sueño.

Por Sección Andino Sports

Desde la humildad, desde el trabajo silencioso, se ganaron su pasaje a la historia. Las Panteras edificaron su sueño con sudor y paciencia, y consiguieron un boleto olímpico, el primero para el voleibol femenino argentino. Un logro que se suma al buen momento de sus colegas del seleccionado de varones, también clasificados para los Juegos y campeones en los Panamericanos de Toronto.

Un éxito que permite, por otro lado, ampliar a nueve la cifra de conjuntos nacionales en la cita de agosto en Río de Janeiro: en voleibol, handball y hockey sobre césped acudirán varones y mujeres; en fútbol, básquetbol y rugby seven actuarán formaciones masculinas. Y habrá, al menos, 171 atletas argentinos, con siete meses por delante para igualar o superar la plusmarca histórica de participación albiceleste en Juegos Olímpicos, la de los 199 que dieron el presente en Londres 1948.

En este caso, las Panteras concretaron un anhelo largamente esperado y postergaron a Perú, un viejo verdugo -como Brasil- en el Sudamericano que funcionó como antesala olímpica. En el gimnasio Pedro Estremador de Bariloche, la Argentina mostró autoridad con un sólido 3-0 (25-20, 25-20 y 25-14). 


Fue el último capítulo de un trabajo grupal que comenzó hace casi cuatro temporadas, bajo la conducción de Guillermo Orduna, el hacedor de este plantel que cuenta con varias jugadoras que actúan en el exterior, y que fuera de las fronteras encontraron el nivel de competencia necesario para rendir a la altura del acontecimiento más esperado.

Entre ellas, vale destacar a Yamila Nizetich, nombrada la mejor jugadora del torneo; la cordobesa, de 30 años, se radicó hace tres temporadas en Turquía y juega en Seramiksan. Emilce Sosa (28) se hizo lugar en Río do Sul, de Brasil; Julieta Lazcano (26), en Istres, de Francia, y Yael Castiglione (30), en Bielsko Biala, de Polonia.

Las Panteras sumaron, en los últimos tiempos, ritmo de juego contra rivales de alta jerarquía en torneos panamericanos y mundiales; todo, con la mira puesta en este pentagonal de cinco días en Bariloche. Perú era el rival más complejo, pero también dejaron en el camino a Chile (3-0), Venezuela (3-1) y Colombia (3-0), con producciones de menor a mayor.

"Este grupo se esforzó. Tenía un sueño, y luchó por ese sueño. Por eso está en Río 2016. Hemos trabajado mucho por esto, y para mi es un orgullo haber estado a la par de este grupo hermoso. La Argentina tiene mucho voleibol por entregar, y hacía falta que el femenino tuviera su espacio para dar un tremendo salto de calidad, como lo dieron estas chicas", consideró Orduna, dueño de una amplia experiencia al frente del equipo nacional, al que dirigió entre 1991 y 1996; regresó en 2012, en reemplazo de Horacio Bastit.

A los 58 años, conducirá a las chicas en un torneo reservado a una auténtica elite; con un sabor a desquite, también, luego de aquella frustración del preolímpico masculino Formosa 2008, cuando se desempeñaba como asistente de Jon Uriarte, en condiciones similares a las de este certamen.

"Hicimos historia. Esto ya no es el futuro que pensamos hace un par de años, es el presente", destacó en medio de la emoción de todas Castiglione, dueña de una particular historia personal.

Boscacci, que jugó buena parte del Sudamericano con un desgarro, llevó a la realidad lo que imaginó desde sus primeros pasos en el deporte: "Cuando tenía 13 años decía que quería estar en los Juegos Olímpicos. Lo soñé desde entonces, y ahora se me cumplió". Mimí Sosa, que pasó varios años de su niñez en el seno de una comunidad wichi en su Formosa natal, elogió a los conductores: "Trabajamos bastante y durante muchos años, y contamos con un cuerpo técnico que cree en nosotras y nos cuida como si fuéramos sus hijas".

Lazcano, la autora del punto de la consagración, también vivirá un momento singular: "Hace un mes estaba pensando en dejar de jugar, por una lesión en un ojo... No puedo creerlo". Cordobesa, como Nizetich, la Princesita Lazcano pasó por todas las categorías de los seleccionados; ambas llevan ya más de 12 años con la camiseta albiceleste.

Un equipo que también tiene futuro, como Morena Martínez, la hija del Mono Esteban Martínez, leyenda de este deporte. A su modo, todas y cada una forjaron el grito más feroz de la historia de las Panteras.

Fuente: La Nación

Te Puede Interesar