OPINION

Cornejo y su Presupuesto: lo urgente y lo importante

El mandatario obtuvo una gran victoria ayer al obtener la media sanción del proyecto de Presupuesto 2016. Hay toda una Provincia esperando conocer los próximos pasos de este Nuevo Gobierno

Lo urgente y lo importante. La mirada breve, inquisitiva y corta sobre la realidad y la otra, la que debe mirar a largo plazo, la que debe plantearse interrogantes, expectativas, estrategias. ¿Cuál de estas miradas está primando en Mendoza? ¿Cuál es el lente que ha elegido el Gobernador Alfredo Cornejo para mirar a su Provincia?

La Administración Cornejo ya tiene su Presupuesto 2016 casi aprobado. O, al menos, digamos que libró una gran batalla en Diputados y terminó recibiendo el apoyo del peronismo para que lleve adelante, tanto la pauta de gastos y erogaciones, como el endeudamiento para hacer frente a la “crisis” en la cual se encuentra la Provincia.

Un Presupuesto de $60 mil millones que admite un déficit de 10 mil millones, mucho más de lo que pudo tener el ex gobernador Francisco Pérez a quien el radicalismo no dio apoyo a los proyectos presentados los dos últimos años. En ambos casos, recordemos, la UCR criticó los artículos en que se hablaba de endeudamiento: en el 2014, el endeudamiento era de $1.700 millones en una pauta general de $33 mil millones. En tanto que para el 2015 el radicalismo votó su propio proyecto presupuestario, negando el del oficialismo y eliminando toda pauta de endeudamiento de él.

Así las cosas, la “victoria” obtenida por el Gobierno de Cornejo anoche, con esa media sanción a un proyecto que prevé un endeudamiento superior a los 5 mil millones de pesos, no es menor.

El cómo utilizará ese dinero el Gobierno no deja de ser un tema que atañe a todos los mendocinos. “Salir de la crisis” ha sido la bandera elegida por esta gestión para explicar los próximos pasos y por todos lados se han levantado banderas rojas para que quede bien en claro que estamos en un Estado de Emergencia: emergencia fiscal para hacer frente a los compromisos, emergencia administrativa para hacer cambios de partidas o “movimientos” necesarios en pos de subsanar la crisis… y ahora emergencia social.

El denominado a sí mismo "Nuevo Gobierno" recibió una provincia con graves falencias, no sólo en las cuentas, sino en lo que hace mella en la gente: municipios con calles que han vuelto a ser de tierra, hospitales que estuvieron al borde del colapso y una producción también en emergencia luego de años de caída en los precios y en las ventas.

Es tiempo de la mirada renovadora. Hay todo un pueblo que ha mantenido un respetuoso silencio durante esta larga transición, esperando señales alentadoras: gremios que dieron espacio al nuevo gobierno para que se acomodara; proveedores que no han elevado la voz; y miles de mendocinos que no han protestado mientras ven cómo los súper e hipermercados remarcan, día a día, sus precios… mientras que los salarios se mantienen inmóviles ante tanto cambio.

Lo “urgente” quedó claro y fue lo que movilizó a todo el arco político a apoyar el Presupuesto de Cornejo. Los intendentes del PJ fueron los primeros en acompañar estos números, anteponiendo la gobernabilidad por sobre todas las diferencias.

Lo “importante” aún queda por hablar en esta Provincia tan llena de baches, desde lo vial hasta lo afectivo.

Mendoza merece crecer como lo hizo antaño. Mendoza tiene gente preparada para salir adelante en cada área de desarrollo que podamos imaginar, desde el turismo y gastronomía hasta el desarrollo urbanístico y la arquitectura. Desde la producción y la agroindustria, hasta la nanotecnología.

Por eso, más allá de la “agenda aburrida” que se ha diseñado el Gobernador, los mendocinos esperamos esa visión estratégica que mire hacia el futuro y nos diga cómo seguir: hacia donde crecer, en qué invertir, cómo ayudar… y en qué fundar nuestras esperanzas de que todo, de a poco, va a estar mejor.

Te Puede Interesar