Liga Mendocina

El "Gato" Gerardi fue el técnico del año

El DT de la Selección Sub 15 de Liga Mendocina, campeona en el Argentino, habló del logro obtenido y qué será de su futuro en 2016.

Por Sección Andino Sports

El Gato Gerardi, nuevamente, condujo a Liga Mendocina de fútbol a un título. El año pasado fue en el Sub 17, y esta vez logró dar la vuelta con el Sub 15. El entrenador habló sobre la etapa final jugada en Viedma y sus proyectos personales para el año que viene.

Sobre el certamen, dijo: “Fue un torneo muy duro y muy luchado. La verdad, cuando vas de visitante te das cuenta de muchas cosas. Lo digo por los arbitrajes, por la gente, son muy localistas. Hay mucha corrupción, lo digo de verdad y me hago cargo. Es una cosa de locos y eso que los chicos tienen 15 años. No se puede manejar el fútbol así, están jugando con los sentimientos de los chicos”.

“Hay que cambiar un montón de cosas en el fútbol si quiere educar a los chicos que hagan las cosas bien. Le decimos a los chicos que hagan las cosas bien y sean responsables, pero si después los grandes buscan otra cosa es complicado”, agregó.

Y siguió: “Fue un torneo lindo para nosotros, una prueba de fuego para ver cómo estaban los chicos. Cuando me fui, les dije al presidente y al gerente que volvíamos con la copa. Y se la traje”.

El entrenador analizó los partidos del torneo: “El primer partido contra Chivilcoy fue duro pero se jugó muy bien, ganamos 1 a 0. En el segundo partido jugamos contra Formosa, que si ganábamos clasificábamos y estuvieron muy bien, goleamos”.

“Con Viedma llegamos más tranquilos porque ya estábamos clasificados. Pasaron muchas cosas, no nos cobraron faltas, penales, y a ellos le cobraron todo porque eran locales. Cobraron penales que eran marcha. Empatamos 2 a 2. Y nos volvió a tocar con ellos en semifinal “, acotó.

“El árbitro de la semifinal fue muy corrupto. Tenía marcado los jugadores que tenía que echar. A los 20 minutos del primer tiempo nos quedamos con nueve, nos quedamos con los dos volantes centrales que son importantísimos. Son el pulmón. Uno corre y mete y el otro juega. Teníamos todo en contra y le pusimos todas las ganas. Fuimos a penales y nos fue bien”, sumó.

Con franqueza, dijo: “Creo que ahí ganamos el torneo, porque teníamos todo en contra, todo. Ahí sentimos que éramos campeones, porque ganándole a Viedma, listo, dejamos atrás muchas cosas”.

Sobre la final, mencionó: “Con Salta se jugó muy bien. En el segundo, ellos dieron vuelta el partido y se pusieron 2 a 1. El equipo salió adelante, pucho el pecho a pesar del cansancio, y pudimos empatar en el descuento. Teníamos fe ciega que se podía empatar e hice todos los cambios para eso, puse a los más frescos y en penales pudimos ganar”.

Con los norteños ganando 2 a 1 y con el reloj que apremiaba, parecía que el título era para el rival. Así lo vivió: “Sinceramente, les decía a los chicos del banco que lo íbamos a ganar. Faltaban 5 minutos y les decía que íbamos a ser los campeones. Y el Barba nos ayudó desde arriba y se nos dio todo, como nosotros queríamos”.

Sobre el equipo campeón, el Gato reconoce: “Dejé muchos jugadores importantes afuera, pero el fútbol es así. Tenés que tratar de llevar lo mejor que vos querés armar. Al equipo lo armé de atrás hacia adelante”.

Analizó: “Los cuatro de atrás son una fiera. Cortez es el cuatro. Echave, el capitán, es un jugador que gana todas y tiene un corazón y un hambre grande. Igual que el central Retta y el lateral Carmona”.

“Tenemos dos cinco, Cerdá y Moreno, que eran el motor del equipo. A Manzur, que es enganche, lo inventé de ocho por sus cualidades y su ida y vuelta, y fue una de las figuras del equipo. Burgoa es un jugador muy interesante, tiene una zurda... va a tener un futuro bárbaro”, agregó.

Comentó: “Después está Badaloni, delantero impresionante, hay que marcarlo porque va a tener un futuro enorme. Todos los equipos se lo quieren llevar. Donoso, jugador de Maipú, que calladito se ganó la titularidad”.

“Los otros chicos hicieron un plantel completo. Tenía recambios muy buenos, y no llevé ningún defensor. Llevé volantes, que uno me podía jugar de defensor”, cerró el concepto.

Sobre su futuro, reconoció: “El año que viene dejo la selección. El 8/1 empiezo en Godoy Cruz, en esta misma categoría en AFA. Estoy muy agradecido al presidente de la Liga, Carlos Suraci, que me dio esta oportunidad el año pasado con el Sub 17 que salimos campeones, y este año con el Sub 15. También le quiero agradecer a Alfredo Arias y a Ricardo Paredes que siempre estuvieron al frente de todo cuando uno pedía las cosas. No nos faltó nada. El balance 2015 fue exitoso para mí”.

“Voy a Godoy Cruz a seguir aprendiendo, porque en esto se aprende todos los días. Quiero aprender y ser alguien como DT el día de mañana. En este tiempo aprendí muchas cosas, cómo se maneja un equipo. Cuando dirigía primera no se ve lo mismo que estando dentro de la Liga. Acá se manejan muchas cosas importantes y más en la selección. Siempre tuve el respaldo y a los jugadores los tuve siempre”, finalizó.


Te Puede Interesar